Páginas vistas en total

Seguidores

martes, 20 de diciembre de 2011

BACH – DOS CORALES PARA ÓRGANO


Johann Sebastian Bach


Das Orgel-Büchlein

Ich Ruf Zu Dir, Herr Jesu Christ BWV 639
Yo te llamo, Señor Jesucristo


Achtzehn Leipziger Chorale Preludes

Nun komm, der Heiden Heiland BWV 659
Ven ya, salvador de los gentiles
Bach es, quizá, el más grande. La calidad, belleza y cantidad de su obra musical lo convierte en un coloso. Sólo se puede medir con los más grandes, como por ejemplo, Beethoven. Pero aun así, la magnitud del maestro de Leipzig es tal que hasta el propio Beethoven, que no se inclinaba ni ante la nobleza, se hubiera arrodillado humilde y gozosamente ante Bach. 


Yo pienso, y es sólo una opinión personal, que la mejor música que escribió Bach fue la que dedicó a su propio instrumento, el órgano. Estamos de acuerdo en que escribía magistralmente tanto para las voces como para cualquier instrumento. Pero era el mayor virtuoso del órgano de su época, quizá de todos los tiempos. En su tiempo, cuando se hablaba de Bach, así, a secas, se sobreentendía que se estaba haciendo referencia al hijo de Johann Sebastian, Carl Philipp Emanuel, este era el que ostentaba la fama como compositor y no su padre.


Johann Sebastian era considerado como el más grande organista, pero su música estaba pasada de moda y sólo era comprendida y admirada por unos pocos entendidos. Es lógico pensar que escribiese con mayor facilidad, todavía, para el órgano. Sentado al órgano, Bach era dueño y señor del mundo de la música, podía estar horas tocando las obras más difíciles e improvisando hasta lo inverosímil. 


No he escogido dos piezas virtuosísticas; cuando digo que Bach escribió su mejor música para el órgano no estoy pensando en su dificultad de ejecución. Los dos corales para órgano que traigo hoy son muy hermosos, para mí, claro, y no demasiado difíciles de tocar. Son tan bellos que muchos músicos y compositores han llevado a cabo transcripciones de los mismos. Las más frecuentes, y famosas, son para piano, las que realizó el gran músico italiano Ferruccio Busoni; también escucharemos alguna realizada por el gran pianista Wilhelm Kempff y creo que alguna otra hecha no sé por quién. 


Wolfgang Stockmeier es un organista prácticamente desconocido en nuestro país pero de gran reputación allende nuestras fronteras.


En interpretación suya escucharemos el coral Ich Ruf Zu Dir, Herr Jesu Christ BWV 639. Este es un coral muy sencillo: escrito en la tonalidad de fa menor, una tranquila pero muy expresiva melodía es acompañada por una armonía arpegiada construida sobre unas negras en el pedalier. Ya sólo escribir, el mero hecho de escribir en el papel, en los tiempos de Bach era toda una proeza: el papel era burdo, no estaba guillotinado por lo que presentaba bordes irregulares; era caro y sólo había blanco, bueno, casi blanco, es decir, no podías comprar papel con los pentagramas ya impresos, te los tenías que hacer tú mismo a tu gusto, democracia pura y dura:


A la derecha de la entrada, hacia arriba, hay una imagen en la que pone «Finale 1734» en la que podemos ver cómo se pintaban estos pentagramas. Lo de «Finale 1743» hace referencia a un programa informático de escritura musical que cada año saca una versión nueva, ahora ya va por el «Finale 2012». Comentario jocoso: antes de que saliera este programa no encontrabas un compositor ni con lupa; fue aparecer y empezaron a proliferar como setas, ¿curioso, no? Bueno, una vez pintados los pentagramas ya podías escribir lo que se te pasase por la mente, con la pluma de una gallina previamente separada de la gallina y cortada en bisel y haciendo un corte a la punta resultante; luego mojabas en tinta y ¡listos! Si te equivocabas estabas apañado, claro... ni Tipex ni goma ni nada de nada:


Hoy en día está muy de moda decir en qué órgano se interpreta la pieza, construido por tal en el año tal situado en la iglesia tal de tal pueblo, o que es una copia de un órgano de la primera parte de la parte contratada de la segunda parte de la parte contratante. A mí me parece vano. Yo no entiendo de órganos. Cuando fui joven toqué en decenas de ellos misas de todo tipo: llegabas a la iglesia que fuera, subías al órgano, le echabas un vistazo, si te daba tiempo lo probabas y comprobabas que estaba hecho polvo en la mayoría de los casos, si todavía te sobraba un par de minutillos echabas un cigarrillo a escondidas, amenizabas el evento, buscabas al de la pasta y te ibas pitando a otra iglesia. Cierto que un órgano es instrumento muy difícil de construir y gran arte el hacerlo con calidad y aprovechando al máximo la acústica de la iglesia. Pero lo que importa es la música y quien la toca, y todo lo demás accesorio y secundario.  El señor Stockmeier no sé ni en qué órgano toca ni en qué pueblo está ubicado, pero a mí me encanta como toca. Tiene muy buen gusto a la hora de escoger la registración. Magistral:

 


El pianista alemán Wilhelm Kempff fue, además, compositor y un excelente músico. Hombre longevo, vivió 95 años, tuvo tiempo hasta para realizar unas magníficas transcripciones para piano, entre las que se encuentra este coral de Bach.


Escuchémosla en interpretación de la pianista Angela Hewitt:



Ferruccio Busoni fue un compositor, pianista, profesor y director de orquesta italiano. Fue un erudito, y evidentemente completamente desconocido en este país. También realizó brillantes transcripciones. Ingenió una puesta en escena para la «Pasión según San Mateo» de Bach, de quien era un ferviente admirador.


Escuchemos este coral transcrito para piano por Busoni en interpretación de Gianluca Cascioli:


www.megaupload.com/?d=XAMAPC43 

Todavía una interpretación más de esta misma transcripción,  sé que puedo llegar a resultar bastante pesado, pero me gustaría que escuchasen ahora a la pianista Simone Dinnerstein:


Para finalizar con este coral, escuchemos una transcripción de A. N. Tarkmann para oboe y orquesta. Interpreta la orquesta «Sinfonia Varsovia»; dirige y toca el oboe Albrecht Mayer:


www.megaupload.com/?d=1AFJIMAA 

Uy, lo siento, acabo de darme cuenta de que esta otra versión también es bellísima. Ustedes me disculpen, si están hartos de mí lo único que han de hacer es saltársela, aunque yo no lo aconsejo. Se trata del pianista Markus Becker tocando una transcripción del compositor Max Reger:



Ahora sí, pasemos al coral Nun komm der Heiden Heiland BWV 659. Esta es una de esas obras de las que suelo decir que habrá quizá otra igual de bonita pero no más bonita; da igual, una ópera, una sinfonía, lo que sea, no hay música que sea más bella que este coral para órgano, claro, siempre en humilde opinión de este servidor de la causa. Este coral está escrito en el modo dorio de sol y, por lo tanto, lleva en la armadura un solo bemol. Este hecho es un pequeño ejemplo que viene a demostrar que la música de Bach no es tonal sino pre-tonal. En primer lugar de versión de Bernard Foccroulle:



Ahora en versión de un organista para mí desconocido. Hay veces, demasiadas, que pierdo informaciones; es muy fácil acumular, imposible ordenar y clasificar. Que a este señor, o dama, yo no lo conozca no quiere decir que no sea un portento, toca que da gozo, por eso lo pongo:



Ahora para piano, transcrito por Kemff y tocado por Angela:



Ahora en transcripción de Busoni tocada por Gianluca:



Y ahora escuchémoslo en  transcripción de A. N. Tarkmann para oboe y orquesta con los mismos intérpretes de antes:

 

 
Para finalizar, escuchemos una versión, en transcripción de Ward SWINGLE, creo, interpretada por el grupo vocal «Swingle Singers». Proviene esta versión de un CD titulado «Jazz Sebastian Bach. Volume I». Hay algunos momentos que han de cantarse octava baja. Merece la pena escucharles, son muy buenos:




Partituras:





7 comentarios:

  1. Querido Carlos,como cada Miércoles he entrado a leer tu Blog hoy no puedo salir sin agradecerte la creación de esta página y todo el tiempo que inviertes en transmitir todas estas reflexiones.

    Me encantó el comentario sobre la enseñanza y me considero afortunado con los profesores que me han educado. Por ello muchas gracias.

    Estas navidades tengo pensado ahorrarme un dinerillo y estoy buscando libros interesantes que tengan que ver con la música y algo de lo que has mencionado en el micro-análisis del concierto de Ravel. Me refiero a como se recibe la información musical. Estoy empezando con "La música como medicina del alma", y veo que hay mucho de psicología (lo cual me atrae).Seguro me puedes recomendar algún libro mas.

    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Querido Salva, me alegro mucho de saber de ti. ¿Sabes? yo también he sido muy afortunado con los alumnos que he tenido. El panorama musical de por aquí es desértico, ya lo sabes tú bien, sin embargo, hay mucha gente muy valiosa, cada año descubro nuevos alumnos que en cuanto los estimulas un poco se entusiasman y estudian todo lo que pueden. Lamentablemente, la mayoría de la gente se malogra. Poco a poco iremos haciendo de esta realidad un sitio más confortable y acogedor par quienes como tú, como yo, y como tantos otros amamos la música. Intentaré aconsejarte algún libro interesante.
    Muchas gracias por tu comentario y por tus amables palabras. Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Muy buenos corales para órgano de Bach. Una auténtica delicia.

    Soy un ferviente admirador y, porqué no decirlo, gozador de la música para órgano de J.S.Bach.
    Desde siempre me ha atraído esta música de una manera extraña. Lo "inusual" del timbre del órgano, su carácter de instrumento "pretérito" y pasado de moda, relegado al ámbito de la iglesia no puede hacernos desconocer los encantos de su música.

    Está claro que a nuestros oídos contemporáneos les entra más fácilmente el sonido del piano con su matización sonora que el "constante" y uniforme sonido del órgano. Y, en mi opinión, la caída en desgracia del último es debido a lo duro que entra.

    Pero se trata de un instrumento maravilloso. Los cambios de registro de "organo plenum" a sonidos aflautados, como oboes, sonidos ululantes es algo con lo que, en comparación, el piano se queda con un sonido esquelético.

    He podido asistir a relativamente bastantes conciertos de órgano en salas y en iglesias. Y he podido disfrutar de un recital con el magnífico órgano de la Catedral de Mahón. Un monstruo de instrumento que importaron los dominadores ingleses. Y, ¿qué pude escuchar entre otras cosas? La impresionante Passacaglia y Fuga en Do menor.

    Esa obra es de otro mundo.

    Si ya las Tocatas y fugas, corales, fantasias son de una calidad superior; esta Passacaglia es sencillamente romper los límites del órgano y también de la inventiva con las variaciones. Escuchar las variaciones en Do m es preguntarse a cada paso: ¿Qué nueva sorpresa nos aguarda a la vuelta de la esquina? Y cuando aparece la fuga "de repente" y evoluciona hacia un clímax final con buenas progresiones y cadencias evitadas se abren los cielos o, mejor dicho, las bóvedas de la Catedral.

    En definitiva, que la música de órgano de Bach es altamente aconsejable y tiene mucho de dónde aprender.

    Sin más, un cordial saludo.

    C. Pescanova

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El genio de Bach es algo que nadie nunca se ha atrevido a poner en duda, bueno, menos en su época, como todo el mundo sabe. Escribió música maestra para todos los instrumentos de su momento, he hizo evolucionar sus técnicas.

      A mí me gustan las preguntas sencillas, y me gusta formularlas a colegas y alumnos; a estos últimos les digo que casi siempre la respuesta más sencilla es la que da en el clavo. Una de estas pregunas es la siguiente: ¿Cuál es la mejor música que escribió Bach? Lamentablemente en los conservatorios no enseñamos a escuchar música ni alentamos a que esa sea una actividad cotidiana, con lo cual, lamentablemente, las respuestas suelen ser más bien pobres: "La pasión según san Mateo"... mmm... "La pasión según san Mateo"... en fin, y poco más. ¿Cual es la mejor música que escribió Bach? Sin lugar a dudas la música para órgano. Si la música que escribió para otros instrumentos, incluyendo la voz humana, claro está, hizo saltar por los aires sus respectivas técnicas y alcanzó las más altas cimas del arte, ¿de qué fue capaz con su propio instrumento, con el instrumento del que fue el mayor virtuoso de su época, y quizá de todas las épocas? Pero, claro, ¿quién escucha en nuestro país la música para ógano de Bach? Pero si la peña no ha escuchado ni sus doscientas cantatas...

      Un cordial saludo

      Eliminar
  4. Hola Carlos, lamentablemente megauploap ha desaparecido y no existen tales enlaces. Lo digo para que lo sepas, yo busco las partituras en ISMLP. Como siempre, la entrada explendida.

    Un abrazo y que sea leve el día de la Santa... (que poca vergüenza)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, nuestros amigos americanos ya se en-cargaron de Megaupload convenientemente. En IMSLP, creo, tienes las scores. Si no las encuentras me lo dices y te las pasaré. Sabes que los audios puedes bajártelos dándole en donde pone divShare. Muchas gracias por tu apreciación.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Ya lo tengo sobre el piano (son fáciles de encotrar), me he bajado los dos. Comenzaré con el que haces mención en la otra entrada (Sol Dorio)

    Gracias

    ResponderEliminar