Páginas vistas en total

Seguidores

sábado, 10 de marzo de 2012

WINTERREISE - 6, WASSERFLUT - FRANZ SCHUBERT



En el libro «Wilhelm Müller. Viaje de invierno», Acantilado, Barcelona, 2003, de nuestro traductor escogido, Andrés Neuman, el orden de los Lieder no es el mismo que el que aparece en la partitura de Schubert. En el libro de Neuman, en el sexto lugar figura el Lied Die Post, «El correo»; las razones que llevan a Neuman a escoger ese otro ordenamiento vienen explicadas en su prólogo, titulado «Noticias sobre el texto y las versiones». Es a este libro, de obligada y pausada lectura y estudio, adonde deberá acudir el curioso lector para comprender los motivos de Neuman. Yo, sin embargo, aun comprendiendo las razones de nuestro traductor, he de seguir el orden impuesto por Schubert pues es en el que el maestro vienés compuso la música.

 Escuchemos el poema de Müller, sólo el poema:

 
Wasserflut
Wilhelm Müller

Manche Trän' aus meinen Augen
Ist gefallen in den Schnee;
Seine kalten Flocken saugen
Durstig ein das heiße Weh.

Wenn die Gräser sprossen wollen
Weht daher ein lauer Wind,
Und das Eis zerspringt in Schollen
Und der weiche Schnee zerrinnt.

Schnee, du weißt von meinem Sehnen
Sag', wohin doch geht dein Lauf?
Folge nach nur meinen Tränen,
Nimmt dich bald das Bächlein auf.

Wirst mit ihm die Stadt durchziehen,
Munt're Straßen ein und aus;
Fühlst du meine Tränen glühen,
Da ist meiner Liebsten Haus.


El torrente
Andrés Neuman

Lágrimas de mis ojos
han caído en la nieve
y mi dolor, sedientos,
los copos se lo beben.

Cuando crezca la hierba
vendrán brisas calientes
y cederán los hielos,
se fundirán las nieves.

Tú que sabes mis ansias,
nieve, ¿hacia dónde irás?
Sólo sigue mis lágrimas,
su curso te guiará:

cruzaréis la ciudad,
sus calles animadas,
sabrás, cuando te enciendas,
dónde vive mi amada.

Permítaseme un breve paréntesis para agradecer a Andrés Neuman su tácita complicidad y autorización a utilizar sus bellas traducciones. Creo que esta entrada del Winterreise es una de las más bellas, no por mi autoría sino por otras razones que poco a poco se irán viendo. Se la dedico a Andrés com mucho afecto y gratitud.



Escuchemos la música de Schubert, sólo la música:




Ya ha quedado señalada en otra parte la coincidencia de motivos entre este Lied y su inmediato anterior. Aquí sí podemos afirmar que Schubert utiliza deliberadamente el mismo motivo para dar unidad al ciclo; aunque el oyente no lo perciba, ese elemento casi idéntico en ambos Lieder, la mente del oyente sí lo procesa, lo detecta, creando así relaciones entre un Lied y otro, lo cual le ayuda a comprender, a establecer relaciones, a ordenar. Una obra de arte es coherente, es formalmente correcta, cuando su autor consigue diversidad dentro de su unidad, consigue la diferencia dentro de la igualdad. 


Obsérvese que este principio se busca, sin conseguirlo, en otras facetas, en otros aspectos del vivir humano; así, un estado (unidad) estaría compuesto y construido de muchas culturas (diversidad). Pues no, la diversidad cultural, la riqueza, se convierte en enfrentamiento político cuando no armado, pobreza.

Es muy importante señalar la bellísima y tan expresiva disonancia que escribe Schubert en el compás 12. El acompañamiento da a tiempo la nota re bemol al tiempo que la voz retrasa medio tiempo esta nota; el resultado es una disonancia irregular de séptima mayor que resuelve en octava; podría compararse con la llamada «disonancia de Corelli», que en mis clases ya ha sido explicada: en la de Corelli se produce al unísono y descendente mientras que aquí a la octava y ascendente. Da igual que se entienda o no, lo importante es que se escuche y sienta: hiere, como la espina del tallo de una rosa:


En mi inagotable desficio[1] he dado con algunas versiones realmente insólitas y muy hermosas de nuestro ciclo que es para mí un gran placer compartir con ustedes. Aquí tenemos algunos ejemplos de esa terca búsqueda. Escuchemos la bellísima voz de Christine Schaefer, de pureza cristalina y afilada expresividad.


Una vez descubierto Talvela ya no puedo renunciar a su hemosa, grandiosa voz. Además , el contraste con Schaefer es muy excitante:


Ahora una versión insólita, muy muy hermosa:



Pero para insólita la siguiente. El acompañanete es un instrumento popular: en español se denomina «zanfona», también «zanfoña»; en el Pórtico de la Gloria de la catedral de Santiago hay esculpido un bellísimo ejemplar de el instrumento culto que con el paso de los años daría lugar a la zanfoña, el llamado «organistrum»:
En este caso, se trata de un instrumento tan hermoso que ha de ser tañido por dos ancianos. Se han llevado a cabo reconstrucciones de este instrumento a partir de la maravillosa escultura del Mastero Mateo:

Como se puede apreciar, este es un instrumento de cuerda; sus varias cuerdas son frotadas por una rueda interior, de ahí uno de sus nombres,  que actúa como un arco continuo; esta rueda se acciona con una manivela. Mediante un rudimentario teclado se acercan o alejan las cuerdas a la rueda haciendo así que suenen o no. Como otros instrumentos populares, produce una nota pedal, en este caso por tener una cuerda en contacto constante con la rueda; esta nota pedal, que en instrumentos de cuerda se llama bordón y en los de viento roncón, hace las veces de un acompañamiento esencial y evidentemente muy básico. Con el tiempo, el organistrum pasó de culto a popular, y de ser tañido por dos ancianos a serlo por un solo, solitario anciano:


La versión que podemos escuchar a continuación está acompañada, como ya hemos dicho, por este instrumento. Es un instrumento con muchas limitaciones, por lo cual ha habido que realizar importantes cambios en el acompañamiento escrito por Schubert, haciendo desaparecer incluso modulaciones. Se puede apreciar esa nota pedal, bordón, obstinada, tenga que ver o no con la armonía del pasaje; aun así, no resulta nota extraña, se integra muy bien en el contexto. En cuanto a la razón de ser de esta versión yo la encuentro en que al ser la zanfoña popular y portátil bien podría servir a nuestro viajero como instrumento con el que él mismo acompañarse en su bucólico camino. Por otro lado, la calidad artística en la interpretación tanto de la cantante como del instrumentista son incuestionables y muy dignas de ser atentamente escuchadas.




[1] Desficio

Desficio ... palabra no muy utilizada en el argot actual, de uso más frecuente en la zona de la Comunidad Valenciana. Es un estado de ánimo que aúna aburrimiento, intranquilidad, nervios, ansiedad... etc.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada