Páginas vistas en total

Seguidores

domingo, 20 de mayo de 2012

DIETRICH UND JULIA



Para continuar con nuestro modesto homenaje al gran cantante desaparecido tenía pensado realizar una entrada con música cantada exclusivamente por él. Pero el azar ha puesto en mis manos un dúo en el que el maestro canta con quien fuera su esposa, la soprano alemana de origen húngaro, Julia Varady. Ella debe de haber sido quien ha acompañado al maestro en sus últimos momentos, ella quien más honda pena estará viviendo. Cuando se repasan someramente las experiencias compartidas por estos dos grandes intérpretes es cuando más patente se hace el dolor que debe suponer saber que ya no se podrá volver a disfrutar de los momentos vividos. Julia fue la cuarta esposa de Fischer-Dieskau; su primera mujer, la violonchelista Irmgard Poppen falleció como consecuencia del parto de su tercer hijo, lo que, en una entrevista concedida por el maestro en 2005, le llevaría a decir:

«Fui un viudo y he sufrido mucho en mi vida, y fui un soldado, que fue lo peor de todo»

Julia Varady es una excepcional cantante, como podremos comprobar a continuación, y, por qué no decirlo, también es una mujer de una gran belleza:


Fischer-Dieskau se dedicó a la dirección de orquesta. Ni qué decir tiene que fue un más que aceptable pianista; tal como nunca me canso de repetir, considero prácticamente indispensable para todo músico, sea cual sea su especialidad, tocar el piano con solvencia. Como veremos a continuación, la casa de Dietrich era una biblioteca, un museo, un lugar dedicado al estudio y deleite en el arte. Lo cual viene a demostrar, una vez más, que no hay un gran músico sin una gran cultura. En este vídeo podemos ver un ensayo dirigido por Dieskau para su esposa en el estudio de la casa de ambos:


Qué diferencia tan inmensa, el ambiente de estudio, de recogimiento, de silencio de un hogar berlinés, comparado con un patio vecinal de aquí del sur... Escuchemos a continuación el bello Lied de Schubert, Der Tod und das Mädchen, «La muerte y la doncella», con texto de Matthias Claudius; canta Julia Varady acompañada al piano por Dietrich Fischer-Dieskau:

Das Mädchen: / La Doncella:

Vorüber! ach, vorüber! / ¡Déjame, ay, déjame!
Geh, wilder Knochenmann! / ¡Vete, feroz esqueleto!
Ich bin noch jung, geh, Lieber! / ¡Soy joven aún, vete, querido!
Und rühre mich nicht an. / ¡No me toques!

Der Tod: / La Muerte:

Gib deine Hand, du schön und zart Gebild, / Dame tu mano, hermosa y tierna criatura,
Bin Freund und komme nicht zu strafen. / soy tu amiga y no vengo para apenarte.
Sei gutes Muts! Ich bin nicht wild, / ¡Ten valor! No soy cruel,
Sollst sanft in meinen Armen schlafen. / vas a dormir dulcemente en mis brazos.




Escuchemos a Varady en un papel operístico, la bella Regina Coeli, de Cavalleria Rusticana de Pietro Mascagni:


Varady grabó con Pavarotti la ópera que acabamos de mencionar. No puedo resistir la tentación de presentar aquí el bellísimo dúo Ah lo vedi che hai tu detto, interpretado por estas dos magníficas voces:


Uf, madre mía, cuánta belleza. Bien, y para finalizar, el dúo que mencioné al principio de la entrada. Se trata del dúo número cuatro, titulado In der Nacht, cuyo subtítulo en español es «Todos duermen, corazón», del ciclo Spanisches Liederspiel, Op. 74, de Robert Schumann; cantan Julia Varady y Dietrich Fischer-Dieskau, al piano Cord Garben o Hertha Klust, no está especificado:


Alle gingen, Herz, zur Ruh,
alle schlafen, nur nicht du.
Denn der hoffnungslose Kummer
scheucht von deinem Bett den Schlummer,
und dein Sinnen schweift in stummer Sorge
seiner Liebe zu.

Todo camina, corazón mío, hacia la calma,
hacia el sueño, excepto tú.
Puesto que tu dolor desesperado
ahuyenta el sueño de tu lecho
y tus pensamientos llevan en silencio
la tristeza de tu amor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada