Páginas vistas en total

Seguidores

domingo, 28 de agosto de 2011

O MAGNUM MYSTERIUM, de TOMÁS LUIS DE VICTORIA


              El día 27 de agosto del año 1611, es decir, hace cuatrocientos años exactos, moría en Madrid el gran compositor Tomás Luis de Victoria (veremos el eco que hacen los doctos mass media españoles de este aniversario). En realidad el adjetivo «compositor» no es el más adecuado pues no sería hasta muchos años más tarde, hacia el Clasicismo, cuando se denominaría así a quienes escribían música. En el caso de Victoria sería más adecuado decir que fue un polifonista y maestro de capilla. A menudo me preguntan mis alumnos qué compositores españoles han sido los mejores, me preguntan por Albéniz, Falla, Rodrigo. Mi respuesta siempre ha sido la misma: los maestros del Renacimiento Español:
              Cristóbal de Morales (1500 - 1553), Antonio de Cabezón (1510 - 1566), Francisco Guerrero (1528 - 599) y, en especial, quien hoy nos ocupa, el gran Tomás Luis de Victoria (1548 - 1611), por sólo citar unos cuantos y en orden cronológico.
              Estos, sin duda, y ningunos otros han sido los grandes compositores españoles de la historia. Pero mis alumnos insisten, «pero, ¿y Falla, y Albéniz, y el maestro Rodrigo?». Tampoco quiero echar por tierra el amor y orgullo patrio de mis pupilos y me escurro como una anguila: «¿sabéis cuál es la obra maestra de Falla?»; nadie da en el blanco, la mayoría dice que si «El amor brujo», que si «Noches en los Jardines de España», y siempre hay uno más informado que apuesta por el «Concierto para clave»; mi cabeza se tambalea y al final disparo: «El retablo de Maese Pedro»; fin de la conversación.
              Victoria fue un gran maestro dentro de la historia universal de la música;  de la música española en concreto quizá fue el mejor compositor de todos los tiempos. Sólo escribió música religiosa y él mismo fue ordenado sacerdote. Ejerció su oficio en España y Roma.
              El «O magnum mysterium» es un canto responsorial que, como resulta obvio tras la lectura de su texto, forma parte de los Maitines de Navidad. Dice así:

O magnum mysterium,
et admirabile sacramentum,
ut animalia viderent Dominum natum,
jacentem in praesepio!
Beata Virgo, cujus viscera
meruerunt portare
Dominum Christum.
Alleluia.

¡Oh gran misterio,
y maravilloso sacramento,
que los animales deben ver al recién nacido Señor,
acostado en un pesebre!
Bienaventurada la Virgen, cuyo vientre
fue digno de llevar
a Cristo el Señor.
Aleluya.

              Escuchémoslo en interpretación de los inefables «The Sixteen» bajo la dirección de Harry Christophers:
 
             Como viene siendo costumbre, quien así lo desee, puede escuchar y bajarse el  célebre «Ave Maria» de Victoria en interpretación del «Choir of Westminster Cathedral» bajo la dirección de David Hill:


También «Regina Caeli Laetare», en interpretación del grupo «Chanticleer» dirigido por Joseph Jennings:


P. S. He de advertir de que en la sección de etiquetas el sistema permite tan sólo un número limitado de caracteres, por lo que muchos términos se han de quedar, a la fuerza, en el tintero.

2 comentarios:

  1. ¡Buenos días!

    Esta clase es una muestra de que sabemos muy poco...

    Ayer,después de escuchar el Crucifixus de Antonio Lotti,me di cuenta tristemente,que la mayoría piensa,que escuchar música coral o religiosa es sinónimo de practicar el Cristianismo,o ser Católico,y se niegan a escucharla.Me sorprende,aunque claro son puntos de vista;desde luego pienso que no existe un requisito.
    La verdad profesor,y aunque suene paradójico"en los tiempos que corren" -Existe mucha desinformación-y poco interés por informar a la gente,por comunicar,y lo que es peor;ocurre en todos lados.Y si a ello le sumamos el desinterés de mucha,muchísima gente,casi se diría que agonizamos...

    El tema da para largo,y no vengo aquí a dejarte un sabor amargo; así es que mejor volvamos al Crucifixus:¿que te pareció el enlace?...

    Un abrazo,hasta pronto







    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, la música es la música y la religión la religión. Independientemente de las creencias religiosas de cada cual, la narración que encierra un pasaje bíblico determinado, puede tener tanto interés, o no, como cualquier otro tipo de narración. Todos los libros sagrados, que yo conozca, contienen historias buenas y menos buenas, mejor y peor literatura; estas historias las puede leer y entender cualquiera, sin ser judío, cristiano o lo que sea.

      La música que se creó en el seno de la religión católica es uno de los más grandes tesoros artísticos de la Humanidad, y algo parecido puede decirse de la música luterana.

      La interpretación de Matthew Curtis es muy buena, y muy curioso el procedimiento de grabación. Te habrás percatado de que las ocho voces son interpretadas por Curtis; se han grabado superponiendo pista a pista. Esta es una de las posibilidades que ofrece las nuevas tecnologías. Un solo cantante, y por lo tanto un único y exclusivo timbre de voz, canta las ocho partes de una misma pieza, con lo que se consigue una uniformidad tímbrica inimaginable.

      Un abrazo, hasta pronto

      Eliminar