Páginas vistas en total

Seguidores

viernes, 19 de agosto de 2011

OBSERVACIONES MENOS IMPORTANTES

              Creo saber algunas razones por las que llevo adelante este blog. A lo largo de mi vida he ido encontrando músicas de muy variada índole, libros, pinturas y arquitecturas, esculturas, fotografías, poemas... en fin, cosas así. Algunas las he conservado, otras se me han perdido. Todas ellas me han parecido buenas, bellas, interesantes, importantes, necesarias... También cosas terribles, pues también en lo terrible se puede encontrar algo que no lo sea. Bien, quizá en este blog pueda rescatar y preservar algunas de estas cosas.
Otra razón de ser de estas páginas es compartir estos hallazgos: todas las cosas que he mencionado más arriba no pertenecen a nadie en particular, son patrimonio de la humanidad. Cada persona es vehículo de todas ellas, no contenedor. El saber no se posee, no se acumula, tan sólo circula a través de nosotros; dicho de una manera moderna que no me gusta un pelo «fluye» (mmm). La vida me ha llevado a ser profesor, algunas observaciones sobre mis experiencias durante más de treinta años de docencia publicaré en este blog. Pues bien, yo siempre he dicho a mis alumnos que los profesores no enseñamos nada, nada de nada, tan sólo ayudamos a descubrir cosas. Un profesor señala algo que considera necesario, bueno, oportuno para el alumno; habrá quien mire en la dirección señalada y descubrirá y entenderá algo; habrá quien no lo verá enseguida y le costará un tiempo entender; también habrá quien se quede mirando el dedo; hoy en día también los hay que están jugando o chateando o cualquier otra pamplina con el móvil. Todos ellos tienen su lugar y todos han de ser tratados con el mismo entusiasmo, con la misma entrega, con el mismo respeto y, sí, con el mismo cariño. Claro, como todo, sin pasarse. Cuando algún alumno se pasa tres pueblos, dos rotondas y una gasolinera hay que hacerle ver, con «energía» si es necesario, que las cosas no son así, que por ese camino no va a ninguna parte y que, además, se está faltando el respeto a sí mismo y también se lo falta a los demás.
              Quizá algunas de las cosas compartidas en este blog, tal como decía en la entrada anterior, sean del agrado de alguien, le alegren, le descubran algo. Eso sería estupendo. Vivimos en un país y en una época en que la cultura, tal como se entendía antes, ha desaparecido casi por completo, es un animal en serio peligro de extinción. Lo vulgar, lo zafio, el placer rápido y de usar y tirar, lo chabacano, lo fácil, lo memo, lo estúpido, lo cerril, lo cruel, lo malsano, lo bajo, todo esto y muchas cosas más de similar cariz han invadido la sociedad de arriba abajo, de izquierda a derecha. Los políticos de todo pelo, de toda cuerda, de toda índole, salvo muy dignas excepciones, son una recua de incultos prepotentes, arrogantes que creen poseer la infalibilidad de ese señor que siempre va de blanco, que, literalmente, no saben ni hablar. Con sus infames actitudes y modos de comportarse dan un ejemplo precioso para que la sociedad esté alcanzando un grado de podredumbre serio, más serio que un infarto.
              Aquí intentaré evitar toda la bazofia mencionada en el párrafo anterior. Intentaré crear un lugar en el que, cuando alguien busque un poco de belleza y buen gusto, tenga casi la certeza de que algo de ello encontrará. O, si no, tan sólo un lugar tranquilo, sosegado, y, por qué no, un remanso de paz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario