Páginas vistas en total

Seguidores

lunes, 29 de agosto de 2011

THE GOOD LIFE (LA BUENA VIDA), por JOEY DEFRANCESCO, Hammond organist

Hammond b3 con Leslie
              Una de mis debilidades de la que quería hablar en estas páginas desde hace tiempo es el denominado: «Órgano Hammond b3». Copio y pego como un bellaco de la Wikipedia:
«Un órgano Hammond es un instrumento musical basado en los principios del electromagnetismo y de la amplificación a través de altavoces individuales, creado por el inventor estadounidense Laurens Hammond (1895-1973) y cuya producción va desde 1935 hasta 1978.»


Es decir, que se trata de un instrumento casi prehistórico de una sonoridad única. Lo de «b3» es el modelo, de los que hay infinidad. Hay otro modelo, el «c3», que es idéntico en todo al «b3» excepto en el mueble. 
Hammond c3
Estos dos modelos son los que se han empleado desde su fabricación para hacer un tipo de jazz muy particular. Como dice la Wiki, dejaron de fabricarse en 1978 por varias razones, la más importante es quizá que pesaba cien kilos aproximadamente, lo que dificultaba enormemente su transporte de un club de jazz a otro. Posteriormente la casa Hammond ha construido nuevos instrumentos, ya no electromagnéticos sino electrónicos, un poco más manejables.
Hammond Portable
  Ha habido infinidad de organistas Hammond, desde el legendario Jimmy Smith hasta el muy actual Joey DeFrancesco, pasando por Jimmy McGriff, Jack McDuff, Lou Bennett, Lonnie Smith... Últimamente está tocando muy bien un español, Mauri Sanchis. Y nunca debemos olvidar a la gran dama del Hammond, la virtuosa organista Barbara Dennerlein.
El estándar que se puede escuchar dándole al link de aquí debajo es «The Good Life», de Sacha Distel, en interpretación del inigualable y polifacético Joey DeFrancesco. 


Nacido en Springfield, Pennsylvania, en 1971, debutó y se convirtió en una estrella muy joven. Además de tocar el órgano de una manera increíble también canta y toca la trompeta. Creo que se puede considerar el mejor organista actual, además de la Dennerlein arriba mencionada. Joey lleva con muy buen humor y despreocupación lo que en mi entender es cierto problema de sobrepeso.
Con respecto a su interpretación de este estándar no se puede decir mucho, es simplemente increíble lo que consigue del instrumento; las armonías que utiliza son portentosas, con acordes de esos que, como yo digo bromeando a mis alumnos, no están en la mayoría de los pianos; su virtuosismo raya lo inverosímil.

The Good Life - Joey DeFrancesco - The Philadelphia Connection -  A Tribute To Don Patterson:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada