Páginas vistas en total

Seguidores

domingo, 2 de octubre de 2011

THEREMIN


Theremin
El theremin es un instrumento musical electrófono y es uno de los primeros instrumentos musicales electrónicos. La palabra «theremin» se pronuncia como a cada uno le dé la gana. Fue inventado en 1919 por un físico y músico ruso cuyo nombre afrancesado era León Thérémin, de ahí el nombre del instrumento. Consiste este raro instrumento en una caja con dos antenas, una recta y la otra formando una especie de círculo. Se toca de una manera muy peculiar: se acercan o alejan las manos de las antenas y con ello se controla la altura y la intensidad de los sonidos. Es decir, que se hace sonar sin tocar realmente nada, se toca sin tocarlo; es un poco como aquello de «vivo sin vivir en mí...». La primera vez que ves a alguien tocando un theremin te quedas con la cara de bobo pensando si te estarán tomando el pelo o algo: quien lo ejecuta mueve las manos como si estuviese haciendo magia o realizando una misteriosa danza ritual... El timbre de este instrumento es parecido al del violonchelo pero también al de la voz humana; es un timbre hipnótico y misterioso.

Señorita tocando el theremin

Clara Rockmore fue una de las pioneras en el manejo de este instrumento. Nació en 1910 en un lugar que hoy en día se llama Lituania y fue una niña prodigio, tanto es así que fue admitida en el conservatorio de San Petersburgo a los cinco años. Este país fue invadido en la Gran Guerra por Alemania y cuando acabó la guerra fue a parar a manos de la URSS, lo que comunmente se llama «saltar de la sartén y dar en las brasas». Tanto es así que, pasó mucha hambre la pobre Clarita, tanta hambre que la desnutrición le atacó a los huesos y hubo de abandonar sus estudios de violín. Al poco descubrió el raro theremin y ni corta ni perezosa se hizo una gran intérprete del instrumento. 

Clara Rockmore 
El theremin es difícil de tocar, hace falta un gran oído musical pues los sonidos están en el aire y cualquier pequeña deviación del punto exacto hace desafinar la nota. Escuchemos a Clara Rockmore tocando una pieza que ya escuchamos en este blog, «El cisne», de Saint-Saëns:


Este instrumento no sólo sirvió para tocar piezas escritas originariamente para otros instrumentos, algún compositor, si bien no muchos, escribieron piezas ex profeso para el theremin. Así, el compositor checo Bohuslav Martinů compuso en 1944 una «Fantasía para theremin, oboe, cuarteto de cuerda y piano». Podemos presenciar y escuchar un fragmento de esta fantasía en el siguiente vídeo. Para variar no sé casi nada de la grabación, tan sólo puedo decir que veo en ella al gran oboísta y compositor Heinz Holliger:


A continuación se puede escuchar una pequeña pieza de Juliane Klein, compositora alemana nacida en 1966; se trata de una pieza llamada «Se vuoi», escrita para theremin, violín, violonchelo, piano y percusión. Es una obra de vanguardia, escrita en 2004:

 

Quizá esta pieza no sea del agrado de todo el mundo. No obstante, como ya viene siendo costumbre, quien desee bajársela, aunque sea para dar por el saco un rato a los vecinos, no tiene más que pinchar ahí abajo:

No hay comentarios:

Publicar un comentario