Páginas vistas en total

Seguidores

domingo, 23 de octubre de 2011

LERCHENGESANG, de JOHANNES BRAHMS

«Lerchengesang», (Canción de la alondra); texto de Karl August Candidus; música de Johannes Brahms, Op. 70, nº 2.

 
La cosa funciona más o menos así: escribo una entrada y empiezo a pensar en la siguiente. A continuación comienzo a escribir sobre algo que no tiene nada que ver con lo que había  pensado, o sí. Al final escribo algo que no tiene nada que ver con lo uno ni con lo otro, o sí.
En este caso escribo algo con lo que me he topado esta mañana temprano y sobre lo que no tenía ni la más remota idea de que fuera a escribir ni hoy ni en cualquier otro momento, improvisación pura y dura. Se trata del Lied arriba mencionado y que, por azar, he escuchado hace ya un buen rato no en su versión vocal, la original, sino en transcripción para violonchelo interpretada por el inefable Mischa Maisky acompañado al piano por Pavel Gililov:




Aquí podemos escucharlo ya en su versión original en la siempre inmejorable interpretación de Dietrich Fischer-Dieskau; del pianista no nos dan noticia...;


un poco más abajo, el texto y su traducción por Luis Gago:



Lerchengesang - (Karl August Candidus)

Ätherische ferne Stimmen,
Der Lerchen himmlische Grüße,
Wie regt ihr mir so süße
Die Brust, ihr lieblichen Stimmen!
Ich schließe leis mein Auge,
Da ziehn Erinnerungen
In sanften Dämmerungen
Durchweht vom Frühlingshauche.

Canción de la alondra

Voces lejanas y etéreas,
saludos celestiales de las alondras,
¡qué dulce emoción despertáis
en mi pecho, voces adorables!
Cierro suavemente mis ojos,
y entonces surgen recuerdos
en dulces crepúsculos
impregnados de suspiros primaverales.


Aquí cantado por el mítico tenor alemán Karl Erb (1877 – 1958), en una grabación realizada entre los años 1935/40; el pianista que le acompaña ha de ser uno de estos tres: Sebastián Peschko, Bruno Seidler-Winkler o Gerald Moore;

 

Thomas Mann, en su «Doktor Faustus», ironiza sobre este cantante citándolo pero modificando ligeramente su nombre: cambia «Erb» por «Erbe», que significa «patrimonio», no sabemos muy bien la razón:



Aquí está la partitura, en una calidad no demasiado buena, todo hay que decirlo:


Y, por último, aquí para quien desee bajarse los tres audios en un cómodo archivo comprimido:


Auf Wiedersehen.

2 comentarios:

  1. Qué maravilla de canción, por Dios!!!!

    ResponderEliminar
  2. Sí, sí que es bonita, me alegro de que le guste.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar