Páginas vistas en total

Seguidores

viernes, 25 de noviembre de 2011

TRABAJO Y SALUD


Últimamente no publico con la asiduidad habitual. Esa maldición que en los tiempos que corren todo el mundo dice que tenemos que agradecer llamada trabajo, 


más una salud, la mía, que tendría que llamarse de otro modo, y que me obliga a acudir a médicos y más médicos, algunos muy buenos y algún matasanos, con sus correspondientes pruebas radiológicas, análisis y demás porquerías...,


en fin, todas esas cosas tan agradables que constituyen la vida misma...,


me impiden dedicarme a las cosas que verdaderamente me hacen feliz. Quizá este estado de cosas se mantenga (no confundir con Mantegna, el gran pintor) durante todo el curso. No obstante, dos o tres entradas por semana me gustaría seguir publicando, incluso más, y en tiempos «vagacionales» incluso alguna más. Hay tantas cosas por los cajones de mi memoria que todavía esperan ansiosas abandonar el olvido en el que se hallan. Bien pensado, no son ellas las que están ansiosas, ansioso estoy yo, que no es lo mismo.

Esta canción ya salió por aquí. Pero en otra versión, ahora canta Boz Scaggs:

6 comentarios:

  1. Hola Carlos, te agradecemos creo que más de uno, que a pesar de tu delicada salud sigas trabajando en tu hermoso blog como un escritor en una novela sin fín. Me alegra saber que te hace feliz porque de ella depende el rato feliz que me das a mí cuando te leo. Te recuerdo que casi somos 7400 seguidores así te doy una inyección pero de las que no duelen. Infinitas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Guau, muchas gracias, ¿cómo no me va a hacer feliz escribir este blog con lectores como tú? De verdad, muchas gracias por tus estimulantes palabras. Sí, me hace feliz escribir, me hace feliz descubrir a mucha gente personas como Ferenc Fricsay, como Arquíloco, rescatar papelotes olvidados de Borges y de tantos otros. Es por ellos por lo que me siento feliz, por hacerles un poco de justicia, por prestarles mi voz para que nos hablen desde el pasado y nos recuerden, una y otra vez, que la vida es hermosa, que es muy hermoso estar vivo. Muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Estoy con el Anónimo, nos haces felices, Carlos, con tus manera directas, tu elevadísima sensibilidad y tu gusto sublime... Sigue escribiendo éste maravilloso blog que se nos ha enganchado por dentro tanto a mí cómo, estoy seguro, a cientos de personas más. Eres genial!

    ResponderEliminar
  4. Gracias, muchas gracias, tus tan elogiosas palabras hacen que me sienta... no lo sé, muy bien en todo caso. Y no es por vanidad, no me creo ni más ni mejor que tú ni que nadie, pero, ¡es tan bonito hacer algo que haga, aunque sea por unos instantes, felices a los demás! ¡es tan bonito comprobar que todo lo que uno ha estudiado, trabajado, cosechado, en miles de noches de miles desvelos hace feliz, aunque sea por unos instantes, a los demás! Muchas gracias por tu generoso comentario.

    ResponderEliminar
  5. Tu trabajo nos hace felices, no sólo por su belleza, contenido y exquisita sensibilidad, sino por lo que tiene de oasis en el desierto. Tal como dice uno de los poemas recien publicados, quién se acuerda ahora de Hölderin?...... Carlos y todos nosostros gracias a él.

    ResponderEliminar
  6. Ahí radica la belleza de todo este empeño, en que recordemos a Hölderlin y a todos los demás. Hicieron tanto por nosotros y a cambio de tan poco. Muchas gracias, E., por tu cordial comentario.

    ResponderEliminar