Páginas vistas en total

Seguidores

miércoles, 28 de diciembre de 2011

JORGE LUIS BORGES, A FONDO. 1980


Afortunadamente para todos, en el año 1980, le fue concedido a Borges y conjuntamente a Gerardo Diego, el premio Miguel de Cervantes de literatura. Diego tenía 84 y murió a los 90; Borges sólo tenía, él dice «apenas» 81 y se fue de este mundo a los 86.Y digo afortunadamente no porque me parezca que era de justicia que se lo otorgaran: a mí los premios me parecen una farsa, se conceden por razones que se escapan de mi entendimiento.


Digo afortunadamente porque con ocasión de esta circunstancia, nuestro amigo Joaquín Soler Serrano, no dejó pasar la oportunidad, ya que el maestro estaba por estas las tierras de su «amigo» Cervantes, y lo cazó para hacerle otra entrevista en su programa «A fondo». En esta ocasión, tendremos la oportunidad de ver a un Borges muy envejecido, con muchas más dificultades físicas. No puedo dejar de señalar que el papel del entrevistador, en esta ocasión, no me agrada: atosiga al maestro, habla por encima de él, no le deja terminar las frases... Obsérvese cómo en el lapso se tiempo entre una y otra entrevista llegó a España esa cosa tan moderna y estupenda llamada la televisión en color.
En una entrada ya tuvimos ocasión de leer el «Poema de los dones», en el que Borges confiesa no haber sido feliz. En esta entrevista tendremos ocasión de escuchar del propio Borges su conformidad con lo dicho en el poema. 


Y algo más:

Quizá a los jóvenes sorprenda, como es natural, que una persona esté cansada de vivir, que ya no quiera vivir más. Quizá le resulte todavía más sorprendente que ese cansancio, que ese afán por partir, no esté teñido de amargura sino que sea un deseo casi feliz, el deseo de partir ya que el cansancio nunca es feliz. Borges era sabio, anarquista, ateo o agnóstico  ̶  a él se debe esa lúcida frase que dice estoy dispuesto a admitir hasta que hay un dios que son tres  ̶ , que había amado y había sido amado y que, según él, había tenido la fortuna de haber escrito tres o cuatro buenas páginas. Entonces, ¿para qué más?, ¿más qué? Sí, pide a la vida un año o dos más para terminar algo que tiene entre manos y hacer un par de viajes.


Una vez más me permito aconsejarles que vean y escuchen con atención, sin prisas, este vídeo. Es cierto que se repiten cosas que ya se dijeron en la entrevista de 1976. Pero aún así es muy difícil no aprender cosas de un sabio. Asimismo aconsejo encarecidamente a mis alumnos que lean, que no dejen de leer ni un solo día. Dijo Borges: Uno no es lo que es por lo que escribe, sino por lo que ha leído.


Por último he de avisarles de que para poder subir el vídeo al blog, tanto este como el anterior, he tenido que subirlo previamente a Youtube. Nada más subir el anterior recibí un aviso de Youtube previniéndome de que quizá el contenido o la licencia de este vídeo pertenezca a alguien. No sé qué puede significar este aviso ni las consecuencias que puede tener, en todo caso que lo quiten de Youtube, digo yo. Les dejo con el maestro:





6 comentarios:

  1. Hola Carlos, feliz navidad.

    Lo de Youtube debe de ser un aviso automático, pues los vídeos de hora y media a menudo son películas y es normal que se ponga "alerta". De todas formas, videos de RTVE no creo que haya problema, siendo televisión pública pagada por todos.

    Sobre Borges, no hay mucho que decir pero sí que aprender. Te agradezco estos vídeos que ni sabía que existían. Borges debió ser una de las mentes más lucidas del siglo veinte, además de un gran escritor, al que nunca dieron el Nobel por motivos políticos. Aunque prefiero los cómics de lesbianas.

    En la entrada anterior comentabas lo que ha cambiado el mundo de las entrevistas y de los intelectuales en general en los últimos veinte, treinta, o cuarenta años, que a saber cuándo empezó a cambiar la cosa. Yo no creo que haya cambiado tanto: leerá, irá al cine o a conciertos la misma proporción de gente ahora que hace cien años, y probablemente que hace trescientos. Soy bastante optimista y sí pienso que la gran masa inculta ya no lo debe ser tanto, dadas las facilidades que hay hoy en día para acceder a la cultura.

    Lo que no entiendo es que la gente que estudia bellas artes, música, filologías, filosofía, etc. apenas lea libros, escuche música, vea películas o vaya a espectáculos serios. Debería ser algo obsesivo, como tú que sé que pasas el día leyendo, escuchando o viendo. Deberíamos ser apasionados, y no sólo con la música, si no con todas las formas de expresión humanas.

    Sin embargo, los conservatorios, escuelas de arte y de literatura estan llenos de zombies intelectuales, entre profesores y alumnos. Del resto de carreras, arquitectura, medicina, ingenierías, para qué contar. Esto sí debe de haber cambiado en el último medio siglo, y creo que gran parte de la culpa es del "todo el mundo a la universidad", que queda muy progresista pero que sólo resulta en un montón de analfabetos con título.

    A veces me pregunto si no seré yo uno de esos. Con tanta compulsión por leer, escuchar, ver pelis y series, hacer algún viaje cultural, etc. me he acabado pegando el poema de Bukowski que publicaste, en la pared de mi cuarto porque, la verdad, uno peca bastante de procastinación, y darme una bofetada con él de vez en cuando viene bien para ponerme en marcha, para no acabar siendo un alfabetizado sin título :P. Aunque no lo agradecí entonces, aprovecho para hacerlo ahora, pues no lo conocía y me impresionó mucho.

    Y nada más, feliz navidad otra vez, y más agradecimientos por el blog, y por contribuir a mi alfabetización y a la bajada de mi nota media.

    Víctor

    ResponderEliminar
  2. Querido Víctor, qué iconoclasta que eres. Te pasa un poco como a Satie, que estás como un cencerrete. Sana locura la tuya.
    Comienzo por el final. Tranquilo, no te quitaré medio punto de tu nota media, sobre todo ahora que has hecho públicas mis intenciones de hacerlo... Además ¿cuál es tu nota media? si lo averiguas no dejes de ponerme al corriente.
    Me alegra tu optimismo. Yo no lo poseo. Creo que la sociedad está enferma, está hundida y hozando en sus propias inmundicias. Estoy muy convencido. Si se mantuvieran las proporciones, como tú dices, de vez en cuando encontraríamos algo realmente cultural por algún sitio. Yo no lo encuentro. Lo que dices de que los estudiantes no leen es muy cierto. Por un lado, a los chavales les obligan a leer verdaderas porquerías. Luego, cuando están en la universidad, el tiempo de permanencia en ellas hace imposible, materialmente, la lectura. Es cierto que hoy en día por Internet encuentras muchas cosas; pero si quieres comprarte un libro sus precios son escandalosos. Esta mañana, día del socio en Fnac, con descuentos y no sé qué gaitas, tres libros casi ochenta pavos. Vergonzoso.
    La mayoría de la gente no sabe qué es la pasión; tengo la impresión de que se imagina que es algo que sólo tiene que ver con el amor o con la sexualidad. Cada día, nada más levantarme, lo primero que veo es el cielo, negro como boca de lobo, y unas estrellas tímidas hacia el mar, y un viento frío, y con esos pocos elementos, nada más levantarme siento la pasión de estar vivo y poder ver y respirar y sentir.
    A mí nunca me han gustado los cómics. Cuando era muy pequeño leí las novelas de Julio Verne ilustradas. De eso que hablas no entiendo. Pero me pareces un procaz.
    Por último, ¿qué significa «procastinación»?
    Un abrazo, amigo Víctor, y gracias por tu comentario y por tus agradecimientos.

    ResponderEliminar
  3. Hola Carlos,

    Procrastinar es dejar las cosas para más tarde, aplazar según la rae (http://rae.es/rae.html para consultar sus diccionarios), algo que hago mucho cuando paso horas entre leyendo, viendo alguna película y escuchando música, sobre todo. Vamos, que uno es un poco vago, pero lo admito.

    Lo de los cómics era una broma, pero también soy desvergonzado. No me avergüenza decirlo.

    Sobre la pasión, es verdad que no todo el mundo la conoce más allá de la instintiva o natural, que viene a ser sexual. Y es triste hablarle a alguien de eso y ver como se sienten ofendidos o tristes, pues no la conocen.

    Sobre el optimismo, supongo que es porque yo sí encuentro cosas, a montones, para alimentar mi espíritu. Cosas de ser joven e inexperto. Se me ocurren desde las pelis ed Takahata (que te dejé una en el dropbox hará un par de semanas, la tumba de las luciérnagas), a la música de Eric Whitacre (http://www.youtube.com/watch?v=0Zqp0OpzMAI) o Lera Auerbach (http://www.youtube.com/watch?v=PuL72p5VtgA), por poner jovencitos, o los conciertos de samamadrid, http://www.samamadrid.org/, de lo mejorcito y más barato cuando vivía allí. Pero igual todo esto es sólo porque soy joven y me dejo llenar con cualquier cosa. Ojalá me dure.

    ResponderEliminar
  4. Mestre, suscribo el comentario de Víctor. En la sociedad actual tenemos más alternativas de entretenimiento tal vez que hace 40 o 50 años y es normal que nosotros, cabecitas pocopensantes, nos desviemos y nos dejemos embaucar. Ahora bien, también es cierto que las nuevas tecnologías nos acercan más la cultura a los que queremos llegar a ella. No hace falta ir al Palau para coger un folleto de conciertos, está en internet. Podemos ver mil y una veces nuestra versión favorita de X obra en Youtube y compararla con otras X versiones subidas, etc. Tú mismo al cabo del día aumentas más tus conocimientos que en tu época de estudiante porque tienes más recursos. Estoy con Víctor. Que la paja no nos impida ver el grano, que lo hay y mucho.

    Por cierto, estoy intentando sacar horas para ver la entrevista a Borges. Ya te diré algo. Un abrazo mestre

    ResponderEliminar
  5. «Procastinación» es lo que escribiste en tu comentario anterior, sin la segunda «erre», por eso el diccionario me dijo que nanai; jamás había oído ni leído ese verbo y es buenísimo, ahora, difícil de pronunciar en toda su conjugación, como para ponérselo a un francés en un examen oral de español. No es un tópico que los profesores aprendemos de los alumnos, siempre y cuando haya diálogo entre ellos y no un monólogo y ligeros movimientos de cabeza en el otro lado.
    Sé que era una broma. Pero, fíjate, yo no creo que seas desvergonzado: creo que eres bromista y procaz pero creo que eres más bien un poco tímido.
    Tu tercer párrafo viene a ejemplificar, en cierta medida, la razón de mi pesimismo. Es más, en la actualidad se dan, según tengo entendido, un montón de situaciones en las que ni en la sexualidad encuentra sitio la pasión. Es un poco como en muchas cosas de hoy en día: sexualidad de usar y tirar.
    Pesimismo, optimismo, creo que da igual. Lo importante es no perder el sentido del humor y, si es posible, no perder la alegría. Seguirás encontrando productos del ingenio humano durante toda tu vida, y mil vidas que vivieses, con los que apaciguar el insaciable apetito de la curiosidad intelectual o vital. Yo ya tengo cierta edad y, como te decía ayer, todavía me apasionan a diario multitud de cosas. Eso es algo que se lleva dentro, unos ojos interiores que no se pierden ni con la edad ni con los infortunios.
    Un abrazo, Víctor.

    ResponderEliminar
  6. Apreciado José, tienes razón pero ocurre una cosa: es tan malo el exceso como el defecto. Cuando yo era joven, teníamos lápiz, goma y papel, poco más. Es cierto que te podías quedar mirando las musarañas durante horas. Pero hoy en día, ¡es tan difícil encontrar las circunstancias adecuadas para concentrarse!, cuando no suena el móvil suena el fijo, cuando no te llega un sms te llega un Email, luego llaman a la puerta, o te encandilas viendo no sé qué por la red, o buscando y amontonando libros y otras cosas; cualquier interrupción de estas puede echar al traste el trabajo de toda una mañana. Las oportunidades, por no decir tentaciones, que brinda la sociedad actual son tantas que muchas veces pueden ser más perniciosas que sólo tener lápiz, goma y papel. Antes, un compositor, o lo era o no lo era; hoy en día, cualquier soplagaitas con el Finale 2011 es compositor. La tecnología también sirve de parapeto a muchos mediocres, por no decir inútiles.
    Paradójicamente, yo pienso que lo mejor que tiene la sociedad actual es la tecnología. Pero todavía no han sacado su manual de instrucciones. Gracias a la tecnología, ahora, en tiempos de vacaciones, podemos seguir debatiendo, conversando, intercambiando opiniones. Y eso es fantástico. Nos aproxima, nos une, crea constantes ocasiones de que aprendamos los unos de los otros. No creo que a ti te haga mucha falta ese manual de instrucciones, dices que estás «intentando sacar horas para ver la entrevista a Borges». De eso se trata, de dominar los medios y no que ellos te dominen a ti.
    Un abrazo, Better.

    ResponderEliminar