Páginas vistas en total

Seguidores

domingo, 18 de septiembre de 2011

OTOÑO


Ya está ahí el otoño; la semana próxima, el jueves 23, se colará en nuestras latitudes esa estación tan querida por músicos, poetas y pintores. Durante un tiempo el día y la noche serán palíndromos, la luz y la sombra se repartirán las horas de modo equitativo. 


En este Levante en el que vivo sólo lo sabremos por telediarios y calendarios; muy al norte lo sentirán en la voz del viento y de las hojas, lo verán en los celajes y jardines, lo olerán viniendo del bosque. Aquí, allá por diciembre empezaremos a sentir su presencia y en cuanto nos descuidemos lo echará el invierno de nuestras calles y jardines, de nuestros breves días y dilatadas noches.
Nadie se alarme: no voy a evocarlo con los violines de Vivaldi; dejemos al cura pelirrojo que amenice a otros. Yo traigo a Tchaikovski, su «Canción de otoño» nos irá poniendo en situación:


            Esta otra pieza, llamada «junio» y que pertenece al mismo autor y al mismo álbum, siempre me ha evocado más el otoño que el verano, así de subjetiva es la percepción de la música; quizá a otro le recuerde a enero, a otro febrero... Quizás a alguien le recuerde la película «El oso», de Jean-Jacques Annaud, de cuya banda sonora formaba parte:



            Tampoco este poema, del inmortal Antonio Machado, habla del otoño ni a él está dedicado, pero siempre me ha recordado mi estación predilecta, el otoño:


YO VOY SOÑANDO CAMINOS

Yo voy soñando caminos
de la tarde. ¡Las colinas
doradas, los verdes pinos,
las polvorientas encinas!…
¿Adónde el camino irá?
Yo voy cantando, viajero
a lo largo del sendero…
-la tarde cayendo está-.
“En el corazón tenía
la espina de una pasión;
logré arrancármela un día:
“ya no siento el corazón”.

Y todo el campo un momento
se queda, mudo y sombrío,
meditando. Suena el viento
en los álamos del río.

La tarde más se oscurece;
y el camino que serpea
y débilmente blanquea
se enturbia y desaparece.

Mi cantar vuelve a plañir:
“Aguda espina dorada,
quién te pudiera sentir
en el corazón clavada”.




              Quien así lo desee puede bajarse las partituras de las dos piezas de esta entrada dándole a este link. Sin embargo, mis alumnos deberán bajárselas lo deseen o no lo deseen:


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada