Páginas vistas en total

Seguidores

lunes, 8 de octubre de 2012

25 S - BUKOWSKI - COSPEDAL

Ya lo he dicho muchas veces: ni me place ni complace la política. La política es imprescindible para la sociedad pero no eso que en la actualidad llaman política. En su día escribí algunas entradas en plan de broma sobre un tal Rodríguez a quien, sin embargo, todo el mundo llamaba con el nombre de un noble oficio, oficio que este tal Rodríguez no desempeñó en su vida porque el único en el que estuvo empleado fue en el de presidente de gobierno, aunque esta actividad no es oficio pero sí beneficio.
[Abro paréntesis: (Habrán notado que en este blog me esfuerzo por utilizar un lenguaje de ese que llaman «políticamente correcto» y que sencillamente es en un estilo no ofensivo, educado, sin palabrotas y tal. Hoy voy a hacer una excepción: puesto que nuestros políticos no llevan a cabo una política «políticamente correcta», y hoy voy a hablar más o menos de política, ¿por qué cojones voy yo a andarme con finezas?: a mamar) Cierro paréntesis]. Pero no siempre se puede hablar de Borges. En ocasiones hay que echar un cuarto a espadas. El pasado 25 de septiembre hubo una manifestación, como todos ustedes sabrán mucho mejor que yo. Yo no tengo televisor, tampoco escucho la radio (sólo intento escuchar Radio Clásica pero no la coges ni a hostias), tampoco compro ni leo los periódicos, ni de papel ni digitales; en un ordenador escucho mientras como las noticias en Euro News o en el Canal 24 Horas. Antes pensaba que en este último escucharía lo de aquí y en el otro lo internacional: y una mierda. En el canal que pagamos todos los españolitos sólo veo a políticos y más políticos diciendo sus cosas; también a sindicalistas; las imágenes de los hechos importantes que suceden en esta SIEMPRE maltratada España las tengo que ver en Euro News. Canal 24 Horas ha cumplido 15 años; pues bien, se hacen el auto bombo sacando a gente chachi dando su opinión del noticiario en cuestión: así, el otro día salió una que se llama Ana Belén que su marido anda con eso de la SGAE babeando mieles sobre la imparcialidad del programa y tal y cual: y una mierda, imparcialidad los cojones.

Al grano. Ni las imágenes ni la información veraz de lo acaecido en la fecha mencionada pude encontrarla en el 24. Lo que sí escuché con un asombro de cuatro pares de cojones es a no sé qué Cospedal diciendo más fresca que una lechuga que aquello era como el 23 F. No voy a faltar el respeto a esta ilustrísima dama pero ella sí que me lo falta a mí insultando mi modesta inteligencia: 
De modo que es lo mismo que el ejército se levante en armas y las saque a la calle en contra del pueblo que 1300 o 1500 policías se enfrenten a unos miles de ciudadanos desarmados. Y nadie le dice nada a esta nobilísima señora, y me refiero a Rajoy o algo, alguien que o le diga que se retracte o que la destituya: porque decir eso es una infamia y una falta de respeto a cualquier persona con un dedo de frente. He aquí algunas de las imágenes que he encontrado en un sitio no español. No sé si todas las personas que aparecen «en manos» de la policía estaban delinquiendo de algún modo o no. Lo que sí se ve muy clarito es que la poli lleva una indumentaria que lo flipas; algunos, con un par de cojones, llevan su identificación visible; otros, cobardes de la pradera, la llevan tapada. Cascos, protectores, porras, pistolas... contra ciudadanos casi en pelotas, bueno, incluso en pelotas. Pasen y vean:
Quien desee ver el reportaje completo que pinche aquí; está realizado por periodistas independientes, de esos llamados freelance. Quizá esta imagen de aquí abajo sea la que a Cospedal le recordaba el 23 F; fuerzas armadas en perfecta formación militar enfrentada al pueblo, no DEFENDIENDO al pueblo:
Casi todas las putas noches de todo el puto año cerca de mi casa se monta una jarana desde las 24:00 hasta las 06:00, lo cual viene a hacer todavía más grato mi consabido insomnio. La otra noche, era tan bestial el pandemónium que se estaba montando que llamé a la policía local. Lo de siempre: «en cuanto dispongamos de una unidad libre la enviamos, caballero»; una de las cosas que más me jode es lo de «caballero». La agente que me atendió ni me escuchaba: por un lado porque era tal el estruendo que entre cien y doscientas «personas» estaban montando que teníamos que hablar a gritos; por otro lado porque para mí que leen un papelito que tienen delante y ya te apañarás. En el centro de la capital, junto a unos jardines preciosos, vive nuestra alcaldesa: allí «siempre se dispone de una unidad» que haga guardia para que la nobilísima dama pueda descansar. Para mi barrio de obreros no hay ni una unidad, para todo un puto barrio de obreros ni una unidad. Encima, quienes gritaban lanzaban consignas en contra de casi todo: ¿por qué no se van a gritar esas consignas a los jardincitos situados enfrente del portal de nuestra alcaldesa? ¿a nosotros, tristes trabajadores que sólo queremos dormir y descansar, qué coño nos cuentan? Además, me pregunto, ¿si se fueran a gritar a los jardincitos: tendría que llamar la alcaldesa a la policía local y escuchar que le dijeran: «en cuanto dispongamos de una unidad la mandamos»? Por otro lado, ¿hay 1500 policías para «controlar» la manifestación y no hay ni una unidad para venir a mi barrio? Además, ¿qué podría hacer una unidad contra entre cien y doscientas personas fuera de sí?
La gente que se manifiesta sólo pide un techo donde dormir,
o un trabajo, por ejemplo como el mío, de profesor:
¡mierda! me he equivocado de foto, pero ustedes ya me entienden. En mi barrio, la gente, o está en el paro o somos trabajadores normales y corrientes...
que lo único que queremos después de un día de trabajo es descansar, mientras esperamos jubilarnos a eso de los setenta años para poder vivir un porrón de años más en la más absoluta dicha sin tener que ir cada día al trabajo y poder dedicarnos por fin a lo que se nos antoje...
aunque habrá muchos que no tendrán «tanta» suerte...
Porque aunque ante la ley, la democracia, ante algunas religiones, todos somos iguales... ¡y una mierda! Hay una gran diferencia entre las «personas»...
y las PERSONALIDADES...
¿Y qué pinta Bukowski en todo esto?
Este cabronazo de Bukowski decía cosas interesantes. Entre ellas habrá alguna que a mucha gente le parezca «políticamente incorrecta», pero decía verdades como puños. El siguiente fragmento proviene del libro «Escritos de un viejo indecente». Es un libro que yo leí en 1988 y que se puede comprar en cualquier librería. Dice cosas... dice cosas que quizá pueda alguien interpretarlas como «incitantes»... Quién sabe, quizá alguien decida que es un libro que ha de retirarse de la circulación, y, por qué no, que es un libro que hay que quemar... ¡a la hoguera!

«(...) todos los ríos crecerán, y sin embargo la cosa anda mal. los maestros te atizan con reglas y los gusanos se comen el trigo; están montando ya las ametralladoras en los trípodes y los vientres son blancos y los vientres son negros y los vientres son vientres. sí, pegan a los hombres por el simple placer de pegar; los juzgados son sitios donde el final se escribe al principio, y todo lo que precede a eso es simple comedia. llevan a los hombres a habitaciones para interrogarles y salen medio hombres o ya ni hombres siquiera en absoluto. algunos tienen puestas en la revolución sus esperanzas, pero cuando te revelas e instauras tu nuevo gobierno descubres que tu nuevo gobierno es aún el mismo buen Papá de siempre. sólo que con una máscara de cartón. 
 (...) 
sí, revolución suena como muy romántico. pero no lo es. es sangre y tripas y locura; es niños asesinados por interponerse en el camino, niños que no entienden qué coño pasa. es tu puta, tu mujer con el vientre abierto de un bayonetazo y violada luego ante tus ojos. es hombres torturando a hombres que antes reían con los dibujos del ratón Mickey. antes de meterte en ese asunto, determina dónde está el espíritu y dónde estará cuando todo termine. no estoy de acuerdo con Dos (CRIMEN Y CASTIGO) en lo de que ningún hombre tiene derecho a disponer de la vida de otro. pero no vendría mal pensárselo un poco primero. por supuesto, lo malo es que ellos han estado quitándonos la vida sin disparar un tiro. también yo trabajé por sueldos de miseria mientras un pez gordo violaba vírgenes de catorce años en Beverly Hills. he visto cómo le quitaban a un hombre su trabajo por tardar cinco minutos más de los normal en salir del retrete. he visto cosas de las que ni siquiera quiero hablar. pero antes de matar algo asegúrate de que tienes algo mejor con que sustituirlo; algo mejor que oportunistas políticos que sueltan palabrería de odio en el parque público. si tienes que pagar un dineral, busca algo mejor que una garantía de treinta y seis meses. hasta ahora sólo he visto ese anhelo emocional y romántico de Revolución; no he visto ni un dirigente sólido ni una plataforma realista que aseguren CONTRA la traición que hasta ahora siguió luego siempre. si he de matar a un hombre, no quiero verle sustituido por una copia fiel del mismo hombre y el mismo sistema. hemos malgastado la historia como una pandilla de borrachos jugando a los dados en los retretes del bar del barrio. me da vergüenza ser miembro de la especie humana pero no quiero añadir nada a esa vergüenza, quiero raspar y quitar un poquito de ella. 
está bien hablar de Revolución con la barriga llena de cerveza ajena y viajando con una chica de dieciséis años de Grand Rapids escapada de casa; está muy bien hablar de Revolución mientras tres escritores gilipollas de fama mundial te tienen bailando el juego del OOOOOOOOMMMMMMM; pero hay que hacer otras cosas para conseguir que llegue eso; han de pasar más cosas. París, 1870-71, veinte mil personas asesinadas en las calles, las calles rojas, tanto como si hubiese llovido sangre, y las ratas que salen y devoran cadáveres, y gente hambrienta, sin saber ya qué significa aquello, que sale y arranca las ratas de los cadáveres y se las come. y, ¿dónde está París esta noche? ¿y qué es París esta noche? mi camarada va a añadir una cagada a esto y sonríe. bueno, tiene veinte años y prácticamente sólo lee poesía y la poesía no es más que una bayeta húmeda en el fregadero. y la yerba. siempre equiparan la yerba a la revolución. la yerba simplemente no es tan buena. por amor de Dios, si legalizasen la yerba, la mitad de la gente dejaría de fumarla. la Prohibición creó más borrachos que las verrugas de la abuela. la cuestión es que no puedes hacer lo que quieres. ¿quién quiere joder todas las noches con su mujer? o, en fin, aunque sea una vez a la semana... hay muchas cosas que me gustaría hacer. me gustaría, en primer lugar, impedir que se nombraran candidatos presidenciales tan feísimos. luego, cambiaría los museos. no hay nada tan deprimente y tan absolutamente apestoso como un museo. nunca entenderé por qué no es mayor el porcentaje de chicas de tres años asaltadas en escaleras de museos. en primer lugar, instalaría por lo menos un bar en cada planta. habría para pagar todos los salarios y daría para la regeneración y salvación de algunos de los cuadros y del tambaleante tigre colmilludo cuyo ojo del culo empieza a parecer más que nada un bolsillo lateral de ocho bolas. luego pondría una banda de rock, una banda de swing y una orquesta sinfónica en cada planta, más tres o cuatro mujeres de buen ver para andar por allí y hacer bonito. uno no aprende nada ni ve nada si no vibra. la mayoría contempla el trasero de ese tigre colmilludo detrás de ese cristal caliente y siguen su camino sin más, algo más avergonzados y algo más aburridos.» 
Casi ninguno de mis alumnos, durante toda mi vida de profesor, ha ni tan siquiera oído hablar de Charles Bukowski. ¿Qué mierda les enseñan en las escuelas, colegios, institutos y facultades? Quizá les enseñen a leer pero ¿y si no leen de qué cojones sirve que sepan leer? Así, mientras tanto, es muy fácil callar a la gente: no lean, no piensen, no opinen, no se manifiesten; consuman fútbol, alcohol, compren, coman hamburguesas, salgan por las noches a gritar embriagados sus inútiles proclamas... eso sí: seamos todos demócratas de puta madre. Y a callar.
Los grandes compositores suelen ser proféticos: ¿será la música desgarrada de Bartók un aviso de lo que todavía está por venir?

Bartók - Concierto para orquesta - Introducción

En el fondo no deja de ser todo un tanto burlesco, una burla del diablo o, peor aún, la sarcástica y disfrazada burla de algún dios.

Bartók - Burlesca Op. 8c nº 1 - Sviatoslav Richter
Quien desee leer algo de Bukowski y no pueda costeárselo en AQUÍ tiene algo, el pobre.

2 comentarios:

  1. Más razón que un santo.

    Y lo que nos queda por ver. Ésto no es más que el aperitivo. El plato fuerte todavía se está cocinando.

    Difícil no sentirse indignado (nueva palabra de moda) con las imágenes de lo sucedido en esa y otras manifestaciones.

    Quedémonos con la sensación de que el letargo de la gente se está acabando y se empiezan a realizar los "primeros ejercicios de gimnasia democrática".

    El que no haya derechas ni izquierdas no quiere decir que no haya arriba y abajo.
    Quizás el único político que intelectualmente pueda estimularle sea Mario Conde. Lo demás, ni con un palo, oiga.

    No seré yo quien defienda al Santo Padre pero, puedo aportar que se trata de una persona cultísima y además pianista (al menos al nivel de las sonatas de Mozart)

    Vivimos en una gran farsa, no lo vamos a negar; pero en gran parte es culpa nuestra por nuestra inactividad y pasotismo en el ámbito social.

    Excelente entrada en su blog
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese pasotismo y esa inactividad social está alimentada, cebada por los medios de comunicación con deportes, concursos, en fin, con todo eso. Estoy convencido de que la inmensa mayoría de los españoles no tiene una opinión propia y formada de las cosas: ve en la tele las manifestaciones, las declaraciones, los indignados... pero lo que en realidad está esperando es cuando la presentadora de turno dice: "Deportes; empecemos por el fútbol...".

      Es muy difícil encontrar a un austriaco (¿o es alemán?) inculto, y el de blanco no va a ser una excepción. Pero por un lado la cultura no hace mejores a las personas; por otro no tolero, tolerancia cero, la actitud de la iglesia católica, por no mencionar más que lo que tenemos en casa.

      Agradezco sinceramente su comentario.

      Un afectuoso saludo

      Eliminar