Páginas vistas en total

Seguidores

domingo, 28 de agosto de 2011

OPINIÓN I. ECO MEDIÁTICO AL ANIVERSARIO DE TOMÁS LUIS DE VICTORIA

              Sólo veo la tele mientras como a mediodía, las noticias, y sólo el Canal 24 Horas de RTVE y Euronews. En el canal 24 Horas de RTVE, en el noticiario que hacen cada media hora, hoy se ha hablado de un huracán, de un tal Rubalcaba, del primer gol de la liga, del tiempo, no he aguantado más; a ese tal Rubalcaba le escuché una vez decir que no sé quién era su «entrenador personal», y me pregunté ¿qué es entrenador personal?, y a continuación, ¿es coherente que una persona de izquierdas tenga, y se ufane de ello, un entrenador personal? Al parecer sí, del mismo modo que se puede ser de izquierdas y ser un perfecto beato besa anillos a un tiempo, toma castaña pilonga; aquí todo se hace a la medida de las conveniencias de cada cual, sobre todo si se es marxista: «Estos son mis principios. Si no le gustan tengo otros», como dijo el gran Marx.
Pero sigamos con la tele. A continuación han hecho un programa cultural: una dama ha hablado de una vajilla que ha creado inspirándose en su abuela; ha salido el mercado de abastos de Madrid que ha sido convertido en un «espacio de ocio» con restaurantes súper chulos y toda la pesca; se ha hablado de no sé qué diseñador de no sé qué cosas; todo hay que decirlo, han presentado el último libro de Javier Reverte, de quien no he leído nada; y sí, también se ha hablado de música, en concreto de un tal David Guetta, que creo que es un pincha discos; tal como me temía, de Victoria, del Bach español, ni chufa, ni mención, ni de refilón. Además, ¿victoria?, ¿victoria no es cuando se gana la Champions League, o Los Mundiales?.
También he leído por encima las ediciones digitales de los dos periódicos más gordos en español: El País y el ABC. Yo, tal como hacía Baudelaire, nunca leo la prensa pero hoy me he dicho: Hypocrite lecteur, anda, echa un vistazo, que tampoco te vas a morir. Nada, nada en absoluto referido a Victoria he hallado, y eso que el numerito es redondo, cuatrocientos, (400), años.
 Maldito país este que olvida a sus grandes y ensalza a sus insignificantes; que tiene a pencos ocupando los puestos más relevantes del país y participando en el «The Grand Nacional» y a pura sangres tirando del carro de la basura; país inmundo en el que el talento es despreciado y cualquier inútil tarugo corre pasillos llega a ministro; país en el que se híper subvenciona el cine, el asqueroso cine que se hace en este asqueroso país, para que se puedan pagar buenas alfombras rojas y buenas limusinas, para que celebren con todo lujo y toda pompa  sus asquerosos premios Goya (¡ay, si levantara la cabeza!) y se adulen los unos a los otros y se aplaudan sus raquíticas ocurrencias, y mientras, en la ciudad en la que yo vivo, se ha tardado casi cuarenta años en construir un conservatorio digno; país de truhanes, de «malandrines e bellacos», de rufianes, bribones, viles y despreciables, de rastreros, de villanos, de lerdos y vilordos, de mostrencos, de zanguangos, de gañanes.
Haya paz, todos estos adjetivos los digo yo que no soy más que un don nadie que a falta de entendimiento ha de recurrir a la cantidad ya que no le da para calidad. Leí en no recuerdo dónde, por Internet, que Pío Baroja, en una tertulia en la que estaban presentes pelagatos tales como Valle-Inclán, Zuloaga, Rusiñol, Unamuno, Pérez Galdós, y algún otro, saltó y dijo:

«La verdad es que en España hay siete clases de españoles... sí, como los siete pecados capitales. A saber:

1)      los que no saben
2)      los que no quieren saber
3)      los que odian el saber
4)      los que sufren por no saber
5)      los que aparentan que saben
6)      los que triunfan sin saber, y
7)      los que viven gracias a que los demás no saben.  

               Estos últimos se llaman a sí mismos “políticos” y a veces hasta “intelectuales”»

              Claro, nada puedo añadir, tan sólo que únicamente me merecen respeto los primeros y los pobres de la cuarta especie. Para acabar, quiero recordar aquellas palabras de Antonio Machado:

«...una de las dos Españas
ha de helarte el corazón»

              ¿Y si no una de las dos sino las dos Españas te hielan el corazón?, ¿y si ya no hay dos Españas sino docenas y todas te hielan el corazón?

No hay comentarios:

Publicar un comentario