Páginas vistas en total

Seguidores

jueves, 28 de julio de 2011

È LA SOLITA STORIA - CILEA - BJÖRLING

«L’arlesianaÈ la solita storia (Il lamento di Federico)» (fragmento) Francesco Cilea – Jussi Björling.

               Tiempo atrás leí todo lo publicado en español del escritor sueco Henning Mankell. Estoy convencido de que la novela negra es de lo mejorcito, con contadas –contadísimas–excepciones, que se está escribiendo  en los últimos tiempos; Mankell es un indiscutible maestro en el género. El personaje principal de todas sus novelas es el inspector Kurt Wallander, buen policía y buena persona, un agente de la ley con un gran carisma, atípico, que siente una gran admiración, se podría decir pasión, por el tenor lírico sueco Jussi Björling. Este cantante fue uno de los más grandes y su muerte prematura hizo de él un mito, recóndito, sólo conocido por verdaderos amateurs, casi completamente desconocido en este nuestro peculiar país. Gracias a Mankell descubrí a Björling, para que luego digan que de las novelas policíacas no se puede sacar nada de provecho. Con el tiempo se hicieron algunas series de televisión basadas en estas en estas novelas. En un capítulo de una de ellas basado en «La pista falsa», hay una escena en la que Wallander se encuentra en un momento especialmente difícil, se siente abrumado, casi desesperado, y en su piso de la calle Mariagatan, en Ystad, se abandona a su tristeza, se pone a beber y escucha, entre sollozos, la célebre aria que da título a esta entrada. Pues bien, ahí escuché a Björling por primera vez y quedé tan fascinado por su voz y su manera de cantar que en cuanto me fue posible recorrí todas las tiendas de discos y, aunque en la mayoría me miraron con extrañeza y cierto temor al preguntarles por ¡¿Björling?!, en alguna encontré dos o tres cedés de este gran cantante. Y, para más suerte, en uno de ellos cantaba la aria de Cilea. Pero, pobre de mí, no era la misma versión, la misma grabación que se podía escuchar en el capítulo mencionado. De modo que cada vez que quería escucharla tenía que ver la escena en el DVD, algo ciertamente incómodo. Pasado un tiempo conseguí, mediante unos cuantos malabarismos  informáticos, extraer la música de la escena y crear un breve archivo de audio. Uf, casi cuesta más contarlo que hacerlo. Bien, el resultado es un pequeño fragmento, en el cual se puede escuchar hasta el ruidito de los cubitos de hielo en el  whisky de Wallander, audio que quien esté interesado puede escuchar, bajar o ambas cosas mediante el enlace de más abajo. Muchos esfuerzos tuve que realizar para conseguir estos pocos minutos, pero la versión es tan magnífica que los volvería a acometer sin dudarlo ni un momento. Pura emoción y pasión pura, así ya no canta nadie.

(Corrección y añadido a 10 de agosto de 2015)

El archivo de audio correspondiente a esta entrada fue borrado irremediablemente. Por eso, a día de hoy, mucho tiempo después de la publicación de esta entrada, añado el aria completa en la versión a la que se alude en el texto. Asimismo, presento la letra completa del aria y su traducción.

Lamento di Federico

È la solita storia del pastore…...
Il povero ragazzo
voleva raccontarla,
e s'addormi.
C'è nel sonno l'oblio.
Come l'invidio!

Anch'io vorrei dormir cosi,
nel sonno almeno l'oblio trovar!
La pace sot cercando io vò:
vorrei poter tutto scordar.
Ma ogni sforzo è vano... 
Davanti ho sempre di lei il dolce sembiante!

La pace tolta è solo a me...
Perché degg'io tanto penar?
Lei! sempre mi paria at cor!
Fatale vision, mi lascia!
mi fai tanto male!
Ahimè!

Lamento de Federico

Es la típica historia del pastor...
El pobre muchacho
quería contarla
y se durmió.
En el sueño está el olvido,
¡cómo lo envidio!

¡También yo quisiera dormir así,
en el sueño, al menos, encontrar el olvido!
La paz sólo voy buscando,
¡quisiera poder olvidar todo!
Pero todo esfuerzo es vano,
siempre tengo ante mí, de ella su dulce semblante.

Sólo a mí se me priva de la paz,
¿por qué debo sufrir tanto?
¡Ella! ¡Siempre ella me habla al corazón!
¡Visión fatal, déjame!
¡Me haces tanto daño!
¡Ay de mí!



8 comentarios:

  1. http://www.sharebeast.com/ysnxyw48kib5

    Carlos, siento decirte que me quedo sin escuchar los cubitos de hielo. Los hielos tienen la música instantánea de la melancolía, al menos en mi caso.
    He escuchado el aria en youtube y ¡ay! ¡cómo prolonga la 'A' de Ahimè! para transmitirnos el sentimiento.

    El texto es todo un gozo poético. En alguna ocasión uno se ha encontrado en la piel de ese texto.

    Gracias por tus entradas. Para sumergirse, para apre(he)nder.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Tempero, al cabo de cierto tiempo de escribir esta entrada, tuve la fortuna de encontrar el audio commpleto del aria en esta misma versión. Puedes escucharla, si te place, en:

    http://guerraypaz-carlos.blogspot.com.es/2012/11/jussi-bjorling-cilea-larlesianna-il.html

    Esta versión es la que realmente me parece sublime de entre todas las que grabó este gran tenor. La "A" le parte a uno el alma. En mi modesto entender, es la mejor versión que de esta maravillosa aria se ha grabado jamás. Emoción en estado puro, en quintaesencia.

    Gracias por tu amable comentario

    Un afectuoso saludo

    ResponderEliminar
  3. Inmortal,Jussi Björling...¡Ahhh,qué recuerdos!
    Como ha pasado el tiempo,si parece que fué ayer desde la primera vez que le oí;pero casi son veinte años y siempre me estremecerá,con esa voz tan magnífica,que te rompe el alma.

    Muchas gracias,por cada entrada,por devolverme de a ratos,tantos buenos momentos.

    Un abrazo y hasta pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti por tu comentario. He rectificado un poco la entrada para insertar el audio con el aria completa. Björling sigue siendo un desconocido y, aunque fue un cantante un tanto desigual, consiguió interpretaciones inigualables, tal es el caso. Después de transcurridos unos años desde que escribí esta entrada sigo pensando, sintendo, lo mismo: ya no se canta así o, quizá, muy pocos cantaron así. Escucharle desgarra el alma porque en su canto pone toda su alma.

      Muchas gracias de nuevo,

      un abrazo,

      hasta pronto.

      Eliminar
  4. Querido Carlos,aquí me tienes de nuevo,releyendo esta preciosa entrada,y con grata sorpresa veo que le hiciste algunas modificaciones...¡Bravooo!

    Aún no deja de sorprenderme tu dedicación,el tiempo que le dedicas a tu blog,las horas,las ideas que compartes y repartes...tu precioso tiempo,tus horas de sueño...¡mil gracias de nuevo!.

    Y ahora si me lo permites,te cuento que yo conocí a Jussi Björling justamente,por esta bellísima Aria,y recuerdo con tanta claridad ese día,esa tarde.Fue"amor a primer oído".
    Me quedé sin aliento.No podía dejar de pensar en esa voz,en lo fulminante que fue escuchar esa voz.Pensaba:¿Y ahora que hago?...¿llamo a la radio?...¿pido que le dediquen un programa enterito?...Si apenas,había entendido como se pronunciaba su nombre...¡oh,qué desdicha!.Y así estuve,dándole vueltas al asunto.

    Al día siguiente ahí estaba yo de nuevo,papel y lápiz en mano,esperando a que digan el teléfono de los pedidos musicales.Y¡oh,sorpresa!,el conductor del programa empieza su saludo diciendo,que como habían recibido muchas llamadas,por el programa del día anterior;dedicarían un especial entero a Jussi Björling la siguiente semana.
    Yo me puse a gritar,y dar brincos de felicidad.No lo podía creer.

    Si bien es cierto,debo confesarte que también me parecen preciosas las versiones cantadas por Luciano Pavarotti,Giuseppe Di Stefano,Mario Lanza,Tito Schipa.
    ¡Sentimental que es uno!

    Muchísimas gracias por cada entrada,seguiré deleitándome con ellas.
    Me pregunto con cuántas sorpresas más me encontraré...

    Un abrazo y¡hasta pronto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tal como conté en su día, cuando escribí esta entrada, mi descubrimiento de Björling también fue, podría decirse, pintoresco. En algo coincidimos: estaba viendo el capítulo de Wallander cuando de repente el detective se pone a escuchar esta aria, el fragmento final, y tuve que parar la imagen y volverla atrás, una y otra y otra vez; por supuesto, la interesante trama policial del telefilm pasó a un segundo, o décimo, plano. Luego siguió la aventura, pues, aunque encontré un cedé de Björling cantando esta aria no era la misma versión, la misma grabación. Tuve que esperar largo tiempo hasta que la tenacidad tuvo su fruto y encontré la grabación correcta.

      Es cierto, otros muchos, o bastantes, cantantes han hecho una gran versión de esta aria; pero en mi opinión, el dramatismo, trágico, me atrevería a decir, que imprime Björling, sobre todo al final, ese furor... creo que nadie ha conseguido.

      Ya no dedico casi ningún tiempo al blog, tan solo atiendo los comentarios que de tanto en tanto hacéis, sobre todo tú últimamente. Pero hace mucho tiempo que escribo muy de tanto en tanto, desde la última entrada han transcurrido casi dos meses. Como solemos decir por aquí "no está el horno para bollos". Quién sabe, quizá algún día vuelva a escribir con más ánimo. Aunque aquí cabría decir, poniéndonos muy sentimentales, aquello de: "... esas... ¡no volverán!".

      Un abrazo, hasta pronto

      Eliminar
  5. Desde ahora cruzaré los dedos antes de irme a dormir,quizá un día al despertar descubra con entusiasmo que recuperaste el ánimo para escribir...
    Igual yo siempre te vendré a visitar,te traeré flores y nos tomaremos un café...Tú solo dime que quieres escuchar...

    Ya veremos que pasa mañana,ya veremos...

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar