Páginas vistas en total

Seguidores

sábado, 24 de diciembre de 2011

ERIK SATIE


Erik Satie, ven ustedes, no fue uno de los más grandes. Pero tenía chispa, era ocurrente. De él se dice que ha sido precursor del minimalismo, el serialismo, el impresionismo, el teatro del absurdo y la música repetitiva (aunque yo creo que en realidad fue más bien precursor de los perroflautas). Si el pobre de Satie hubiera sabido que iban a decir de él tantas cosas se hubiera ido a vivir a Australia. Pero no, vivió en Francia entre 1866 y 1925, es decir, 59 modestos años y ya se sabe que a los franceses les gusta mucho hablar, que si esto, que si lo otro.


Cuando empezó a estudiar música nadie daba un duro por él. Esa circunstancia le acompañó en mayor o menor medida durante toda su vida. Vivió rayando la pobreza, es más, se podría decir que amaba la pobreza pues solía predicar a sus amigos y conocidos con la arenga: «Sed pobres». De modo que malvivió la mayor parte de su mala vida en un cuartucho, una especie de minúscula buhardilla en la que había que entrar de lado pues la puerta no se abría del todo ya que tropezaba con el piano.


Al parecer no se alimentaba demasiado bien aunque sí que le gustaba tomar sus copitas, vaya, que le gustaba pimplar. No sabemos si por esto o por otras razones la cuestión es que estaba bastante como un cencerrete.


Cuando murió, se hallaron detrás del piano arriba mencionado numerosos papelitos de muy diversos tamaños con todo tipo de escritos. Eran tantos y tan ingeniosos que dieron para publicar unos cuantos libros y así ganar unos dineritos los editores, de paso, como quien no quiere la cosa. Ya hemos mencionado en este blog alguna de sus ocurrencias, recuerden ustedes la manía persecutoria que tenía esta alma de dios que era Satie por los críticos que, claro, no dejaban pasar la más mínima ocasión para despellejarlo vivo.


Observen en la imagen de arriba de estas líneas con qué elegancia tocaba el armonio, instrumento ingrato a más no poder pues hay que estar manchando con los pies sin parar para que aquello suene. Eso sí, si el instrumento es bueno y se toca con gracia es una delicia.


Bien, pues sin más preámbulo, que ya parezco yo francés también, pasemos a escuchar dos o tres de sus piezas más famosas en versiones y transcripciones distintas. Les pido disculpas de antemano por no especificar más. A continuación aparecerán los reproductores y los enlaces para bajar y punto pelota. Estoy «reventao».

 




















En fin, les ruego encarecidamente que me disculpen por no poner ni el título ni el instrumento ni el intérprete ni nada que se le pueda parecer ni remotamente. Me he pasado todo el día buscando unas piezas y otras y ahora estoy que no valgo una perra. Además, las horas que se han hecho y todavía tengo que afinar la zambomba. Damas, caballeros, les deseo que pasen una velada en paz y armonía.


2 comentarios:

  1. Espere que la sambomba sonara bé! BON NADAL mestre, he entrat per a felicitar-te en estas fechas tan señaladas. Espere que tot et vaja molt molt bé!

    Aprofite per a enllaçar-te un blog que tenia pensat crear fa ja molt de temps i que ara amb les festes volia tirar endavant. http://clar-i-bet.blogspot.com Poc a poc, com les gallines.

    Et "regale" una frase, que no és meua sinó del mestre Palau, a tu i a tots els lectors, per a que tinguen ben present en què consistix açò de la música:

    "Sigueu humanament artistes, per què la lluita professional no vos destruïsca, sinó que vos unisca en l'amor cap a un mateix ideal: la música"

    BON NADAL A TOTS!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por traernos la frase de Palau y por tus buenos deseos.
    También yo te deseo felicidad.
    Un abrazo, Better.

    ResponderEliminar