Páginas vistas en total

Seguidores

jueves, 28 de julio de 2011

È LA SOLITA STORIA - CILEA - PAVAROTTI

«L’arlesianaÈ la solita storia (Il lamento di Federico)» Francesco Cilea – Luciano Pavarotti

Habrá quien después de escuchar el breve fragmento de la entrada anterior sienta curiosidad por escuchar la aria entera. Aquí la tenemos. Es una aria muy hermosa, de una belleza rara, con unos giros que las primeras veces que se escuchan no se entienden bien pero que al final resultan del todo coherentes, lógicos, insustituibles. Creo que lo mismo ocurre con todas las grandes arias del verismo. Si Björling fue un gran cantante más lo fue Pavarotti, claro, en mi humilde opinión. Il lamento di Federico, Björling lo interpreta con una entrega, con una energía inigualable. Pero, en general, Jussi fue un cantante un tanto desigual; quizá sus problemas con el alcohol tuvieran algo que ver con esa falta de homogeneidad.
Pavarotti quizá haya sido la voz más bella de todos los tiempos. Ha habido muchos grandes tenores: Corelli, Di Stefano, Bergonzi, Gigli, Caruso... por sólo citar cantantes italianos. Pero Pavarotti... siento debilidad por Pavarotti. Su timbre aterciopelado y redondo, su potencia, su expresividad, y esa voz tan bella, uf, me atraviesa como un rayo, me fulmina. Hay otro tenor, completamente distinto, por el que siento una debilidad muy parecida: Fritz Wunderlich, de quien quizá más adelante escuchemos alguna cosa.
El vídeo que hay más abajo está sacado de Youtube. Sólo sé que canta Pavarotti, no sé quién dirige (muy bien, por cierto), ni sé qué orquesta es la que suena ni tan siquiera el año de la grabación. Pido disculpas por poner de manifiesto un desconocimiento tan sobresaliente. Tanto el vídeo como la letra y su traducción los encontré en:
http://karahidden.blogspot.com/2010/01/lamento-di-federico-larlesiana-cilea.html con quienes quedo en impagable deuda. La traducción, tal como se indica en la página citada, es de Kara Hidden, y es una traducción excelente.


È la solita storia del pastore...
el povero ragazzo voleva raccontarla
e s'addormì.
C'è nel sonno l'oblio,
come l'invidio!
Anch'io vorrei dormir così,
nel sonno almen l'oblio trovar!
La pace sol cercando io vo'
vorrei poter tutto scordar!
Ma ogni sforzo è vano,
davanti ho sempre di lei il dolce sembiante.
La pace tolta è solo a me,
perchè degg'io tanto penar?
Lei! Sempre lei mi parla al cor!
Fatale vision, mi lascia!
Mi fai tanto male! Ahimè!

Es la típica historia del pastor...
el pobre muchacho quería contarla
y se quedó dormido.
En el sueño está el olvido,
¡cómo lo envidio!
¡También yo querría dormir así,
en el sueño al menos el olvido encontrar!
La paz sólo voy buscando
¡me gustaría poder olvidarlo todo!
Pero todo esfuerzo es vano,
siempre tengo ante mí el dulce semblante de ella.
Sólo a mí se me priva de la paz,
¿por qué debo sufrir tanto?
¡Ella! ¡Siempre ella me habla al corazón!
¡Visión fatal, déjame!
¡Me haces tanto daño! ¡Ay de mí!



           Quizá después de escuchar, y ver, este vídeo entiendan un poco más, y perdonen, mi debilidad por Pavarotti.

4 comentarios:

  1. Dios mío, cómo para a la orquesta en el minuto 3' 42". Tres segundos de arrojo, de silencio magníficos.

    ResponderEliminar
  2. Sí, tres segundos de silencio que crean una expectación afilada como un cuchillo antes de decir desgarradamente: "Mi fai tanto male..."
    Sublime, Pavarotti, único.

    ResponderEliminar
  3. Es la típica historia del lector...
    ¡También yo querría dormir así!...

    Me dejas en blanco mi querido Carlos...

    Otro abrazo


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nos entendemos, yo te entiendo, tú me entiendes.

      Un abrazo

      Eliminar