Páginas vistas en total

Seguidores

viernes, 23 de diciembre de 2011

LA LEY DE LA SELVA, o DVRA LEX, SED LEX

Reproduzco a continuación, tal cual la he encontrado, la noticia que ha publicado el diario LA VANGUARDIA.COM, en su sección de sucesos.

«El fiscal pide siete años y medio de cárcel por tocar el piano en casa.
La acusada es una joven concertista que practicaba en horario diurno.

Santiago Tarín
Barcelona

El talento no siempre es una bendición. Laia Martín es una joven promesa del piano, pero su afición le ha costado un disgusto. Una vecina le interpuso una denuncia por ruido mientras practicaba en su domicilio de Puigcerdà y ahora el fiscal le pide siete años y medio por contaminación acústica y lesiones psíquicas. La acción penal también se hace extensiva a los padres de la concertista a los que considera cómplices. Su letrado, Marc Molins Raich, estima que este asunto "es un buen ejemplo de lo que no debe hacerse con el derecho penal".

Laia tiene 26 años. Empezó a estudiar música en Manresa para luego completar sus conocimientos en el Conservatori del Liceu. Ahora compagina estudios con actuaciones y giras. Pero el currículum que figura en el escrito de acusación del fiscal de Puigcerdà es bien distinto. Allí se hace constar que en octubre de 2003 los padres de Laia le compraron un piano, y que entre esta fecha y septiembre de 2007 "alentada y ayudada activamente por sus padres, se dedicó a tocar el piano en el domicilio durante un mínimo de cinco días a la semana, desarrollando dicha actividad desde las 9 a las 13 horas y desde las 14 a las 18 horas". Esta práctica constante incomodó a una vecina, que interpuso una denuncia que derivó en inspecciones del ayuntamiento de la ciudad y de la dirección general de Qualitat Ambiental, que señalaron que se superaban los límites legales. La vecina sufrió ansiedad y dejó temporalmente la vivienda. El asunto ha acabado en los tribunales y el resultado es que el fiscal acusa a Laia, como autora, y a sus padres, como cooperadores necesarios, de un delito contra el medio ambiente por contaminación acústica y otro de lesiones psíquicas, por los que exige un total de siete años y medio de prisión.

El abogado de Laia, Marc Molins Raich, del despacho Roca Junyent, considera que el asunto es un exceso porque "la jurisdicción penal está reservada al castigo de las conductas más graves y ofensivas de la convivencia y este tema nunca se tendría que haber criminalizado. Y, en caso de ser judicializado, como máximo en la vía civil o administrativa". Además, estima que "considerar que un programa de formación musical es una fuente de ruido o contaminación acústica lesiva del medio ambiente representa un error conceptual tan grave como equivocado. Comparar el uso de un piano con el ruido de una discoteca o un aeropuerto es equivocado e injusto".


La calificación fiscal se detiene en el año 2007. Fue entonces, ante los problemas por el ruido, cuando los padres de Laia decidieron dejar el piso de alquiler para trasladarse a una casa más aislada, donde su hija pueda tocar sin problemas. El talento no es siempre una bendición. Y el escrito del ministerio público añade un colofón a la pena: la inhabilitación durante cuatro años "para el ejercicio de cualquier profesión u oficio relacionada con el uso de pianos como instrumento musical". O sea, el concierto como instrumento del delito.»


Cerca de mi casa hay una plaza en la que todas las noches, todas, y en especial de jueves a domingo, se montan unas jaranas desde las doce de la noche hasta las cinco de la madrugada que eso no es normal. En estas jaranas se consume todo tipo de todo. Pero sobre todo, se monta un ruido que eso no se puede aguantar: gritan que parece que lo hagan adrede, berrean, hacen como que cantan, se traen tambores de esos que está de moda tocar a lo bestia y tal. Llevan años haciéndolo: casi todas las noches algún que otro vecino llama a la policía. si no tienen nada más urgente que atender se dan una vuelta por la supradicha plaza, aunque claro, han de reunir los efectivos suficientes, si no se los comen, como ha ocurrido en alguna ocasión. La cuestión es que estos jóvenes siguen, día, semana, mes, año, tras, día, semana, mes, año, sin dejar dormir al vecindario. Impunemente, porque sí, porque estamos en democracia, porque tienen derecho... Y a esta chavala la quieren meter en la cárcel por estudiar. Vamos bien, recto y con paso firme, hacia el abismo.

Es inaudito, es como si vas al fiscal y le dices: yo tengo vocación por la música, a mí me gusta estudiar...


... y él, incomprensivo, insensible a tu naturaleza artística, va y te suelta:


Por otro lado, los reporteros de «Guerra y Paz», han tenido acceso a unos informes secretos pero tan fiables como Pepe Gotera y Otilio, según los cuales se van a construir unos conservatorios (MENOS MAL) a los que no les va a faltar de nada, unos conservatorios para chuparse los dedos:


Edificios diseñados por Calatrava, los hermanos. Obsérvese la ingeniosa imitación en la fachada del teclado de un piano:


 Amplio salón de actos:


 Sala de reuniones igual o más amplia todavía:


 Capilla:


Luminosos pasillos:


 Cabinas de estudio...:

... bien numeradas y señalizadas para que no haya equívocos:


Funcionales escaleras de diseño danés:


Laboratorio:


 Lugares con encanto, para la relajación y el descanso:



Lo cierto es que las fuentes de donde nuestros reporteros han obtenido estas estúpidas informaciones, más que fuentes son grifos, eso sí, tampoco son solventes, más bien disolventes y dignas del mayor descrédito. Pero ahí están, algo es algo. ¿Acabaremos asín en este nuestro querido y maltrecho país al que cada cual llama como se le antoja? No lo sabemos. Para estar siempre informados de las penúltimas noticias sintonicen RADIO ARMENIA, y si no saben armenio da igual, váyanse de jarana hasta las cinco de la madrugada proclamando voz en cuello a los cuatro vientos que viven en un país LIBRE Y DEMOCRÁTICO, se llame como se llame.

P. S. (1) Laia, si por un casual lees esta página, te deseamos toda la suerte para que salgas airosa de este trance inexplicable y absurdo. Si no la lees, también, pero no te enterarás de que te lo deseamos, claro está.

P. S. (2) Los responsables de este su blog amigo, no se hacen responsables de las opiniones en él vertidas y pervertidas. En todo caso se acogen a la quinta enmienda y se van de merienda. Estos son sus principios, si no les gustan tienen más.

2 comentarios:

  1. Hola Carlos, no puedo creer lo que leo, bueno sí porque viene de tí claro, pero es INCREÍBLE. Ésto es de pasar vergüenza pero vergüenza, cuando les llegue la noticia al parlamento europeo ¿nos dejarán seguir perteneciendo a la Comunidad Europea? Laila toca alto el piano seguro que lo haces de maravilla toca para este país de fandango y pandereta.

    ResponderEliminar
  2. Hace tiempo ya se dio un caso; un chaval de doce o trece años estudiaba piano a mediodía en casa de sus abuelos; le metieron una multa de no te menees y no lo metieron en la cárcel porque todavía iba con pantalones cortos. No solo no se fomenta ni se estimula y premia el estudio y el sacrificio, se castiga y con la cárcel. Supongo que Laia no irá a la cárcel pero tan sólo que se plantee esta situación debe de ser tan insultante y ofensivo, tan humillante para ella que no hay derecho. Y mientras tanto los cafres, vándalos y energúmenos hacen lo que les da la real gana con total impunidad.
    Muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar