Páginas vistas en total

Seguidores

lunes, 15 de agosto de 2011

DA UNTEN IM TALE, de JOHANNES BRAHMS



«Da unten im Tale» (En el fondo del valle) Johannes Brahms
49 Canciones populares alemanas. Nº 6 Tradicional suabo

«En el fondo del valle», aun en su extremada sencillez, es uno de los Lieder más hermosos de Brahms. El acompañamiento es sumamente delicado: en él, Brahms quiebra los acordes de un modo que genera una línea superior que, en su mayor parte, camina en heterofonía con la melodía. La heterofonía se produce cuando en la interpretación simultánea de una misma melodía por dos o más voces, una, o más, de las partes introduce variaciones con respecto a dicha melodía.
Para entender el texto de este Lied es necesario hacer un pequeño esfuerzo de imaginación y trasladarse al momento en el que se escribió esta canción. Una época en la que el candor, la dulzura, el encanto, formaban parte del imaginario común y, desde luego, a nadie parecían cursiladas o memeces, como podría ocurrir hoy. Si comparamos el texto popular de este Lied con el de alguna canción de, pongamos por caso, «No me pises que llevo chanclas», se podría decir que, entre otras carencias, no tiene el vigor de las de estos artistas. En efecto, es todo infinitamente más sutil, más delicado, más refinado y exquisito y, lo más importante, a la vez extremadamente sencillo.
Este texto es un dialogo entre enamorados por lo que puede interpretarse alternando voz masculina con femenina. Dietrich Fischer-Dieskau representa la cima del arte vocal masculino. La cantante Elisabeth Schwarzkopf sería su equivalente femenina. No obstante, Fischer-Dieskau es un caso aparte, quizá su figura sea inigualable. Estos dos cantantes fueron eminentemente «Liederistas» y en este género quizá fuesen los más grandes. La versión que presento está interpretada por este barítono y esta soprano acompañados al piano por el maestro Gerald Moore. Obsérvese cómo expresan ambos cantantes el texto; cómo el personaje masculino lanza suaves reproches al personaje femenino; cómo, en la última estrofa detienen un poco el tempo, claro, aunque no lo indique el autor es muy adecuado hacerlo, en ese párrafo se despide ella poniendo fin al Lied. Sublime.
A mí, en particular, este Lied, con su texto y su música, interpretado por estos maestros, me parece uno de los mayores logros del arte musical de todos los tiempos.


DA UNTEN IM TALE

Da unten im Tale
läuft's Wasser so trüb
und i kann dir's nit sagen,
i hab' di so lieb

Sprichst allweil von Lieb',
sprichst allweil von Treu',
und a bissele Falschheit
is auch wohl dabei!

Und wenn i dir's zehnmal sag',
dass i di lieb,
und du willst nit versteh'n,
muss i halt weiter geh'n.

Für die Zeit, wo du g'liebt mi hast,
dank i dir schön,
und i wünsch' dass dir's anderswo
besser mag geh'n


EN EL FONDO DEL VALLE

En el fondo del valle
el agua corre turbia,
y no te puedo decir,
cuanto te amo.

Tú siempre me hablas de amor,
siempre me hablas de fidelidad,
y un poco de falsedad
hay en ello.

Y si yo te digo diez veces
que te amo
y tú no atiendes,
yo me tendré que marchar.

Por el tiempo que me amaste
te doy las gracias,
y te deseo que en otro lugar
te vaya mejor.

 Quien así lo desee puede escuchar este Lied (y también bajárselo cómodamente):





9 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Gracias por tu comentario, también ha sido muy bonito.

      Eliminar
  2. ¡¡Qué Belleza!!

    Cuánta razón en la letra,el reclamo del Amor,de los enamorados...que difícil resulta en ocasiones amar;pero mejor eso a vivir sin amar.

    Y retomando el hilo de nuestra conversación...te imaginarás,que todo el Santo día estuve deleitándome con mi "Pequeña Alegría de agosto" y de todas las versiones,me quedo con la interpretación de Elisabeth Schumann y Leo Rosenek al piano.

    En efecto,mi querido Carlos,aquí ya es viernes 7 de agosto,y Yo leyendo esta deliciosa entrada unos años más tarde...Dime si no es una maravilla¿...?
    Aún me quedan algunas entradas pendientes.Lo malo es que uno de mis defectos(yo quiero creer que es cualidad)es que me estanco.Hay días que leo una misma entrada unas diez veces,la verdad no llevo la cuenta,pero es para que me entiendas...
    Me pasa lo mismo que cuando leo un libro,hay capítulos tan memorables,que bien merecen ser releídos,y no hay forma que avance(me hace gracia ahora que te lo cuento).Me río a solas.
    Bueno,ahora sí me despido con un...¡hasta pronto!

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, hay capítulos, o páginas, o incluso párrafos que hechizan, cautivan, y nos invitan a detenernos en su lectura, como si quisiéramos que el tiempo se detuviera, como si quisiéramos redescubrir el fragmento, sentir lo mismo que cuando lo hemos acabado de leer por primera vez; y sí, sentimos lo mismo. Igual ocurre, pero de una manera más evidente, con la música. Termino de leer un librito bastante sencillo, «La comedia humana», de William Saroyan, y pese a su brevedad me ha costado acabarlo, por lo que tú dices, porque he releído fragmentos una y otra vez. Y si no cuando se relee un libro completo; ya he releído bastantes libros, y ahora, pese a tener unos cuantos recién comprados esperando, me he puesto a releer uno; creo que es uno de los mejores placeres: la relectura.

      Yo sigo prefiriendo la versión que te dije; me parece que dan un sentido muy expresivo al texto, y sin exageraciones, con su carácter de canción popular; modifican un poquito las velocidades, para dar más énfasis a lo que se dice. Gerald Moore, el pianista, está, como siempre, sublime.

      Gracias por tus comentarios

      Hasta pronto, un abrazo

      Eliminar
  3. Te saludo de nuevo,mi querido Carlos.
    Hasta ahora recién he podido escuchar la versión a la que te refieres,y te doy toda la razón.La busqué en YouTube y otros sitios,pero sin suerte.
    Hoy he vuelto a buscarla por tu comentario,y por fin,pude escucharla;sin duda me quedo con esta versión...pero que más podría añadir a lo que tú ya dijiste.

    ¡¡Es Perfecta!!...La vocalización,el acompañamiento,todo.Cada uno en su rol interpretando de manera magnífica una sobrecogedora Despedida,y las notas de ese piano que parece estar sufriendo con ellos,llorando por el Amor que se va...

    Quería dejarte aquí el enlace,pero me ha generado un poco de desconfianza,cuando lo he abierto de nuevo y me salen cosas que no vienen al caso.No quiero empañar esta maravillosa entrada.

    Tomo nota del librito,ya tengo anotadas muchas de tus recomendaciones.

    Que tengas un bonito día.

    Un abrazo



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te pido disculpas, estaba convencido de que en el archivo comprimido que te envié estaba la versión de estos dos (tres) grandes intérpretes. Ahora sí, y de una manera fácil y cómoda, puedes escuchar esta versión (y bajártela) mediante el reproductor que acabo de insertar en la misma entrada, justo encima de los retratos de Elisabeth y Dietrich.

      No sé qué hora será ahí; aquí en España son las 08.45, y ya hace un calor terrible. Te deseo una feliz tarde o velada.

      Un abrazo

      Eliminar
  4. ¡Qué maravilla,estás en todas!

    No te disculpes por eso,que igual me has hecho muy feliz con mi regalillo.Mil graciassss,ahora mismo la descargo.
    Aquí el calor es igual o peor,hoy 39 grados y afuera,ya ni te cuento.¿Se nota que no me gusta el calor?...

    Disfruta de tu lectura,y de la música,la buena música.Cuídate mucho y no te expongas mucho al sol.

    *Carlos,te cuento que se borró mi comentario...y claro,como que un poco de coraje sí que da,pero eso no era lo que te quería comentar.
    Lo que te quería decir,es que ahora que lo estoy redactando de nuevo,se me dió por leer si era igual o parecido al anterior( ya no me acuerdo).Y entonces,reparo en que
    estoy escribiendo como si estuviera enviándote un correo electrónico,y te pido disculpas.


    Tengo que confesarte que yo no suelo dejar comentarios,es más leo poquísimos Blogs;pero contigo no sé que me ha pasado...por eso disculparás si me excedo,o si me he excedido en algún momento.
    Bueno,después de liberada la carga me siento mejor.

    Hasta pronto,un abrazo






    ResponderEliminar
  5. Saludos carlos!

    Recuerdo que hace tiempo hablando con un tenor aleman muy importante amigo mío me sorprendió que al mencionar esa pieza (que yo también interpreto)y confesar mi devoción por las interpretaciones de Schwarkopf y Wunderlich me dijo claramente: schwarkopf jamás ella esta sobre exagerada..., wunderlich es el mejor......... Cuando intente profundizar más sobre el tema el me comento: me gusta schwarkopf pero es muy vanidosa en sus lieder y su pronunciación esta exagerada.,,..,

    No se cual sea tu profesión cárlos, yo soy cantante de ópera, conozco el alemán y puedo asegurar que efectivamente la pronunciacion esta algo exagerada y Quiza Demaciado acentuada sobre las consonantes aun para ser el idioma alemán y para ser un volsklieder..... Pero en lo de vanidosa no estoy de acuerdo...... Solo entonces me acorde de algo que leen wikipedia hace varios años: schwarkopf fue criticada por sus excesivos amaneramientos al final de su carrera..... Si sabes mas al respecto seria bueno debatirlo, sin embargo schwarkopf sigue siendo una de mis sopranos favoritas y su interpretación de esta pieza me parece increíble. También me gusta mucho su versión con dieskau ( la cual pones aquí) creo que logran crear un personaje cada uno de ellos y hacernos vivir una situación (curiosamente para mi es un rompimiento un tanto civilizado).
    Punto y aparte quiero felicitarte por tu blog el cual a veces sigo y es uno de mis blogs favoritos, espero que cuando tener mas tiempo para leerlo con mayor atención..... Y espero si no te molesta participar pronto un poco mas y recomendarte algunos cantantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Ruben

      Bueno, Wunderlich es Wunderlich, qué duda cabe, del mismo modo que Fischer-Dieskau es quien es; ambos fueron intérpretes excepcionales, aunque leí no sé dónde que la opinión de Dietrich sobre Fritz no era demasiado favorable. Yo creo, modestamente, que los tres cantantes aquí mencionados son excepcionales; yo conozco el alemán muy superficialmente, de modo que no sé decir nada sobre la pronunciación de Schwarkopf; simplemente me parece, al igual que tu confiesas, que en esta canción está sublime. Yo soy profesor de conservatorio, imparto diversas materias, dependiendo del curso. Por eso, mi opinión, no es demasiado valiosa, no soy un especialista. Sencillamente me dejo llevar por mis conocimientos musicales (no especialmente vocales), mi experiencia y mi (supuesto) buen gusto. Y, ¡es que ha habido y hay tantos cantantes fabulosos! Muchos cantantes han sido vanidosos; en su época, acompañé como pianista a unos cuantos y, la verdad, los había muy caprichosos. Yo creo que los grandes de verdad están por encima de la vanidad porque, en el fondo, saben que son realmente grandes por lo cual no les es necesaria ninguna vanidad. Wunderlich es una figura muy especial, no se puede no adorarle, admirarle, tenerle un especial cariño, por todas las circunstancias que todos conocemos.
      Me alegra que te guste mi blog. Últimamente lo tengo abandonado por problemas personales. Y, por supuesto, siempre serán muy bien recibidos todos los comentarios que nos hagas, así como tus recomendaciones.
      Muchas gracias por tu comentario, Ruben,
      recibe un cordial saludo.

      Eliminar