Páginas vistas en total

Seguidores

viernes, 27 de enero de 2012

HABEDANK

Habedank es una palabra alemana, en desuso, que expresa de un modo poético la gratitud, se empleaba para, de una manera poética, dar las gracias. Hoy en día se hacen las cosas de otro modo, no tan poético pero igual de sincero y efectivo:


Nadie puede imaginarse las muchas maneras con que todo el mundo, pero en particular mis alumnos, me ha insuflado ánimo, me ha deseado la recuperación, qué diligentemente se ha prestado a ayudarme en lo que necesitase.


La enfermedad es como una capa de peróleo de la que cuesta mucho desprenderse. En mi caso, he llegado a un punto en el que no sé ni yo mismo cómo estoy, he de actuar como un delfín, mandando ondas para ver qué me devuelven; han de decirme médicos, familiares y amigos cómo estoy, cómo me ven, pues yo me siento, casi siempre, igual de mal, son los demás quienes me dicen que estoy peor de lo normal, que he de hacer algo al respecto:


A menudo se encuentra uno solo, no falto de compañía, sino aislado de la sociedad, aparcado como un viejo coche en un garaje:


Desde luego que, un profesor, incluso gozando de una espléndida salud, se encuentra a menudo perdido, rodeado de un vacío atronador:


Con impaciencia te asomas a la ventana, una y otra vez, esperando que lleguen tiempos mejores. Pero en vano...



Intentas, una y otra vez, sacar algo, de donde sea... sólo lo consigues de las personas, de muchas de ellas, no de todas, claro...



Por todo esto, cuando tantas personas me escriben o se ponen en contacto conmigo de cualquier otra manera para animarme siento que mi corazón se ensancha, y aun dentro de la enfermedad, me siento arropado:


Me siento como pez en el agua:


Veo, por unos momentos, las cosas de otra manera:


Strauss, Richard, escribió un Lied titulado Zeignung. No me interesa la traducción de todo su texto, sólo me interesa la palabra con la que concluye: Habedank. He encontrado dos versiones distintas, con pequeños cambios tanto en la melodía como en el acompañamiento y su orquestación. Dos maneras distintas de dar las gracias, de un modo poético, a todo el mundo, a mi familia, a mis amigos, a algunos de mis médicos..., y, claro, también a todos mis alumnos.



Habedank, muchas gracias a todos por indicarme, de una manera tan afectuosa y clara, por dónde está la salida:


8 comentarios:

  1. Gracias a ti, amigo Carlos. Desde aquí te envío toda la fuerza y un poquitín más para que encuentres la tranquilidad, la paz y el descanso que ahora te son tan necesarios. Un fuerte abrazo y courage.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Recibo con sumo agrado, y un poquito más que agrado, toda la fuerza que me envías y ese coraje del que tan altas dosis necesito. Merci beaucoup, je t'envoi un embrassade.

      Eliminar
  2. gracias a vos por trabajar en hacer de éste un mundo más bello

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alex, qué alegría saber de ti. Con tus palabras corroboras las mías, me llegan saludos llenos de afecto de todo el mundo. Seguiré intentando conseguir lo que con tus generosas palabras me agradeces, os lo merecéis todo. Un abrazo

      Eliminar
  3. Carlos,
    soy Joan Escrivà, alumno de primero. Quería mandarte mis mejores deseos. No tengo tu correo y me sabía mal no decirte nada, ya que no quería escribir por aquí. Se hechan mucho de menos tus clases, de verdad. Por lo menos yo lo siento así. No sólo la información que nos das, sino la forma en que nos las transmites, en ese saber hablar y modular la voz quehace que todos nos quedamos callados-atontados para escucharte.

    Supongo que estarás harto de esto, y lo conocerás. Para mí es relativamente nuevo, me encanta esa cadencia rota del principio de la orquesta.
    http://www.youtube.com/watch?v=XttTpZHQgJw

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciado Joan, muchas gracias por escribirme. La verdad, no sé muy bien cómo y hasta qué punto soy entendido en mis clases; siempre me quedo con la duda: «¿podría haber estado más acertado en tal o cual cosa?», o, «aquí tendría que haber dicho esto (o aquello)», de modo que cuando salgo del aula empieza la fase de «rumiar», cuya duración es indeterminada. Me resulta muy reconfortante saber la percepción que tienes tú de mi manera de trabajar y también de que me la hagas saber. Muchas gracias.
      P. S. La cadencia de la que hablas es muy expresiva; a mí me encanta lo que ocurre después de la cadencia inmediata a la que citas, aparece un sexto grado rebajado que siempre me conmueve.

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias a ti, amigo Manuel, muchas gracias a ti.

      Eliminar