Páginas vistas en total

Seguidores

sábado, 31 de diciembre de 2011

IN ITÍNERE


IN ITÍNERE

In itínere es una expresión latina que significa «de camino», o «en camino», o incluso «de camino hacia el trabajo». Hemos hablado a menudo de la figura del caminante, de su significado para Schubert, también hicimos mención del zen como camino. El camino no existe, está bajo los pies del caminante, nos dijo Machado, así como el sabor de la manzana no está en ella sino en nuestro paladar cuando la mordemos.


A medianoche quedará un año más tras nosotros, como un tocón en una carretera. Nuestros pies seguirán adelante, mal que bien, y cruzarán esa frontera invisible, saltarán esa valla tras la que no sabemos qué nuevos horizontes nos aguardan, qué nuevos sabores y sinsabores. Pero es nuestro sino, está en nuestra naturaleza, seguir caminando, seguir desenrollando la alfombra que aguarda bajo nuestros pies, rico tapiz unas veces, otras tosca esterilla. Todo es camino.


Del ciclo de Lieder que Schubert escribiera, llamado Die schöne Müllerin, «La bella molinera», les dejo aquí, por si se les antoja algo que no sea un vals, su primer Lied, el titulado, Das Wandern, «Caminar». Les dejo dos versiones por dos intérpretes, con sus respectivos pianistas, ya muy conocidos en este blog: Fritz Wunderlich, acompañado por Hubert Giesen y Dietrich Fischer-Dieskau, por Gerald Moore. Esta es la traducción del texto, cuyo autor es el mismo que el del Winterreise, Wilhelm Müller, apellido este último que curiosamente significa «molinero»:


Das Wandern

Caminar

¡Caminar es el placer del molinero,
caminar!
Muy mal molinero tiene que ser
aquél que nunca pensó en caminar,
caminar!

¡Del agua lo hemos aprendido,
del agua!
No tiene descanso de día ni de noche,
siempre está deseando caminar
el agua!

¡Lo vemos también en las ruedas,
las ruedas!
Nunca se están quietas,
y nunca se cansan de girar durante mi jornada,
las ruedas.

¡Incluso las piedras, por mucho que pesen,
las piedras!
bailan en alegre fila
y quieren marchar todavía más rápidamente,
las piedras.

¡Oh, caminar, caminar en mi delicia,
oh, caminar!
Señor maestro, señora maestra,
dejadme seguir mi camino en paz,
y caminar!

 En primer lugar, Wunderlich:


www.megaupload.com/?d=M3LGJ8QP

Ahora Fischer-Dieskau:


www.megaupload.com/?d=BGFXR8L5

El camino, la figura del caminante, fue una constante en el imaginario de Schubert. También escribió esta fantasía para piano titulada Wanderer, que podemos escuchar en interpretación de otro viejo amigo de este blog y a quien también gustaba mucho caminar, hacer largas caminatas, Sviatoslav Richter. Consta esta fantasía de cuatro movimientos:

Allegro con fuoco ma non troppo


www.megaupload.com/?d=NGZE7SW5


Adagio 



www.megaupload.com/?d=J9C4BEAP


 Allegro



www.megaupload.com/?d=GR6BYKCO
   

Que sepamos todos aceptar de buen grado lo que vayamos encontrando en el camino, que nuestra curiosidad por saber qué se esconde tras cada recodo no merme, y que la pasión y la alegría de vivir sean nuestras compañeras de viaje, y buena música, siempre buena música.


P. S. No sé por qué diantres todos los enlaces menos uno han salido en negro. Si quieren poner en marcha los que están en negro tendrán que copiar y pegar. Disculpen las molestias.

4 comentarios:

  1. Mestre ya he visto los dos vídeos de Borges. A ver, yo digo como él, que por "deficiencia mia", no sé apreciar del todo lo maravilloso que debía de ser este hombre. No llego a entender si su reacción ante los halagos es modestia sincera y real, o es pudor ante algo que sabe que es verdad sobre sí mismo pero que le da reparo reconocer.

    Me recordaba en cierto modo a la actitud que hubiera tenido el mismísimo Mozart, quien compuso verdaderas preciosidades pero también mucha paja para poder comer. Me imagino a un Mozart anciano reconociendo que tal sonata la podríamos olvidar, que de tal ciclo de cuartetos se podría sacar poco bueno, etc., de igual manera que hace Borges en la entrevista.

    Y por último me quedo con una reflexión que hace nada más empezar la entrevista, y es que según él los artistas tienen la obligación de transformar los sentimientos en símbolos para que puedan llegar a todo el mundo. Más o menos decía algo así. Y eso es una afirmación tan contundente que incluso asusta.

    Te dejo, Carlos, pasa una buena noche y una buena entrada de año. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Apreciado José, tus comentarios sobre los vídeos de Borges son muy certeros. Pones el dedo en la llaga cuando te preguntas si es modestia o pudor. Yo no lo sé. Ya dije al comentar el primer vídeo que me parecía un poco exagerada su modestia, un poco al estilo oriental, que cuando reciben a alguien en casa dicen aquello de: bienvenido a mi miserable morada. Pero aunque no lo sepa da igual, creo que sí, que es modestia, o en todo caso pudor, que para el caso es lo mismo; quiero decir, tanto la una como el otro son dos actitudes admirables. También es admirable la portentosa memoria del anciano, recuerda y recita páginas y páginas de distintos libros, poemas, en uno u otro idioma; y qué páginas y qué poemas. Creo que cuando alguien, como en el caso de Borges, se encuentra próximo a la muerte, se da cuenta de que el arte no es gran cosa, tan sólo algo «que entreteje naderías». Porque, al fin, ¿qué te llevas?, nada, lo mismo con lo que viniste, nada. Dice también que en cuanto algo sale de sus manos ya no le pertenece, ya forma parte de la tradición. Y todas estas cosas son muy ciertas, y creo que en saberlas y en admitirlas y reconocerlas con humildad y modestia, es ejemplo de grandeza, de sabiduría. Ahora, lo que hay que hace es leer a Borges, aunque él diga que no, que hay que leer a otros... sí, a otros también, pero también a Borges.
    Todas las personas deberíamos intentar descubrir qué es lo que mejor somos capaces de hacer y hacerlo. El artista recibe estímulos, sus sentidos captan cosas que los demás ni tan siquiera perciben; esos estímulos hieren la sensibilidad del artista, para bien y para mal; luego hay que digerirlos y, por último, si se es lo que hay que ser, es metamorfoseado en símbolos de una u otra índole: digamos que lo que la persona corriente no percibe, el artista se lo da masticadito para que también lo viva y le conmueva. Sí, asusta, asusta saber que tenemos todos y cada uno que dar lo mejor de nosotros mismos, en la parcela en la que destaquemos, eso nos hizo bajar de los árboles y salir de las cavernas, nos hizo aprender a encender el fuego y a construir la rueda.
    Me han gustado mucho tus comentarios; además, te expresas muy bien en castellano, que no es tu lengua materna. Sin darte cuenta ya estás haciendo lo que dice Borges, estás convirtiendo en símbolos la impresión que te ha causado la voz cansada pero llena de sabiduría de un anciano, sus gestos, su sonrisa. No te asuste, es eso.
    No te chites molt tard i aspallet en la beguda. Y sobre todo, un feliz año nuevo lleno de descubrimientos. Un abrazo, Better.

    ResponderEliminar
  3. Carlos, un secreto. Pero que no salga de aquí. Mi lengua materna es el castellano. Mis padres son del mismo sitio que los padres de mi compañero Sevi. El caso es que hace siete años que mi lengua de expresión tanto oral como escrita es el valenciano. Tengo la suerte de desenvolverme bastante bien con las dos y la desgracia de no saber hacerlo en inglés, francés o italiano. Tiempo al tiempo, todo se andará.

    Disculpa tú, y sobretodo que nos disculpe Schubert, por mancillar su momento de gloria hablando de Borges.

    Estoy de acuerdo con lo que dices y con lo que dice Borges que, aunque asuste, va cargado de razón. Pienso que no podemos estar en disposición de determinados conocimientos y no transmitirlos. Es una actitud egoísta. Y mucho más en aquellos docentes sin vocación que deberían tener esto como máxima, y de la cual cosa tú por experiencia sabes mucho más que yo.

    Un abrazo, mestre.

    ResponderEliminar
  4. Yo te guardo el secreto, palabrita del niño Jesús. Es fantástico que ya domines, prácticamente, dos lenguas. Ya vendrán más. Por otro lado, no sé si es que no te gusta Borges o qué: no se desmerece la figura de Schubert por ponerla junto a la de Borges, es más, si hubieran sido coetáneos, o tan sólo contemporáneos, estoy casi seguro de que Schubert hubiera puesto música a algo escrito por Borges. Sea como fuere, esto daría lugar a un debate que extendería en mucho las posibilidades de este blog. Creo que ya he repetido demasiadas veces que para mí Borges es un coloso de la literatura universal.
    Un abrazo, amigo José

    ResponderEliminar