Páginas vistas en total

Seguidores

miércoles, 4 de julio de 2012

DA UNTEN IM TALE, de JOHANNES BRAHMS (II)


A veces, sin saber uno por qué, se ve envuelto por un halo de melancolía, o de tristeza, como se prefiera. 


Los psiquiatras se vuelven locos a la hora de diferenciar lo que son reacciones o mecanismos sanos, incluso saludables, de lo que son pequeñas  o no tan pequeñas patologías. Tampoco se ponen muy de acuerdo a la hora de poner nombre a esas patologías. Un nombre muy en uso desde hace cierto tiempo es el de «bipolaridad»: la persona que padece esta patología tiene bruscos, repentinos y muy marcados cambios de estados de ánimo sin niguna causa aparente, sin nigún obvio detonante; pero también se le llama «trastorno maníaco depresivo» o, simplemente, «depresión». Esos estados de ánimo van desde la tristeza:


a la euforia.


Yo, desde hace un tiempecito, deambulo por la fase de la tristeza. Neruda, en su poema nº 12, «Para mi corazón basta tu pecho», de los veinte y una canción desesperada lo dice muy clarito en uno de sus versos «... y entristeces de pronto, como un viaje». Pues así, un buen día entristecí de pronto, como un viaje y esta tristeza me llevó a escuchar un Lied, que, además de parecerme de los más hermosos, acompaña muy bien a mi melancolía. Estoy hablando del bello Lied «Da unten im Tale», de Johannes Brahms. Ya, tiempo atrás, dediqué una entrada a esta canción popular. Pero en aquel entonces, creo recordar, sólo disponía de una versión que, además, estaba alojada en la difunta Megaupload. A día de hoy he recopilado unas cuantas versiones más que me gustaría compartir con ustedes. De lo que se desprende, que en esta entrada sólo se podrá escuchar el Lied mencionado: a quien le guste, estupendo; a quien no le guste arreando que es gerundio, con todo mi respeto. Comencemos, pues, por una versión de Youtube, interpretada por Mónica Philibert, que además de cantar muy bien, el vídeo tiene subtítulos en español:


El texto, como ya se explicó, es un diálogo entre enamorados que acaba en ruptura...


DA UNTEN IM TALE

Da unten im Tale
läuft's Wasser so trüb
und i kann dir's nit sagen,
i hab' di so lieb

Sprichst allweil von Lieb',
sprichst allweil von Treu',
und a bissele Falschheit
is auch wohl dabei!

Und wenn i dir's zehnmal sag',
dass i di lieb,
und du willst nit versteh'n,
muss i halt weiter geh'n.

Für die Zeit, wo du g'liebt mi hast,
dank i dir schön,
und i wünsch' dass dir's anderswo
besser mag geh'n

EN EL FONDO DEL VALLE

En el fondo del valle
el agua corre turbia,
y no te puedo decir,
cuanto te amo.

Tú siempre me hablas de amor,
siempre me hablas de fidelidad,
y un poco de falsedad
hay en ello.

Y si yo te digo diez veces
que te amo
y tú no atiendes,
yo me tendré que marchar.

Por el tiempo que me amaste
te doy las gracias,
y te deseo que en otro lugar
te vaya mejor.

Prosigamos con, quizá, la mejor versión jamás grabada: Elisabeth Schwarzkopf en el papel de la chica; nuestro llorado amigo Dietrich Fischer-Dieskau, en el del chico:

 



Escuchemos ahora una versión contrastante. Es para coro de niños, aunque, lamentablemente, desconozco de cuál se trata:



A continuación nos deleita con su bella voz el barítono alemán Karl Schmitt-Walter acompañado por el gran pianista especializado en Lied Michael Raucheisen, músico que tuvo serios problemas por su relación con el régimen nazi:
Karl Schmitt-Walter

Con el mismo pianista, canta ahora Maris Müller con un encanto delicioso:



Ahora una versión muy peculiar. Se trata de un arreglo para un grupo instrumental realizado por no sé quién, pero, eso sí, hecho con muy buen gusto. Canta Letizia Scherrer y le acompaña, y de nuevo dudo, o el «Happy New Ear» o el «Ensemble Plus», sólo sé que no sé casi nada:


A Elissabeth Schumann acompañada por Leo Rosenek también da gozo escucharles:



La versión que podemos escuchar a continuación, a cargo del «Atrium Ensemble», nos permite escuchar con mucha claridad los bellos y expresivos retardos escritos por Brahms:


Observen qué portada de CD más bonita:


A cargo de los intérpretes indicados en esta carátula podemos escuchar esta tan bella como original versión:


Otra agrupación coral, el «Vocalensemble Rastatt»:



Andrea Stadel acompañada por Rita Klose también canta que es un primor:



Una versión muy curiosa: este bello Lied transcrito para piano por Frédéric Meinders e interpretado por él mismo, una encantadora  rareza:



Por último, Julianne Baird y «The Crofut Consort» nos ofrecen esta versión al estilo de una canción de cuna:


Y para que ni nuestro querido amigo Manu, ni ninguna otra persona alguna, me diga que si no pongo pincho-pancho, quien pinche en el


se podrá bajar estas versiones y, creo, una más de regalo.


4 comentarios:

  1. Carlos, estoy en Estocolmo, leyendote y acordandome de ti y no quiero que estes triste....
    Un gran abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero E.! ¡Esto sí que es el colmo, en Estocolmo! Te escribo este chiste tan horrible para que veas que mi humor siempre vuelve. Y si no hubiera vuelto, sólo por tus cariñosas palabras, lo traía de vuelta en un periquín. Yo lo que quiero es que disfrutes mucho en esas lejanas tierras, ¡te lo mereces tanto!

      Muchas gracias por todo.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. Hey, Carlota, soy Romero, ¿qué eso de estar tristón?...ni hablar del peluquín...ARRRRIBA!!!!....BOOOOMBA !!!!
    Es precioso el lied de la entrada...con el primero de youtube de Mónica Phili...ya lo he "flipao"...suena fino y delicado, como a mi me gusta...ya me conoces.
    Es PRECIOSO!!
    Anda...pásame la partitura porfa...(el que no llora no mama)...
    A tí, como siempre te ha gustado rizar el rizo, nos regalas todas esas versiones...Rizante!!...que eres un Rizante!!!
    Espero verte pronto.
    Cuídate mucho y ya sabes ande andamos los que te queremos bien, por si te apetece pasear.
    Un beso muy fuerte de Veguita.

    Romero Baldomero.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hey, Ray! ¡Qué pasa, carabasa! Triste yo, ja, ja, ja, ja, ja... me parto el culo sólo de pensarlo. Nada de eso, son trucos que me impone el editor para ver si, dando un poco de lástima, aumentamos la audiencia, que últimamente ha bajado un poco, sólo eso.

      Pero hablemos de cosas importantes. Es besito de vuestra preciosa Veguitta es el mejor antidepresivo que existe. Claro, los psiquiatras no lo recetan porque si no la pobre criatura salía del paro y ya no paraba, que la peña está muy mal. Dale todos los besitos que quieras de parte de su tío Río.

      Con respecto a la partitura ahora mismo pencho una; pero no es de la calidad que tú, ni nadie en este mundo, merece. Hoy mismo voy a conseguir una (sin moverme de casa, carabasa) que sí lo estará.

      Os quiere sólo un escalafón por debajo de vuestros familiares más directos, próximos, consanguíneos y entrañables

      Rastro Rádovan

      Eliminar