Páginas vistas en total

Seguidores

sábado, 2 de junio de 2012

APRECIADAS AMIGAS, ESTIMADOS AMIGOS


Creo que ya es una obligación para mí explicar la razón por la que, últimamente, mis entradas son mucho más escasas y menos elaboradas. La explicación está en mi mala salud, que está casi peor que la famosa prima de riesgo.

Afortunadamente, en las últimas semanas, he dado con algún médico que merece ese título. En particular, un traumatólogo, Dr. Albors, me dedicó 30 minutos durante los cuales observó minuciosamente todas las radiografías, resonancias magnéticas y análisis que le llevé; a continuación me pidió que me tumbara en una camilla y con movimientos diestros comprobó cada uno de mis numerosos dolores y me dio debida explicación de las causas de cada uno de ellos. Al menos tres patologías distintas diferenció el buen hombre; sospecha que exista una dolencia en mi sistema inmunológico que sea la causa común de todas ellas. Me recetó medicación (en cinco años de ir de un médico a otro no me habían recetado ni una Aspirina) y un tratamiento fisioterapéutico. Casí emocionado salí de la consulta de este médico.

Por otro lado, también me han mandado más pruebas: una resonancia magnética de mi hombro izquierdo, que casi no puedo mover, y un no sé qué óseo, algo así como una exploración nuclear; al parecer, es esta última una prueba que se hace para descartar problemas muy serios y al tiempo para obtener un plano detallado de mi maltrecho esqueleto. 

Todas estas visitas, a hospitales en donde cristo perdió el gorro, más otras que no cuento, más ir a por recetas y muchas veces tener que recorrer un puñado de farmacias para encontrar ciertos medicamentos, más los terribles dolores que padezco, hacen que sentarme a escribir sea casi casi imposible. Para que pueda dormir, o al menos descansar con cierta solvencia, me han recetado unos ansiolíticos que inducirían a un coma a un elefante vivo y enfadado. Ya ven, un pequeño desastre.

Tengo un montón de ideas sobre las que escribir, un montón de textos y, sobre todo, un montón de música que compartir con ustedes, y unas ganas tremendas de hacerlo. Espero que sea pronto. Y también espero que no les parezcan inoportunas e impertinentes estas explicaciones que sin que nadie me pidiera me he tomado la libertad de exponer.

Un afectuoso saludo a todo el mundo

13 comentarios:

  1. Vamos, vamos, menos exageraciones que con todo esto Dostoievsky no tenía ni para media página. Yo no soy médico, pero me extraña que con tanto tratamiento, ansiolíticos incluidos, no le hayan incluido una prohibición absoluta de lectura de periódicos, al menos en lo que se refiere a páginas de economía y de política española...

    En fin, que bromas aparte, espero que se mejore, los dolores empiecen a ser más llevaderos y las ideas no se vayan de donde están y vayan apareciendo pronto por su blog.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni idea, no tengo ni idea de qué narices es eso de la prima de riesgo, pero pones la tele para ver qué pasa en el mundo y no, sólo salen unos petimetres que se dicen unas cosas y se responden otras que no tienen nada que ver.

      Tengo muchas ganas de contarles un montón de batallitas que deambulan por mi cabeza: música, músicos, intérpretes, instrumentos... claro, cuando se ponen todos a hacer de las suyas aquí no duerme ni Morfeo.

      Muchas gracias por sus bromas y buenos deseos, hacen que me sienta mejor.

      Eliminar
    2. La prima de riesgo es una que tengo yo en el pueblo... que tela!

      Ánimo mestre!

      Eliminar
    3. Primas que suponen un riesgo para la integridad física y moral de uno, todos, o casi, tenemos alguna... ¿Qué no?

      Eliminar
  2. No sabes cuánto echaba de menos saber de ti. No quería ser pesado insistiendo por email, así que simplemente he estado entrando religiosamente al blog para saber de ti. Se agradece saber que sigues vivo, aunque maltrecho.

    Ojalá de corazón que pronto te recuperes lo suficiente como para aunque sea poder escribir y compartirte con todos nosotros. Y si encima te duele menos, mejor que mejor! ;)

    Un abrazo enorme, para lo que quieras, y cuando quieras, tu sobrinaceo:

    Manu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manu, amigo mío, también yo te recuerdo a menudo y pienso que debes de andar hasta el pirri de trabajos, estudios, bolos, y todas esas cosas tan horribles que os hemos dejado de herencia. Me alegro cuantísimo de saber de ti. Muchas gracias por escribirme. Ya ves, sigo al pie del... tirachinas...

      Me reconforta mucho tu disponibilidad porque sé que es absolutamente sincera. Para la prueba esa nuclear que me han de hacer creo que he de ir a las inmediaciones de Chernóbil; con los recortes de sanidad aprovechan la radioactividad que queda por allí. Ya te diré las fechas y si eso me llevas en tu automóvil.

      Un abrazo muy fuerte, querido sobrino adoptivo.

      Eliminar
  3. Estimat Carlos m'alegre que comences a vore un poc de llum al túnel. Un milacre és que un metge et dedique 30 minuts a la consulta, al pas que anem acabaran per muntar una atenció telefònica com eixes del tarot, on el metge ( o veges a saber qui) intentarà esbrinar el nostre mal i alhora ens cobraran una pasta per al cridadeta...
    Et mane molts ànims i et desitge una recuperació ràpida i completa, que encara ens queda Carlos per a un bona rato! Una abraçada!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y, por supuesto, la llamada será a un 902: "Si le duele la cabeza pulse 1", "Si le duele una muela pulse 2", "Si tiene diarrea salga corriendo", y así hasta el 999.999 y pico. Gracias, José Luis, siempre estás ahí, cubriéndome las espaldas...

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  4. Carlos!! Que alegría saber de ti!! Soy Josep. A ver si YA es la definitiva y te recuperas de una vez que tus ganas tendrás... No te preocupes si tienes que quedarte en casa reposando, ahora mismo, vale la pena no salir de casa, dentro de poco, nos harán pagar hasta por poner el pie en la calle, así que, aunque suene egoista, tú a cuidarte para poder escribir de nuevo para todos!! Un abrazo mestre!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido amigo, como imaginarás, conozco muchos Joseps, sin embargo, por tu voz, por tu escritura, por tus palabras, sé perfectamente qué Josep eres. Yo también me alegro enormemente de saber de ti. Tienes razón, cuando me he puesto a escribirte, este de la derecha, el del cigarrito, me ha dicho: "dame argo". La cosa está que muerde. Pero nosotros tenemos las cosas más valiosas del mundo, y por esas no nos pueden cobrar porque no tienen ni idea de que existen.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  5. Carlos:

    Desde el lado sur del Atlántico te deseo lo mejor. A veces ocurre que nuestra caída, que adivinamos sin punto final, es detenida por algún alma que debería ser más común, pero que las urgencias (?) han vuelto escasas. En fin, que te mejores y, sobre todo, que te sientas mejor, que de eso se trata.

    Abrazo no muy apretado , pero sólo para no hacerte doler.

    Julio, desde Montevideo, Uruguay

    ResponderEliminar
  6. Hola Carlos, no te preocupes, eres fuerte, y después de todo lo que se ha pasado...
    Nano, ánimo que ya verás como pronto te dan con la tela y con un poco de esto y otro poco de aquello, se pasa.
    Además, cuando uno tiene gente detrás haciendo fuerza se nota, y tú tienes a unos cuantos apretando los dientes para que te pongas bueno. Qué menos!!!

    Rodolfo Riquelme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rudolf, es cierto, hay mucha gente buena por ahí encendiendo velas y equivalentes. Ayer tuve una nueva visita médica: "bursitis" es el último diagnóstico que tengo para alguna zona. Tomo tantas pastillas que por las mañanas las muelo bien finas y me hago un rico batido.

      Muchas gracias, un abrazo como el Miguelete

      Rufus

      Eliminar