Páginas vistas en total

Seguidores

lunes, 7 de noviembre de 2011

AIRE Y LUZ Y TIEMPO Y ESPACIO, de CHARLES BUKOWSKI

«¿sabes?, o era la familia, o el trabajo, siempre
había algo que se
interponía,
pero ahora
he vendido la casa y he encontrado este
lugar, un estudio amplio, tendrías que ver el espacio y
la luz.
por primera vez en mi vida tengo tiempo y un lugar adecuado para
crear».

no, chico, si quieres crear
crearás aunque trabajes
16 horas al día en una mina de carbón
o
estés en el paro
y vivas en un cuartito
con 3 críos,
crearás aunque te hayan arrancado partes del cuerpo
y de la
mente,
crearás estando ciego
inválido
loco,
crearás aunque un gato se te encarame por
la espalda y
la ciudad entera tiemble sacudida por un terremoto o por las bombas,
las inundaciones o los incendios.

chico, el aire y la luz y el tiempo y el espacio
no tienen nada que ver
y no crean nada
excepto quizá una vida más larga que te permita
encontrar más
excusas.


Satie. Gymnopedie No.3. Kaori Muraji. Guitarra







10 comentarios:

  1. Sí, así era este Bukowski, un tipo único y arrebatador.
    Muchas gracias por tu comentario, BGC, por cierto, tus iniciales corresponden a las notas si, do y sol, aunque quizá tú ya te hubieses percatado.
    Un afectuoso saludo

    ResponderEliminar
  2. ¿Innecesario el entorno para crear?permíteme que discrepe. Para Stravinsky la inspiración surgía al ponerse sobre su mesa a trabajar a la misma hora todos los días. Esa disciplina le predisponía a crear y dudo que creara con un gato encaramado en su espalda, lo inteligente habría sido liberarse del pobre gato y después componer.
    Hoy en día si no se tienen buenas condiciones, cualquiera se concentra! Aunque no dudo que los verdaderos artistas se puedan amoldar a todo, pero como hemos hablado otras veces te lanzo esta pregunta, ¿hasta qué punto es necesario el silencio en la creación de la obra de arte?

    Un saludo afectuoso

    ResponderEliminar
  3. Desde luego que no hay como la constancia, la cotidianeidad, para la creación o para cualquier otra disciplina. Lo que Bukowski quiere decir es que cuando alguien lleva dentro la llama de la creación, esta saldrá por un sitio u otro, en unas u otras circunstancias. Ejemplos hay miles: yo he seleccionado para esta entrada unas imágenes de pinturas de Van Gogh, enfermo, alcohólico, arruinado, y aun así revolucionó la pintura. También hace referencia Bukowski a tantos y tantos soplagaitas que van por la vida de artistas y no hacen más que encontrar escusas y pretextos para no hacer nada porque en el fondo no tienen dentro, ni la llama de la creación, ni la de un triste mechero Bic. Yo, sin ir más lejos, he conocido algunos de ellos. Incluso he conocido soplagaitas de peor calaña, a saber, los que no teniendo llama alguna, no buscan escusas para estarse quietecitos y, laboriosos ellos, «crean» unas monumentales porquerías. Richter era capaz de tocar el piano y hacer una música magnífica en la Plaza Roja de Moscú a veinte grados bajo cero con un piano al que no le funcionaba el pedal derecho. Creo que es a este tipo de cosas a lo que se refiere Bukowski. Él mismo es un ejemplo. Aprecio mucho que hayas escrito tu opinión en estas páginas, muchas gracias.
    Un afectuoso saludo

    ResponderEliminar
  4. Para mi es importante el silencio para concentrarme, o en ocasiones buena música (lo que eso signifique para mi). Aunque mi trabajo es 'creativo' más de buscar e implementar soluciones que de inventar nuevas formas.


    He conocido personas que hacían un gran trabajo aún llevando una mala vida. Que baje Dios a explicarnos cómo porque después de una buena-mala noche a mi no me apetece hacer otra cosa más que vegetar.


    Aunque admito que en alguna ocasión he tenido la curiosidad de intentar hacer mi trabajo estando borracho, sólo por saber mi rendimiento, cuántas cosas querría cambiar al día siguiente y cuántas pasarían a ser nuevas manías o costumbres.


    Volviendo al tema general, supongo que si una persona tiene talento, motivación y fuerza de voluntad puede desarrollarlo de algún modo aunque las circunstancias no sean óptimas. Aceptamos pues el ejemplo de Van Gogh o Richter (que hacía las cosas richtig -já, no pude evitarlo-), pero también habrán habido talentos que como no triunfaron (por falta de motivación, oportunidad, etc.) no conocemos y no podemos tener en cuenta en nuestro debate (nuestro y no vuestro porque me he inmiscuido).


    - G.

    ResponderEliminar
  5. Richtig, correcto, muy bueno. Qué duda cabe que cuanto mejor sean las condiciones, para cualquier cosa, tanto mejor, al menos en teoría. Yo siempre he pensado que es una terrible injusticia que un estudiante de piano tenga que practicar en un cacharro que desquicia a un sordo. Un violinista, si quiere un buen violín, tendría que vender todos sus bienes, muebles e inmuebles, para poder comprarse un instrumento mediocre. Yo mismo no puedo permitirme tener un piano de cola: es como si un futbolista profesional tuviese que practicar con una pelota de playa... Pero ahí están los todoterrenos, los que tiran hacia adelante como sea, y los soplagaitas arriba mencionados. Yo, sin ir más lejos, me considero un todoterreno, como cientos de miles más hay doquier; personas que hemos de adecuarnos a nuestros limitados medios y ya te apañarás. De verdad, lo que es insufrible es cuando ves a un niño pijo, un niño de papá rico, que tiene un piano más grande que mi dormitorio, un ático de 300 metros cuadrados... en fin, no sé cuántas cosas más y encima siempre te está llorando. Sí, ya sé, en el pecado tiene la penitencia y nadie querría estar en su lugar por muchos yacimientos petrolíferos que tenga papá pero dar por saco da, ya lo creo que da.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  6. Pienso que el niño pijo que tiene un piano de cola no tiene la culpa de nada. Él ha nacido donde le ha tocado y simplemente se ha habituado a la vida que llevaban sus familiares. La responsabilidad entera y total es de los padres que no le han sabido enseñar el valor que tiene cada cosa y de ese modo lo malcrían. Pero a un niño no se le puede echar la culpa de nada, cuando este niño se convierta en joven, entonces ya podrá asumir sus responsabilidades, tanto si sigue siendo pijo como si no. Y tiene toda la libertad para seguir siendo pijo si así lo prefiere, pero que no se queje.

    Que a las personas corrientes nos cuesta todo más esfuerzo y sacrificio, ya lo creo que sí!

    Er (Sviatoslav) spielt nicht nur richtig sondern wunderbar.

    Grüsse für die beide

    ResponderEliminar
  7. Estimada Lui, un «niño pijo» es una expresión que se aplica a cualquiera que, teniendo la edad que sea, disfruta de una vida lujosa porque le ha llovido del cielo, porque la ha heredado. Es cierto, no es culpable; yo creo que todos somos por igual víctimas y culpables, es decir, somos responsables en nuestras vidas de lo que lleguemos a ser y conseguir, de lo que hagamos y dejemos de hacer. Insisto, Bukowski sólo se queja de tantos melindrosos que acudían a él con gaitas, que si esto que si lo otro; nada más. A mí me hubiera hecho muy feliz poder haber tocado un Steinway o un Bösendorfer y haberlo hecho a la hora que me hubiera dado la realísima gana, a las cinco y diez de la madrugada como a las doce y once de la noche. Si hubiera sido en una amplia estancia mirando al mar o a la montaña, al claro de luna, a un paisaje nevado. Tocar un buen instrumento durante la noche es algo que me moriré sin haber podido hacerlo, o malo. O bueno durante el día. Miseria y compañía.
    Gracias por tu comentario.
    Un afectuoso saludo

    ResponderEliminar
  8. ¿Cómo que no lo harás? Quizás no un Hammond pero puedes coger un instrumento que puedas transportar y alquilar una casa rural. Allí no debes temer molestar a nadie y puedes perder tu mirada en la oscuridad de la noche o en la luz de las estrellas.
    - G.

    ResponderEliminar
  9. Gracias, - G., por tus reconfortantes palabras. Ya he hecho lo que me dices; sé tocar la guitarra y muchas noches, cuando fui joven, la toqué, como dices, sin más techo ni compañía que infinitas estrellas. Pero un cola Steinway, Bösendorfer, Yamaha, Schimmel... incluso un Kawai de los que salen buenos. Creo, no lo sé, que me pasaría horas improvisando, tocando jazz, Bach, Chopin..., no todas las noches, sólo cuando me diera la real gana. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar