Páginas vistas en total

Seguidores

martes, 26 de junio de 2012

ARMONIO - CÓMO SE MANCHA


En la entrada anterior dedicada a este portentoso instrumento no pude mostrar ningún vídeo en el que se viera manchar al intérprete. He encontrado un vídeo en el que un señor toca de categoría y al que se le ve manchar, también de categoría. Es muy difícil manchar en el armonio: hay que hacerlo de modo absolutamente continuo y evitar a toda costa que se escuche cada pedalada, lo cual requiere suma destreza y no menos sensibilidad: lo primero se obtiene con muchas horas de estudio y sudando como un animal de granja durante años, en invierno y en verano; lo segundo, ay, lo segundo o se tiene o lo mejor es que se dedique uno a... otra cosa, mariposa. La obra interpretada, a mí que soy un poco raro, no me entusiasma demasiado, sólo me entusiasma muy poquito: se trata de un «Choral Song», del compositor Samuel Sebastian Wesley (1810 - 1876):


Samuel fue un gran organista y director de coro, así como un excelente compositor. Sin más preámbulos...


También con retraso descubrí esta bella pieza del compositor francés Georges Bizet (1838 - 1875).


La pieza en cuestión se llama Caprice; se trata de una composición podríamos decir de las denominadas «piezas de carácter». En este caso se trataría de un carácter un tanto irónico, sentimental y poético. La grabación es en directo: quienquiera que toque lo hace impecablemente, desgraciadamente no sabemos su nombre. También la grabación es de primera calidad: el único ruido «parásito» que se escucha es el que hace el intréprete al pasar las páginas. El vídeo es de esos en los que no se ve a quien toca, pero las imágenes que en él aparecen son muy oportunas y escogidas con tino y buen gusto:



2 comentarios:

  1. Carlos:

    Te debo un comentario genérico, si cabe el término.
    Cada vez, cada día que entro a tu Blog, me deja algo ( así decimos por aquí, sabes que nuestro castellano es un poquito distinto al de ustedes), me aporta cosas.
    No soy joven, tengo poquitas ilusiones, sin embargo tus apuntes, tus relatos, tu música, me hace sentir bien, lo cual es mucho en estos tiempos que alguien nos puso a las espaldas.
    En fin, GRACIAS.

    Julio, desde Montevideo, Uruguay

    P.D.: Como ya he aprendido que es mentira que los hombres no lloran, te cuento que tu recuerdo hacia tu padre me ha hecho llorar, y bastante.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciado Julio, te confieso que, ahora cuando comienzo a responderte, mis ojos se humedecen sin poder ni querer evitarlo. Yo creo, quizá como tú, que la capacidad de llorar nos hace más humanos, más personas, más hombres o más mujeres.

      Me alegra enormemente (a menudo las palabras no hacen justicia a la realidad) que tus visitas a este blog, tan tuyo como mío, te dejen algo. Que me digas que te hacen sentir bien es el mayor regalo que puedo esperar de mi modesto trabajo (y también de mis modestos días). Muchas gracias a ti por decírmelo. Espero de todo corazón poder seguir escribiendo, subiendo música, colgando fotografías, lo que sea, que te sigan dejando algo. Aquí, por estas lindes, el día de los Reyes Magos, cuando fuimos niños nos levantábamos ansiosos por ver qué nos «habían dejado» los magos.

      Un afectuoso saludo

      Eliminar