Páginas vistas en total

Seguidores

lunes, 4 de junio de 2012

AL CINE: «LOS CAMPEONES»


Comúnmente se dice que el cine es el séptimo arte. Discrepo. Hay tal ingente cantidad de películas horrendas, nefastas, que la generalización me parece una exageración. Yo me conformo con decir que hay películas que son obras de arte. De entre estas últimas, como ocurre con todas las obras de arte, las hay mejores y peores, también obras maestras. 


Luego está la pedantería, la ignorancia y la arrogancia, los aires de superioridad, toda esa basura (por no decir mierda), que rodea el mundo del cine. Las alfombras rojas, las limusinas, las subvenciones, el glamur, los premios..: estas cositas ya me provocan una sensación que raya la descomposición de vientre, incluso, en ocasiones, la sobrepasan.


Pero cuando un director, con un puñadito de actores, con cuatro pesetas, te cuenta una historia que te atrapa desde el primer momento y ya no te suelta, que te emociona, que te hace reír y sonreír... ¡ah!, entonces gozo como un chiquillo con zapatos nuevos. No hace falta que sea la historia de los diez mandamientos, aunque tampoco una historia sin pies ni cabeza, estrambótica, inverosímil y tremendista del estilo que tanto gusta a nuestros cineastas paisanos; no, basta con una historia sencilla, que tenga su chispa, contada con honradez e inteligencia... sí, ya sé que pido demasiado.

 
Hay directores de cine españoles que yo no pondría ni a dirigir el tráfico en un pueblo de treinta habitantes, ancianos. Y luego están los actores, vaya tela: antes todos miraban a Hollywood con un desprecio progre insobornable; ¡júa!, ahora a todos se les hace el culo gaseosa por estar nominado. Vivir para ver. No quiero decir nombres, esta entrada se haría infinita.

 




















La película que les propongo ver no tiene nada de todos estos aspectos infames que acabo de exponer. Todo lo contrario, es una verdadera obra de arte. El director, Bouli Lanners, 


consigue con cuatro pesetas y tres jovencísimos actores

 

 











contar una historia que sin ser nada es, ni más ni menos, que una de las más antiguas historias de la humanidad: el camino, un tramo del camino que el hombre desde el principio de los tiempos ha tenido que recorrer. En ese sentido, es una narración de las denominadas «iniciáticas», un viaje, una «odisea», algo, esto último, que queda subrayado en la última escena. De la misma manera que Hans Castorp se dirige a ver a su primo Joachim sin imaginarse la magnitud que va a tener su viaje, aquí, tres muchachos, interpretados por magistralmente por Paul Bartel, Zacharie Chasseriaud y Martin Nissen, sin comerlo ni beberlo se ven embarcados en un sinfín de aventuras que les conducirá, ni más ni menos, que a la cruda realidad de la vida. Si miran por Internet encontrarán muchas páginas en las que les contarán la película de pe a pa. De modo que no les aconsejo que lo hagan.


Mediante los enlaces de aquí abajo pueden bajarse la película sin coste alguno pero con un poco de paciencia. Para quien no sepa cómo se hace la cosa: 

En primer lugar pinchan en el link nº 1, y se les abrirá una pestaña lateral derecha más o menos con la siguiente imagen:


Entonces han de pinchar en la franja verde y, o bien se pondrá a bajar directamente el archivo comprimido, o aparecerá una ventanita preguntando si quiere bajar el archivo: que sí. A continuación hacen lo mismo con el link nº 2 y así sucesivamente. No han de esperar a que baje el primero para empezar con el segundo, pueden bajar todos simultáneamente. En ocasiones, en lugar de la pantallita con la franja verde sale una con una franja roja: no pasa nada, sencillamente han de escribir un captcha, es decir, dos palabras casi ilegibles, y a continuación darle a «Authorize Download», se convertirá en verde y adelante:


Cuando tengan todos los archivos bajados los seleccionan, le dan al botón derecho del ratón y seleccionan «extraer aquí»:

Y, por fin, ya tendrán la peli, en V.O.S.E. para que puedan disfrutarla en sus hogares con un abanico dale que te pego; recorten el aire acondicionado, recorten...









Es esta una película que se puede considerar para todos los públicos; no obstante, si han de verla jovencillos casi mejor que algún adulto esté con ellos. O no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada