Páginas vistas en total

Seguidores

lunes, 3 de octubre de 2011

CORMAC McCARTHY y los Nobel de literatura


Cormac McCarthy
La Academia Sueca ha comunicado hoy que el Premio Nobel de literatura se dará a conocer el próximo jueves. El anterior Premio Nobel de esta especialidad fue otorgado (regalado) a Mario Vargas Llosa, lo cual me pareció una auténtica marranada. Ya sabemos que no sólo la calidad es lo que se tiene en cuenta para conceder estos premios. ¡Pero a Vargas Llosa...! En fin, ellos sabrán. Y Mario, con su pan se lo coma.

Vargas Llosa en pose de escritor
Yo, el año pasado creía que se lo iban a conceder, o mejor dicho, pensaba que el escritor que lo merecía era el norteamericano Cormac McCarthy. Con más razón todavía pienso que es este escritor quien lo tiene que conseguir este año.

 
Es raro: a este escritor lo descubrí hace dos o tres, a lo sumo cuatro, años. Cayó en mis manos sin saber muy bien porqué su novela breve «La carretera». No es su mejor obra pero mi olfato, adiestrado durante más de treinta y cinco años de incontables lecturas, me dijo: «Quieto parao, este tío se sale, este tío es fino fino». Cuando me gusta algo salgo disparado como un tigre en celo. Me compré todo lo que encontré por las librerías, en formato de bolsillo. Me lo leí todo. A continuación compré todo lo que pude en edición de tapa dura. Poco después conseguí algunos libros en formato electrónico. Entonces comencé a releer los libros de este autor que más me habían gustado. Comencé a releer mi preferido y el que creo que es su obra maestra: «Meridiano de sangre». En esta segunda lectura utilicé el formato ebook y lo leí en mi iPad; no fue por capricho que utilizara este chisme: es un libro de un vocabulario tan rico que me encontré, en la primera lectura, con muchas, muchas palabras desconocidas para mí; por supuesto, muchas de ellas las buscaba en el diccionario pero algunas otras, bien por la emoción de la trama, bien por otros motivos, no las busqué. El iPad tiene la ventaja que puedes buscar lo que quieras en cuestión de segundos y anotarlo en el propio libro. De modo que al leerlo de nuevo fui realizando, sin pretenderlo, una edición revisada y anotada. Ya la primera vez que terminé este libro me quedé «huérfano», desamparado, como si se hubiese marchado un gran amigo a un remoto lugar. Pero el amigo regresó; es lo que pasa con los libros, son los mejores amigos que uno puede imaginar. Y cuando empecé de nuevo «Meridiano» me encontré con mi pasión intacta, cada página me sorprendía y entusiasmaba con su exquisitez literaria como la primera vez. Y de nuevo al final sentí la pena, sentí la pérdida de algo. Bueno, comencé a releer otros títulos de McCarthy, y me decidí por su trilogía llamada «De la frontera»: «I. Todos los hermosos caballos», «II. En la frontera» y «III. Ciudades de la llanura». Ya sólo el título del libro que abre la trilogía, «Todos los hermosos caballos», me parece muy bello, muy sugerente. Dentro de poco volveré a leer «Meridiano de sangre». Porque he descubierto que no hay que leer y leer libros siempre nuevos, no: la lectura es, para mí, uno de los mayores placeres, si no el mayor; la lectura es el placer de leer algo que te conmueve, el placer está en el leer, en la lectura propiamente dicha. Sé que tengo «los libros contados», pero no por ello dejaré de releer esos libros que tanto me han gustado.


El modo precipitado en que he escrito el «parrafazo» anterior demuestra mi amor por este tío. Es horrible escribir párrafos como el de arriba, inmensos, que no te dejan ni respirar. Pero no he podido evitarlo y si ahora intento convertirlo en tres o cuatro párrafos no sé por dónde cortar. Por ello, pido disculpas.
Ya hace tiempo que quiero escribir una reseña en este blog sobre «Meridiano de sangre». Pero es tanto el respeto y la admiración que siento por esta obra magnífica que nunca me atrevo a realizarla. Quizá algún día.

Quien así lo desee puede bajarse este magnífico libro en formato pdf sin revisión ninguna. Tiempo al tiempo. No obstante, aconsejo encarecidamente que quien pueda permitírselo se compre el libro en formato de tapa dura, edición Mondadori, 19'90 euretes de nada. Cuando tenga al día la revisión que realicé de este portentoso libro prometo que la pondré a disposición de toda persona interesada (más información en comentarios):



P. S. No albergo ninguna esperanza de que concedan el Nobel a McCarthy, y de todos modos me importa cuatro pitos. O tres.

7 comentarios:

  1. Estimado Manu, ayer ya intenté colgar el ebook pero, por un lado, ni Windows ni Mac reconoce las revisiones, de modo que quisiera encontrar una solución a este problema de incompatibilidad; ayer estuve bajando y probando todos los lectores de ebook habidos y por haber y que si quieres arroz Catalina; por otro lado, como ya hace tiempo que hice esa revisión, quisiera repasarla antes de colgarla tal cual. Pero tu petición no cae en saco roto. De momento cuelgo su versión en pdf normal y corriente.
    Un abrazote

    ResponderEliminar
  2. Que hubiera vocabulario que tu no conocías, con lo fácil que es dejarse llevar por sinónimos y omitir matices, dice mucho a favor del traductor.

    - G

    ResponderEliminar
  3. En efecto, - G, el traductor, un tal Luis Murillo, es magnífico, un ejemplo: la palabra "escalpado" tiene un sinónimo que es "desollado", palabra esta que entiende todo el mundo: pero "escalpar", que escoge el traductor, es quitar la piel de un cráneo, no de otro sitio; es una palabra que ni viene en el DRAE. "Los límites de mi lenguaje son los límites de mi mundo", y Luis Murillo posee un mundo de muy amplios horizontes.

    ResponderEliminar
  4. Tiene muy buena pinta este autor. Y, además, parece un buen tipo, simpático.
    En cuanto pueda me pondré a leer alguna de sus novelas aunque se acumula el trabajo pendiente.

    De Vargas Llosa no he leído todavía una sola línea. Y antes de "arriesgarme" quisiera, si es posible, nos comentara el por qué de su desafección hacia él. ¿ Qué no le gusta de Vargas Llosa? ¿Sería tan amable, aunque sea sucintamente, de darnos unas pistas?

    Un cordial saludo y gracias por descubrirnos tantos buenos libros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja, ja... le confieso que no me he terminado ni un solo libro de Vargas, se me caen de las manos; además, su arrogancia, su derechismo, los títulos de sus libros, sus fotos en las que sale siempre tan peripuesto, tan en pose de "buen escritor"... A mi me gustan los artistas que se dejan la piel en su oficio; que no se dedican al estilismo... en fin, prefiero un caballo salvaje, un mustang, que otro que sin ser un pura sangre siempre va enjaezado de domingo. Tenemos las lecturas, como las horas, contadas: prefiero no perder ni un segundo en algo que no me apasione.

      Usted lo ha dicho, se acumula el trabajo pendiente. Tmbien yo tengo toneladas de trabajo pendiente. Si encuentra el momento, y si me permite la sugerencia, lea "Meridiano de sangre", creo que entenderá mejor lo que quiero decir.

      Por cierto: tampoco es que yo ponga a Vargas Llosa a caer de un burro, que diga que es un pésimo escritor, que deberían meterlo en la cárcel... Sólo digo que no me parece un tipo para Nobel. Y digo esto porque el otro día escribió alguien aquí un comentario muy insultante hacia mi persona por censurar a su querido Vargas Llosa; era un comentario pésimo, con faltas como castillos, insultante, hiriente... Le respondí con la mayor suavidad que pude, dejé los dos comentarios (el suyo y el mío) un par de días (por lo de la libertad de expresión) y los borré (por razones de buen gusto).

      Muchas gracias por su comentario (muy dentro de lo que considero "buen gusto" y, por supuesto, respetuoso.

      Un cordial saludo

      Eliminar
    2. Hola Manu,
      Yo también me topé con este maravilloso escritor hace pocos años. La promoción de La Carretera en un centro comercial tuvo la culpa. No tengo muchos conocimientos literarios, entre mis favoritos están Rulfo, London, García Marquez, Maupassant, Marsé o Sepúlveda... (no necesariamente en este orden), pero sí tengo claro que las obras de Cormac McCarthy son las que más me han impresionado por su belleza descriptiva de los paisajes, y por su capacidad de crear imágenes a base de comparaciones insuperables. Aparte de los títulos que mencionas, te recomiendo la impactante Sutree, para mí al mismo nivel que Meridiano de Sangre. Y sí, estoy contigo: mejor que nunca le den el Nobel, no lo merecen.

      Eliminar