Páginas vistas en total

Seguidores

martes, 24 de enero de 2012

ENRIQUE GRANADOS / DOS PIEZAS PARA PIANO



Enrique Granados fue un compositor español, nacido en Lérida en el año 1867 y que falleció, en trágicas circunstancias, 49 años más tarde, en 1916 al naufragar el barco en el que viajaba, torpedeado por la armada alemana. Y menudos bigotes, y cuánto debía pesarle la cabeza. En fin, qué trágico, pero qué romántico.


Ya comenté en su día que a mí, de la música culta española, sólo me gusta la de los maestros del Renacimiento. Sé que es falta de sensibilidad por mi parte, y no digo que el resto de música española sea mala, no, sólo digo que a mí no me va.


Hace muchos años, quizá alguien entre ustedes lo recuerde, hacían un programa en Radio Nacional de España, en el canal que se llamaba «Radio 2», que se llamaba «El buzón de radio 2»; en él, se podían escuchar las piezas, las obras que previamente solicitaban los oyentes mediante una carta, una carta de esas que se escriben, se meten en un sobre, se les pega un sello y se meten en un buzón; quizá alguien entre ustedes también lo recuerde. En aquel entonces, en España, que yo sepa no había Internet, por no haber no había ni paro. Bien, pues la sintonía de ese programa era la primera pieza de «Cartas de amor para piano», Op. 44, de Enrique Granados. Me gustaba mucho escuchar esta pieza y, si podía, escuchar a continuación el programa. Me sigue gustando, es una música de una dulce melancolía, y me trae recuerdos, malos recuerdos pues aquella época fue para mí muy difícil y muy dura, también alguno bueno, supongo. Pero esta breve pieza me sigue cautivando como el primer día. Es una pieza sencilla a más no poder, pero ya desde el título, tiene un encanto poético que la hace muy atractiva, sugerente y cautivadora. Evoca aquellas muñecas antiguas, con la cara de porcelana, tardes de domingo contemplando la lluvia tras los cristales, cartas de amor... ¿quién escribe hoy en día cartas de amor?, supongo que nadie, hoy en día todo va mucho más rápido, inmediato. Qué sensación encontrar una antigua carta de amor en el fondo de un cajón en el que no miras casi nunca. Recuerdo que, cuando te respondía la dama en cuestión, a veces, hasta ponía unas gotitas de su perfume en el papel... claro, eso en un email no se puede. Otros tiempos aquellos. 


De sus «Cartas de amor para Piano», Op. 44, la primera pieza, «Cadencioso»:


Carta manuscrita de Granados
Y una de propina, de sus «Valses poéticos», el primero, llamado «Vals melódico» o «Melodioso»:


Ah, el pianista es un tal Douglas Riva.


6 comentarios:

  1. ¡Bravo! ¡Otro blog musical! Aquí os presento el mío. Muchísimas gracias, espero que os guste.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Euterpe, gracias a ti y también ¡bravo! por tu blog, el cual ya conocía y visito a menudo, es magnífico. También aquí dedicamos un par de entradas al Maestro Leonhardt, auténtico pionero de la interpretación histórica pero sobre todo gran músico y gran persona. Bienvenida a Guerra y Paz, aquí encontrarás música y también alguna que otra cosa. Un afectuoso saludo

    ResponderEliminar
  3. "Buzón del oyente" de RADIO 2 (creo que se llamaba así) era uno de mis programas favoritos de RADIO CLÁSICA, incluso recibía por correo la programación del mes de forma gratuita... Y sí, recuerdo también la sintonía de ese buzón: Las Cartas de Amor de Enrique Granados.
    La carta que publicas está escrita por Enrique granados a mi bisabuelo Diego Murillo, gran amigo del compositor, que le dedicó la 6ª Danza Española.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha venido de inmediato a la mente la nostálgica melodía de Granados que servía de sintonía al programa que, como muy bien usted dice, se llamaba «El buzón del oyente»; también me ha venido la cálida voz de su presentadora. Yo también recibía aquel pequeño boletín, gratuito al principio y que con el tiempo pasó a costar algo así como cien pesetas al año, para terminar desapareciendo (todavía conservo docenas de ellos). Ha sido un placer leer su comentario, además ser muy curioso lo que nos cuenta de su bisabuelo. Muchas gracias.
      Un cordial saludo

      Eliminar
  4. Veo que eres polifacético en lo musical y visual-excelentes fotografías las de tu blog-y perdona si te ofende que te trate de tú, pero soy proclive a ese trato, sin menoscabo del respeto, para comunicarme con los compañeros de la blogosfera.
    Hoy, casualmente, he hecho el descubrimiento de tu blog y me gustaría ser un seguidor más.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me ofende en absoluto, todo lo contrario, que me tutees. Cuando terminé de responderte caí en la cosa, y ya era tarde para rectificar. En Suecia, por ejemplo, el trato común es el tuteo (lo sé por Henning Mankell), más cercano y no menos respetuoso. Lo importante no es el trato, sino el contenido. También yo me pasé por tu Blog: «EL CAÓTICO Y PEREZOSO BLOG DE JANO, caótico, neurasténico, ecléctico y sincero», cuyo solo título ya me gustó. Tanto o más me gustaron las dos o tres entradas que leí, y he estado dando vueltas a la cabeza en escribir una en el mío a partir de la información que das en tu última «LAS DOS ESPAÑAS: VIVIDORES Y CURRANTES». Inmediatamente quise hacerme seguidor tuyo pero estaba ya en la cama, con el iPad, y este cacharro te lo pone todo irritantemente difícil. Me alegro mucho de que te hayas hecho seguidor de G & P; ¿quizá desde el mundo de los blogueros podamos hacer pequeñas (pero importantes y necesarias cosas) que nadie hace? ¿quizá podamos contribuir modestamente a que «esto» cambie? Quién sabe, tiempo al tiempo.
      Un afectuoso saludo

      Eliminar