Páginas vistas en total

Seguidores

jueves, 22 de septiembre de 2011

MARIA CALLAS, LA MAMMA MORTA, de GIORDANO

 

Maria Callas nació en 1923 y murió en 1977. De origen griego pero nacionalidad estadounidense, esta soprano, ha sido la mejor cantante de ópera de la segunda mitad del siglo XX. Mi opinión personal es que, quizá, haya habido a lo largo de la historia una cantante igual que ella pero no mejor. Hay que diferenciar muchos estilos dentro del canto. En páginas anteriores hemos hablado de Elisabeth Schwarzkopf, Jessye Norman y Elli Ameling, si no recuerdo mal. A diferencia de todas ellas, Callas se dedicó exclusivamente al bel canto. Fue llamada «La Divina».
              Su vida estuvo llena de dificultades desde la niñez hasta la muerte, cuando no de auténticos dramas. Sus inicios estuvieron marcados por la mano férrea de su madre. La propia Maria confesó que su madre la apoyó únicamente para conseguir sustento económico y que jamás se sintió querida por ella; dado que Maria tenía por aquel entonces un problema de sobrepeso, su madre la trataba de «gorda» e inútil para todo menos para cantar. Más tarde, en 1953/54 perdió más de 36 kilos, con lo que su imagen cambió drásticamente.

 
              Una anécdota:  en 1952, Elisabeth Schwarzkopf, acudió a la Arena de Verona a escuchar a Callas interpretar «La Traviata»; al finalizar la sesión Elisabeth acudió a felicitar de la manera más efusiva a Callas, de hecho, Schwarzkopf decidió no volver a interpretar esta ópera en su vida: «¿Cuál sería el sentido de hacerlo si otra artista lo puede hacer perfecto?». Esta actitud no es insólita en el mundo de la alta interpretación; también Sviatoslav Richter, al escuchar un concierto de su maestro, Neuhaus, comento algo así: «En la primera parte tocó como un cerdo», no obstante, en la segunda, interpretó Neuhaus una obra, no recuerdo cuál, de una manera tan  perfecta que Richter la quitó de su repertorio esgrimiendo los mismos argumentos que Schwarzkopf.
              La voz de Callas es uno de los grandes tesoros que ha tenido la Humanidad. Su timbre, su pureza, su potencia, su impostación natural han supuesto un impagable regalo para los amantes de la música. Como he dicho, su impostación era absolutamente natural que, como un grito puro, atraviesa el aire y la distancia como una catana y su filo no es menor.
              Escuchemos la célebre aria «La mamma morta», de la ópera «Andrea Chénier» del compositor Umberto Giordano; un solo de violonchelo abre el aria creando ya la atmósfera que va a imperar durante todo el aria. Hacia el final se puede escuchar eso que yo he denominado «un grito puro», pura belleza, puro brío, timbre de diamante, sublime:



La mamma morta
Mataron a mi madre
m'hanno alla porta della stanza mia;
en la puerta de mi cuarto;
Moriva e mi salvava!
Moría y me salvaba!
poi a notte alta
después, de madrugada
io con Bersi errava,
yo con Bersi vagaba,
quando ad un tratto
cuando de pronto
un livido bagliore guizza
un lívido brillo parpadeaba
e rischiara innanzi a' passi miei
e iluminaba delante de mí
la cupa via!
la oscura calle!
Guardo!
¡Miro!
Bruciava il loco di mia culla!
¡Ardía mi casa!
Così fui sola!
¡Y así quedé sola!
E intorno il nulla!
¡Y alrededor la nada!
Fame e miseria!
¡Hambre y miseria!
Il bisogno, il periglio!
¡La necesidad, el peligro!
Caddi malata,
Caí enferma,
e Bersi, buona e pura,
y Bersi, buena y pura,
di sua bellezza ha fatto un mercato,
de su belleza hizo negocio,
un contratto per me!
¡un contrato por mí!
Porto sventura a chi bene mi vuole!
¡Llevo la amargura a todo el que me quiere bien!
Fu in quel dolore
¡Fue en aquel dolor
che a me venne l'amor!
que a mi vino el amor!
Voce piena d'armonia e dice:
Voz llena de armonía y dice:
"Vivi ancora! Io son la vita!
"¡Sigue viviendo! ¡Yo soy la vida!
Ne' miei occhi è il tuo cielo!
¡En mis ojos está tu cielo!
Tu non sei sola!
¡Tú no estás sola!
Le lacrime tue io le raccolgo!
¡Tus lágrimas enjugo!
Io sto sul tuo cammino e ti sorreggo!
¡Estoy en tu camino y soy tu soporte!
Sorridi e spera! Io son l'amore!
¡Sonríe y espera! ¡Yo soy el amor!
Tutto intorno è sangue e fango?
¿Es todo lo demás sangre y fango?
Io son divino! Io son l'oblio!
¡Yo soy divino! ¡Yo soy el olvido!
Io sono il dio che sovra il mondo
Yo soy el Dios que baja al mundo
scendo da l'empireo, fa della terra
del empíreo, y hace de la tierra
un ciel! Ah!
¡un paraíso! ¡Ah!
Io son l'amore, io son l'amor, l'amor"
Yo soy el amor, el amor, el amor"


              Si alguien desea bajarse esta magnífica aria puede hacerlo a través del link de aquí abajo:



N.B. Doy las gracias a Alex por haberme enseñado, desde miles de kilómetros de distancia, a insertar reproductores de audio en mis entradas. ¡Muchas gracias, Alex!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada