Páginas vistas en total

Seguidores

viernes, 18 de mayo de 2012

DIETRICH FISCHER-DIESKAU / 1925 - 2012



La noticia ya es vox pópuli, este viernes, a la edad de 87 años, ha muerto el gran cantante Dietrich Fischer-Dieskau. Me enteré al mediodía y, la verdad, no tenía intención de publicar una entrada dedicada a este suceso. Por un lado porque ya correrá la noticia por miles de lugares, ya se publicarán miles y miles de entradas, ya miles de ondas repetirán en eco el triste acontecimiento; por otro lado, ¿qué decir de Fischer-Dieskau? ¿que ha sido el mejor cantante de los últimos cincuenta o sesenta años? Aquí hemos hablado de Wunderlich, de Souzay, de Hotter, de Talvela, todos ellos sin duda grandes cantantes de voces bellísimas. Pero al lado de Fischer-Dieskau todos se quedan un poco, aunque sólo sea un poco, pequeños. A uno le puede gustar más o menos este timbre de voz o este otro; a mí, por ejemplo, la voz y la manera de cantar de Wunderlich me tienen completamente enamorado. Pero Fischer-Dieskau... su voz, su dicción, su técnica vocal, su interpretación... la perfección no existe, en su lugar tan sólo existe la voz de Fischer-Dieskau.


Fischer-Dieskau no era un cantante, era músico, era la música hecha cantante, hecha voz. Sin concesiones de ningún tipo, con honradez rigurosa, ponía su voz y su sabiduría al servicio de la música. Dedicó su dilatada vida exclusivamente a la música: a transmitir mensaje intangible que con gran esfuerzo y gran sacrificio dejaron a la humanidad los grandes maestros. Siempre será diminuta cualquier tentativa de homenaje a este gran músico. Por eso dejo la palabra, la palabra hecha música, en la voz de otros para que homenajeen, no ya a Fischer-Dieskau, sino a lo que más amó durante toda su vida, «A la música».


 
An die Musik
Franz Schubert
Franz von Schober

Du holde Kunst, in wieviel grauen Stunden,
Wo mich des Lebens wilder Kreis umstrickt,
Hast du mein Herz zu warmer Lieb entzunden,
Hast mich in eine Beßre Welt entrückt.

Oft had ein Seufzer, deiner Harf entflossen,
Ein Süßer, heiliger Akkord von dir
Den Himmel beßrer Zeiten mir erschlossen,
Du holde Kunst, ich danke dir dafür!


A la música
(Trad. de Fernando Pérez Cárceles)

Noble arte, en cuántas horas tristes,
cuando la vida me cercaba salvajemente,
has seducido mi corazón con tu cálido amor;
¡me has arrebatado a un mundo mucho mejor!

A veces un suspiro, al salir de tu arpa
un dulce y sagrado acorde,
me ha transportado al cielo de los felices tiempos.
¡Noble arte, te doy las gracias por ello!


















8 comentarios:

  1. "la perfección no existe, en su lugar tan sólo existe la voz de Fischer-Dieskau." Imposible decirlo mejor. Yo acabo de enterarme y es como si estuviera de luto, por muy mayor y muy retirado que estuviera. Le dejo aquí un enlace a un lied de Mahler que me tiene loco:

    http://www.youtube.com/watch?v=PoZSJ6q5j_s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Acabo de publicar una nueva entrada dedicada a Fischer-Dieskau. No sé si la hubiera escrito de no ser por usted, que me ha mostrado ese vídeo que tanto le gusta. Comparto su gusto, tanto la canción como la versión son absolutamente arrebatadoras.

      Gracias por su comentario y, ciertamente, le acompaño en el sentimiento.

      Eliminar
  2. Tal día como hoy de 1930, nacía este irrepetible tenor alemán.

    Gracias, Carlos por haberme señalado el camino hacia su voz, el camino hacia el arte de la música.

    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estemos todos agradecidos a la vida por habernos dado la música y a personas como Fischer-Dieskau, cosas ambas que nos acercan a las estrellas.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  3. ¡Vaya cabeza la mía! Ayer fue el aniversario del nacimiento de Wunderlich. Que todos los ofendidos me perdonen.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando usted dijo "tenor alemán" me quedé un poco extrañado pero no comprobé nada más. No hacen falta las disculpas.

      Un cordial saludo

      Eliminar
  4. A veces releo este hermoso homenaje a quien siempre alegrará mi vida. Él no tenía par, gracias por tan bellas palabras. Me reconforta saber que alguien piensa lo mismo que yo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciada Susana, ha de sentirse muy reconfortada, pues no sólo yo pienso como usted, como suele decirse, somos legión quienes reconocemos la inmensa valía de Dietrich Fischer-Dieskau. Somos todos realmente muy afortunados de que realizase tantas grabaciones, su voz, su sabiduría musical, nos acompañará para siempre.
      Muchas gracias por su comentario.
      Un cordial saludo

      Eliminar