Páginas vistas en total

Seguidores

viernes, 30 de septiembre de 2011

PRIMER MOVIMIENTO DE SINFONÍA (1891), de RACHMANINOV


Rachmaninov en 1890
Por mucha música que se escuche, por mucho que se lea y estudie, por mucho que se investigue, lo único que se consigue es delimitar la magnitud de la propia ignorancia. Así, esta mañana temprano he descubierto por la vasta red algo que desconocía por completo y me ha causado gran regocijo y, posteriormente, enorme deleite: el «Primer movimiento de sinfonía: Grave; Allegro moderato» de Rachmaninov, compuesto, como primer intento en el género sinfónico, en el año 1891, es decir, cuando contaba 18 años. 

Las manos de Rachmaninov
Y digo enorme deleite porque ya desde los primeros compases de su audición he descubierto en esa música la personalidad del gran músico ruso, esa dulce melancolía particularmente rusa de la que ya he hecho mención en alguna parte y que tan afín es a mi personalidad. Ya en otras ocasiones he dado evidentes muestras de poseer una estupenda ignorancia. Así, no tengo ni la más remota idea de cuándo se descubrió esta pieza, ni cuándo se interpretó o grabó por primera vez, ni tan siquiera sé si este movimiento ha sido conocido por todo el mundo, menos por mí, desde el momento de su creación; no es a mí a quien se puede aplicar ese sabio proverbio:

«Dichoso aquel que ha sabido desentrañar las causas secretas de las cosas»

No obstante, sí que me causa gran dicha compartir este precioso hallazgo; de modo que, sin más dilación, escuchemos el «Primer movimiento de sinfonía: Grave; Allegro moderato» de Rachmaninov, interpretado por la St. Louis Symphony Orchestra bajo la dirección de  Leonard E. Slatkin:


Quien además de escucharlo desee bajárselo y así poder oírlo a su entero antojo ha de darle al http de aquí abajo:


Invierno en San Petersburgo

jueves, 29 de septiembre de 2011

CANCIÓN A UNA MUCHACHA MUERTA, de VICENTE ALEIXANDRE





Canción a una muchacha muerta

Dime, dime el secreto de tu corazón virgen,
dime el secreto de tu cuerpo bajo tierra,
quiero saber por qué ahora eres un agua,
esas orillas frescas donde unos pies desnudos
se bañan con espuma.


Dime por qué sobre tu pelo suelto,
sobre tu dulce hierba acariciada,
cae, resbala, acaricia, se va
un sol ardiente o reposado que te toca
como un viento que lleva sólo un pájaro o mano.


Dime por qué tu corazón como una selva diminuta
espera bajo tierra los imposibles pájaros,
esa canción total que por encima de los ojos
hacen los sueños cuando pasan sin ruido.


Oh tú, canción que a un cuerpo muerto o vivo,
que a un ser hermoso que bajo el suelo duerme,
cantas color de piedra, color de beso o labio,
cantas como si el nácar durmiera o respirara.


Esa cintura, ese débil volumen de un pecho triste,
ese rizo voluble que ignora el viento,
esos ojos por donde sólo boga el silencio,
esos dientes que son de marfil resguardado,
ese aire que no mueve unas hojas no verdes.


¡Oh tú, cielo riente que pasas como nube;
oh pájaro feliz que sobre un hombro ríes;
fuente que, chorro fresco, te enredas con la luna;
césped blando que pisan unos pies adorados!

Vicente Aleixandre

.o0O0o.
Declamado por el autor:

 

Pavana para una infanta difunta, piano. Ravel:


Pavana para una infanta difunta, orquesta. Ravel:

 

 En el mismo orden para bajar:




miércoles, 28 de septiembre de 2011

CHI IL BEL SOGNO DI DORETTA (LA RONDINE), de PUCCINI


Puccini (1858 – 1924) es mi compositor de ópera predilecto. Escribió tantas arias bellísimas que es muy difícil escoger sólo una. La que subo hoy es tan hermosa como tantas otras. «Chi il bel sogno di Doretta» pertenece a su ópera «La rondine», «La golondrina», y así como ayer pudimos hablar del argumento de «Sansón y Dalila» puesto que es una historia vieja como el tiempo y que todo el mundo conoce, en el caso de «La golondrina» sólo diremos, para no descubrir su trama, que se trata de una comedia de enredo, de hecho a este tipo de ópera se le denomina «ópera cómica». 


El aria en cuestión es un aria bellísima. El momento en el que el texto dice Folle amore! Folle ebbrezza!, (¡Loco amor! ¡Loca ternura!), la música de Puccini conmueve hasta a una piedra. Una vez más nos encontramos con una música de una escritura no escolástica, que sobre el papel resulta cuestionable, pero que, ah maravilla, cuando suena... Esto ocurre con muchos compositores. Los profesores y los tratados nos enseñan un montón de reglas y nos suspenden si no las cumplimos a rajatabla; y luego resulta que hay tantas excepciones a esas reglas que por obediencia nos perdemos, quizá, lo más bello de la música. O casi.
El texto dice así:


Escuchemos a Angela Gheorghiu, magnífica:

 

Quien así lo desee puede bajarse esta versión de Gheorghiu más otras ocho versiones diferentes pinchando aquí abajo:


martes, 27 de septiembre de 2011

MON COEUR S’OUVRE À TA VOIX, de SAINT-SAËNS



              «Mon coeur s’ouvre à ton coeur» es un aria que pertenece a la ópera «Sansón y Dalila» del compositor Camille Saint-Saëns de quien ya escuchamos en este blog una pequeña composición. «Samson et Dalila» es lo que se denomina una grand opéra, un tipo de ópera de grandes dimensiones en la que todo es a lo grande: gran orquesta, muchos personajes, temas históricos, ostentosos vestuarios, etc. Esta ópera, como es de suponer, está basada en algunos episodios bíblicos dedicados a esta peculiar pareja; su libreto fue escrito por Ferdinand Lemaire. Un dramón: por un lado Sansón (tenor dramático), hebreo y con unos poderes sobrenaturales de aúpa, entre los que destaca su hercúlea fuerza; no obstante, al igual que en el caso de Aquiles y su famoso talón, los poderes de Sansón desaparecerían si alguien le cortase su luenga cabellera. Estos poderes le han sido concedidos para que destruya al ejército de los filisteos. Pues nada, resulta que una tal Dalila (mezzosoprano), filistea y bellísima, le seduce y le saca a Sansón con sus artes femeninas el secreto de su vulnerabilidad. De modo que, mientras el fortachón se está echando una siestecilla, zas, le corta los cabellos y con ellos se le van las fuerzas al traicionado Sansón. No obstante, en una fiesta que montan los malvados filisteos se presenta Sansón conducido por un lazarillo, pues previamente le habían sacado los ojos, y, echando el resto saca fuerzas de flaqueza y, zumba, derriba el templo en el que todos estaban congregados y muere hasta el apuntador, incluido Sansón y la pérfida Dalila.
              Esta aria recoge el momento en el que (copio y pego de la Wiki) «Dalila seduce a Sansón mostrándose como una mujer sensible y afligida por las barreras étnicas y religiosas que impiden su felicidad». En este episodio «destaca la maravillosa aria-dúo de Dalila ("Mon coeur s'ouvre à ta voix"), verdadero momento culmen de la obra, la seducción de Dalila y la flaqueza de Sansón». En fin...
              Se trata, en efecto, de un aria bellísima, para mezzo, compuesta de una estrofa y un estribillo que se repiten; en la repetición del estribillo hay una intervención del tenor que crea un bello contrapunto. Dentro de su sencillez esta aria contiene lo que escolásticamente se considerarían unas incorrecciones que vienen a demostrar que lo no escolástico suena, en ocasiones, de manera muy bella. Este estribillo emplea un motivo melódico muy utilizado durante toda la historia de la música con un significado simbólico muy determinado; el giro en cuestión es el cromatismo, sobre todo en sentido descendente. Un cromatismo es una serie de sonidos que en lugar de proceder alternando tonos y semitonos sólo utiliza semitonos. Para entendernos: sería como en lugar de bajar una escalera, peldaño por peldaño, nos dejásemos deslizar por una suave rampa descendente. La simbología es clara: evoca el deslizamiento sinuoso propio de la serpiente; por esa razón, siempre se ha utilizado para poner música a textos relacionados con el pecado, la caída, el diablo y cosas así. Aquí está claro que simboliza la seducción, diabólica, de Dalila. Yendo un poco más lejos ese suave cromatismo también podría recordar la suavidad de los vestidos de seda, la suavidad de la piel de Dalila, la suavidad de dejarse llevar por la sensualidad. Insisto, la verdadera maestría de un músico queda demostrada cuando al hacer uso de este tipo de recursos consigue una música bella, y no sólo un torpe ejercicio. En este caso, Saint-Saëns, como ya dijimos en otra ocasión, demuestra poseer una gran inventiva melódica, y consigue en esta aria una melodía de una belleza sumamente expresiva.

           
El texto de esta emotiva aria dice así:

DALILA

Mon cœur s'ouvre à ta voix
¡Mi corazón se abre a tu voz
comme s'ouvre les fleurs
como se abren las flores
Aux baisers de l'aurore!
a los besos de la aurora!
Mais, ô mon bien-aimé,
¡Mas, ¡oh! mi bien amado,
pour mieux sécher mes pleurs,
para secar mis lágrimas,
Que ta voix parle encore!
deja que tu voz suene otra vez!
Dis-moi qu'à Dalila
¡Dime que a Dalila
tu reviens pour jamais!
tú regresas para siempre!
Redis à ma tendresse
¡Recuerda a mi ternura
Les serments d'autrefois,
las promesas de otro tiempo,
ces serments que j'aimais!
los juramentos que tanto amo!
Ah! réponds à ma tendresse!
¡Ah! ¡Responde a mi ternura!
Verse-moi, verse-moi l'ivresse!
¡Vierte sobre mí tu amor!

              La primera versión es la de Maria Callas; el papel de tenor es substituido por un solo instrumental:


              En esta segunda versión, interpretada por Vesselina Kasarova, la intervención de la repetición del estribillo sí la realiza un tenor:


              Quien así lo desee..:

              Callas:                 http://www.sharebeast.com/0jjcrj0ttn0z

              Kasarova:           http://www.sharebeast.com/a7i1u72rqf06
     
              Partitura:           http://www.sharebeast.com/rkxlpq6x6d5v

             

domingo, 25 de septiembre de 2011

A CHLORIS, de REYNALDO HANH



            «A Chloris» es una dulce canción con texto de Théophile de Viau (siglo XVI) y música de un compositor bastante desconocido llamado Reynaldo Hahn. De Hanh (1874 – 1947) sabemos que nació en Venezuela, que pronto se afincó en Francia y que era de nacionalidad alemana. También sabemos que frecuentaba con asiduidad --acompañado de su amante, el escritor Marcel Proust-- el salón de la pintora Madeleine Lamaire.
           
           
El texto escrito por de Viau obedece a la rima: A B A B C C D E E D. Con traducción realizada por mí, esta letra dice así:

S'il est vrai, Chloris, que tu m'aimes,              Si es cierto, Chloris, que me quieres,      
Mais j'entends, que tu m'aimes bien,              Y he oído que me amas,       
Je ne crois point que les rois mêmes               No creo que ni los reyes     
Aient un bonheur pareil au mien.                   Tengan una dicha como la mía.    
Que la mort serait importune                         Y hasta la muerte sería inoportuna      
De venir changer ma fortune                          En caso de venir a cambiar mi fortuna       
A la félicité des cieux!                                     ¡Por la felicidad de los cielos!    
Tout ce qu'on dit de l'ambroisie                      Por mucho que digan de la ambrosía                   
Ne touche point ma fantaisie                           No tienta en nada mi fantasía   
Au prix des grâces de tes yeux.                       Si el precio es la gracia de tus ojos.       
 
            Y esta es la canción «A Chloris»:

            

Reynaldo Hanh

             La versión escuchada proviene del disco:

Sarah Connolly; The Exquisite Hour The Exquisite Hour
Sarah Connolly – mezzosoprano
Eugene Asti – piano
Signum Records, 2009

            Quien así lo desee la tiene a su disposición a través del siguiente enlace:



            Y la partitura:


viernes, 23 de septiembre de 2011

AMY WINEHOUSE & TONY BENNETT, BODY & SOUL


             
Amy Winehouse nació en Londres en el año 1983 y falleció el pasado 23 de abril, tenía 27 años. Fue una cantante excelente, con una voz grave muy expresiva y una manera de cantar sensacional. Entre los estilos musicales que frecuentó están el jazz, el R&B, el rock... pero sobre todo, según los expertos, destacó en el soul. Su formación musical comenzó en su casa, de niña, de las manos de su familia. A los nueve años se matriculó en una escuela de música, a los diez ya andaba liada con una banda de rap y desde entonces y hasta el fin de sus días fue un no parar. 


Como tantos y tantos músicos padeció esa enfermedad llamada drogadicción. Es tristemente frecuente que muchos artistas, poseedores de una sensibilidad muy compleja, busquen un refugio, un filtro para sus emociones, una huida, vete tú a saber qué, en el consumo de sustancias embriagantes. Esto, repito, es una enfermedad, una enfermedad del alma si se quiere, pero una enfermedad: alcohólicos, fumadores de tabaco y todo tipo de sustancias, cocainómanos, heroinómanos, ludópatas, qué se yo, esta enfermedad, la drogadicción tiene mil caras, y todas monstruosas, y muchas puertas y muy pocas salidas.
La cruel sociedad actual, plagada de seres cuya maldad, cuya perversión hace que hienas y buitres parezcan niños de pecho, unos «informando» y otros, no menos crueles y morbosos, «informándose», ha hecho de la siempre triste noticia de una mujer joven un circo.
En el mes de marzo pasado Amy grabó junto con el gran Tony Bennett, que ya visitó estas páginas, la canción «Body and Soul». Aquí traigo esta interpretación: «Amy, ¡guapa!, con tu permiso y en tu honor»:



jueves, 22 de septiembre de 2011

POR UN PUÑADO DE DÓLARES


             
        En 1867 Estados Unidos compró Alaska a Rusia por la módica suma de 7,2 millones de dólares. Estas fotografías reflejan lo que, aunque parezca increíble, Rusia, que al parecer andaba falta de calderilla, vendió a los americanos: estos paisajes, estos cielos, estas montañas de insólitos colores, estos ríos y estos arroyos, hasta la luz que ilumina todas estas maravillas, el canto de sus aves, toda su flora y fauna, todo esto vendió Rusia a Estados Unidos. Por un puñado de dólares.
              Einojuhani Rautavaara, dios confunda a quien inventó el nombrecito, es un compositor finlandés nacido en 1928. La música que escribe está dentro de la denominada «música contemporánea». No obstante la mayoría de su música es bastante comprensible para una mayoría de público, bastante accesible. Ha escrito una gran cantidad de obras. Para contemplar estas imágenes he escogido unos movimientos de dos obras distintas de este autor:

Cantus Arcticus, Concerto for birds and orchestra, por la Leipzig Radio Symphony Orchestra bajo la dirección de Max Pommer:

I.  The Bog                   

II. Melancholy



Symphony No. 7 ''Angel of Light'' por la Helsinki Philharmonic Orchestra dirigida por Leif Segerstam:

I.   Tranquillo

III. Come un sogno



            Y es que ya Juan Ruiz, conocido como el Arcipreste de Hita, escribió, a caballo entre los siglos XIII y XIV, en su célebre «Libro del buen amor», una alabanza al vil metal que, a pesar de su vileza, tan prodigiosos milagros es capaz de materializar:

Hace mucho el dinero, mucho se le ha de amar;
al torpe hace discreto, hombre de respetar,
hace correr al cojo, al mudo le hace hablar;
el que no tiene manos bien lo quiere tomar.

Aun al hombre necio y rudo labrador
dineros le convierten en hidalgo doctor;
cuanto más rico es uno, más grande es su valor,
quien no tiene dineros no es de sí señor.

Y si tienes dinero, tendrás consolación,
placeres y alegrías y del papa la ración,
comprarás paraíso, ganarás la salvación:
donde hay mucho dinero, hay mucha bendición.

Él crea los priores, los obispos, los abades,
arzobispos, doctores, patriarcas, potestades,
a los clérigos necios da muchas dignidades.
De verdad hace mentiras y de mentiras hace verdades.

Él hace muchos clérigos y muchos ordenados,
muchos monges y monjas, religiosos sagrados:
el dinero les da por bien examinados;
a los pobres les dicen que no son ilustrados.


              Quien así lo desee puede bajarse la música de Rautavaara de esta entrada, en versiones completas, y alguna obra más del mismo autor, dándole a los http correspondientes:

Rautavaara - Cantus Arcticus, Symphonies Nos 4 y 5 por la Leipzig Radio Symphony Orchestra bajo la dirección de Max Pommer:


Rautavaara - Symphony No. 7 ''Angel of Light'' por la Helsinki Philharmonic Orchestra dirigida por Leif Segerstam: