Páginas vistas en total

Seguidores

sábado, 21 de abril de 2012

PARTE DE GUERRA (Y PAZ)



Ayer, por fin, acudí al reumatólogo con el resultado de la resonancia magnética y con mi dedo-morcilla. Resulta que tengo una cosa muy guay: en el dedo índice, y un poco en el corazón (dedo), tengo un engrosamiento de la vaina tendinosa, por tenosinovitis flexora; en el hombro izquierdo una subluxación acromioclavicular. En general no se ponen de acuerdo si tengo artritis o artrosis, y digo se ponen porque ya he ido a cinco reumatólogos y cada uno apuesta por una cosa, como en las carreras de caballos. Claro, avisado lector, si son cinco no habrá empate: en efecto, los resultados para la carrera de hoy son: artritis 3, artrosis 2... pero la temporada no ha terminado todavía, ya estoy en lista de espera de otro apostador...


El buen hombre este de dios, me dijo que, ante el amorcillamiento endurecido (ya sin eufemismos) e inmovilidad del dedo en cuestión, había que hacer algo. Propuso, como quien no quiere la cosa, hacerme una infiltración, pero adujo que no disponía in situ de la aguja adecuada, aunque si yo estaba dispuesto él entraba a matar con lo que allí tenía a mano. Al parecer, la adecuada hubiera sido una aguja muy fina... Yo no hice más preguntas y le dije que más cornadas da el hambre, que procediera. «Como quieras», dijo él, «yo me lavo las manos», y se lavó las manos. Procedió: a mitad de la faena me dijo que no mirase, y yo estuve de acuerdo, el espectáculo no era de buen gusto; ojalá el tacto fuera un sentido con párpados, que al cerrarlos se desenchufase. Hasta los políticos saben que no es así: mi sentido del tacto siguió despierto y atento. Tela. Cuando concluyó la cosa, me preguntó el galeno, «qué, ¿te ha dolido mucho?», y yo, que no sabía qué decir o qué hacer, solté «en peores me las he visto», por decir algo. Luego me mandó reposo absoluto del dedo y que vuelva la semana que viene. En fin, ya veremos.



La cuestión es que ahora estoy escribiendo con mi antebrazo izquierdo sobre una almohadilla e utilizando exclusivamente los dedos corazón y anular. Mala manera. He mirado por la red y he encontrado un vídeo en el que salen qué letras y qué signos no debo escribir bajo ningún pretexto, pues los movimientos necesarios para hacerlo hacen trabajar mucho el tendón flexor del dedo índice de la mano izquierda (pueden bajar o quitar el sonido y cortar en cualquier momento):


Resulta evidente que durante una temporada mis intervenciones en este blog serán menos cuantiosas o más lacónicas, o ambas cosas. Lo cual no quita que les recuerde a todos ustedes, con afecto, todos los días.



2 comentarios:

  1. Hola a todos los que leemos con atención, dedicación y por qué no adicción éste espacio que nos regala este maestro desinteresado llamado Carlos. Me causa profunda tristeza la impotencia de ir de un médico a otro como su fueran voletos de lotería a ver si nos atinan o no con nuestra dolencia y ya mucho pedir si nos la curan. Carlos no desesperes sólo pido que dés con un buen médico, quizás nos esté leyendo ahora y se brinde a ayudarte, de la misma manera que tú lo haces con tus lectores. Ya sé que no pides nada, por eso este comentario no va dirigido a tí sino a nosotros mismos. Gracias una vez más.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Anónimo, por tus amables palabras. Tienes razón, es desmoralizador que no te atinen y te curen si no a la primera a la segunda, como mucho a la tercera. Ayer me pareció encontrarme mejor pero ya desde anoche vuelvo a tener un dolor continuo, mudo pero sobre todo sordo, que por mucho que le digo que se vaya a freír monas ahí sigue. Dices que no pido nada, me gusta tu observación. Ya desde pequeño me enseñaron que no hay que pedir nada, sólo en caso de mucha necesidad y siempre por favor. No me gusta pedir, creo que no lo hago nunca, o casi, además, tengo todo lo que necesito, o casi. Para qué pedir nada si de vez en cuando ya recibo un comentario como el tuyo y como tantos otros que me infunde ánimo y me transmite buenos sentimientos.
      Un afectuoso saludo

      Eliminar