Páginas vistas en total

Seguidores

martes, 1 de noviembre de 2011

LITANEI, de SCHUBERT


«Litanei», D. 343, de Franz Schubert.


«Litanei», cuyo nombre completo es «Litanei am Tage aller Seelen», es un Lied de Franz Schubert con texto de Johann Georg Jacobi; su título en español sería «Letanía para el día de todos los santos». Es un Lied muy sencillo que capta a la perfección la beatitud y el recogimiento que requiere la evocación y recuerdo de aquellas personas queridas que ya emprendieron el último viaje. Enfrentarse a la pérdida de un ser querido siempre es un trance doloroso y difícil. En mi opinión es difícil porque supone el enfrentarse, el descubrir, por primera vez la eternidad, el infinito; una de las cantatas de Bach, la BWV 60, tiene por título «O Ewigkeit, du Donnerwort», (Oh, eternidad, atronadora palabra). El coral que abre esta dramática cantata dice así (traducción de Santiago Sánchez Montoro):

1. Choral
O Ewigkeit, du Donnerwort,
O Schwert, das durch die Seele bohrt,                                                           
O Anfang sonder Ende!
O Ewigkeit, Zeit ohne Zeit,
Ich weiß vor großer Traurigkeit
Nicht, wo ich mich hinwende.
Mein ganz erschrocknes Herze bebt
Daß mir die Zung am Gaumen klebt.

1. Coro
¡Oh eternidad, terrible palabra!
¡Oh espada, que atraviesas el alma!
¡Oh principio sin fin!
¡Oh eternidad, tiempo sin tiempo!
Ante tan grande tristeza
no sé a dónde dirigirme.
Mi atemorizado corazón tiembla
y se me pega la lengua al paladar.

En efecto, el descubrimiento íntimo de la palabra «nunca» hace que nos asomemos a un abismo, lo cual hace que sintamos temor y vértigo y, como dice Nietzsche en «Más allá del bien y del mal»: «Quien con monstruos lucha cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti.».
 
Los cementerios albergan, contienen una paz que es difícil encontrar en otros lugares. Por eso siempre me ha gustado pasear por sus laberínticas calles. Siempre que he estado en una ciudad he procurado visitar su cementerio, o sus cementerios, puesto que en muchas ciudades europeas hay varios, alguno de ellos judío. Además de la paz también tienen una arquitectura, una escultura propia y característica. Por ejemplo, la del perro fiel:


O la de la joven en posición angustiada:

 
La del ángel:


Las diversas combinaciones de arquitectura funeraria con escultura:


Bien, volvamos a la música. Escuchemos Litanei en la siempre inapelable versión de Dietrich Fischer-Dieskau acompañado por Gerald Moore:


El texto de este Lied es muy largo, por lo que sólo se suelen cantar las dos primeras estrofas. Dicen así (traducción de Fernando Pérez Cárceles):


Litanei auf das Fest "Aller Seelen"

Ruh'n in Frieden alle Seelen,  
Descansen en paz todas las almas,
Die vollbracht ein banges Quälen,  
quienes concluyeron un tremante martirio,
Die vollendet süssen Traum,     
quienes consumieron sus dulces sueños,
Lebenssatt, geboren kaum,   
quienes satisfechos de la vida, apenas nacidos,
Aus der Welt hinüberschieden:   
fueron separados del mundo:
Alle Seelen ruhn in Frieden!       
¡todas las almas descansen en paz!

Die sich hier Gespielen suchten,  
Quienes aquí buscaron camaradas
öfter weinten, nimmer fluchten,   
y a veces lloraron, pero nunca huyeron,
wenn vor ihrer treuen Hand      
cuando el apretón de su mano leal
keiner je den Druck verstand:   
ninguno comprendió:
Alle die von hinnen schieden,  
todos los que de aquí partieron,
Alle Seelen ruhn in Frieden!  
¡todas las almas descansen en paz!


De este bello Lied se han hecho numerosas transcripciones, como esta para piano de Liszt:



O como esta, para chelo y piano interpretada por Mischa Maischy y Daria Horova:



Aquí, una muy curiosa, para órgano y viola, interpretada por Juan Miguel Hernandez a la viola y Luc Beauséjour en el órgano:




Aquí podemos escucharlo cantado por Lucia Popp:


Una versión más para chelo y piano, por Anne Gastinel y Claire Désert al piano:



De aquí abajo se bajarán todos mis alumnos dos partituras de este Lied, en dos tonos distintos, y se las estudiarán concienzudamente:


 Les dejo con la paz que transmiten estas imágenes. Y con una pequeña nota de humor:


2 comentarios:

  1. Estoy con usted. Los cementerios me dan una paz difícil de explicar; Claro a la gente le extraña cuando dices ésto y tiene su lógica porque la muerte ya se sabe... Pero en realidad es lo que te envuelve cuando estás en ellos, el silencio. Por lo menos mis oídos no oyen nada y eso me fascina. A diferencia de muchas personas me siento muy segura dentro de ellos claro, siempre que no haya un mortal dentro, es cierto. A partir de ahora escucharé en mi recorrido Litanei en versión de Dietrich Fischer Dieskau, me ha deleitado.Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. El cementerio de Viena es inmenso. La educación de los vieneses también es enorme. La nieve amortigua el ruido. Estos tres factores hacen que el silencio en este lugar, en invierno, sea casi mágico. Si además te vas encontrando con las lápidas de Beethoven, Brahms, Schubert, Schoenberg, Johann y los demás Strauss... la experiencia es sobrecogedora; es difícil contener la emoción. Si tiene la oportunidad de pasear por los rincones de este lugar piense que los restos mortales de quien escribió Litanei están allí recogidos.
    Un afectuoso saludo

    ResponderEliminar