Páginas vistas en total

Seguidores

jueves, 1 de noviembre de 2012

JUSSI BJÖRLING – CILÈA: L’ARLESIANNA – IL LAMENTO DI FEDERICO

La literatura, como todas las cosas, se puede dividir en buena y mala. Un género que siempre se ha considerado «menor» es el de la novela policiaca. Sin embargo, en los últimos años, unos cuantos escritores han convertido este género en «MAYOR». Quizá el máximo exponente sea el sueco Henning Mankell; 
su serie de novelas que tienen como protagonista al comisario Kurt Wallander ha sido modelo de una inmensa caterva de escritores del género. Wallander es un comisario de policía poco corriente, por ejemplo, hubiera querido ser cantante de ópera y adora al magnífico tenor sueco Jussi Björling. De estas novelas se han realizado numerosas series. En una de ellas, el protagonista es el actor Rolf Lassgård. 
En uno de los capítulos, Wallander se ve desbordado emocionalmente por el dramatismo de un caso y en una escena escucha en su casa, solo, bebiendo, la célebre aria que hoy les traigo interpretada por el tenor supradicho. 
Hay muchas grabaciones de esta aria por este tenor pero la que sale en la película, la mejor sin duda, es la que hoy subo para ustedes y que he conseguido, por fin, tras muchos años de búsqueda y captura. Para mí es la mejor versión de todos los tiempos, el final es de infarto; ya no se canta así, echando el alma. Con razón, el bueno de Wallander, no puede contener el llanto y lo derrama como un mocoso. Sin más preámbulos, Björling cantando el aria «El lamento de Federico» de la ópera L’Arlesianna de Cilèa, acompañado por la Orquesta dil Maggio Fiorentino dirigida por Alberto Erede. Agárrense a sus butacas o a donde quiera que estén sentados si es que pueden permanecer de ese modo. 

6 comentarios:

  1. Menudo final, acojonante, ciertamente. Los pelos como escarpias!

    Gracias por mostrarnos canciones así y estas versiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Imagino que habrá muchas más personas a quienes, como a usted, les haya impresionado esta versión. Pero me resulta muy grato que usted me haya confirmado mi opinión sobre "ese final", escalofriante, que sólo dejaría indiferente al más sensible de los políticos, de existir algo parecido. Björling fue un gran cantante pero con enormes altibajos, quizá debidos a sus problemas con el alcohol.

      Muchas, muy sinceras gracias por su comentario.

      Un afectuoso saludo

      Eliminar
  2. Esos violines de la Orquesta dil Maggio Fiorentino, su dulce penetración, su conmovedora delicadeza.
    Una frase cantada para recordar, no la última, apoteosis del dolor, el alarido antres de entrar en Mi fai..., sino una pregunta Perché degg'io tanto penar?: ¿por qué degg'io sufrir tanto?

    Un gozo y muchas gracias, Carlos.

    ResponderEliminar
  3. Y cómo la música crea la atmósfera de la interrogación: Perché degg'io tanto penar? Cuando la música, el texto y la interpretación son sublimes... ¡ah! ¡cómo se le ensancha a uno el corazón! ¿no?

    ResponderEliminar
  4. Sobra ese modo de interrogar final, mejor tú que yo lo sabes, inmersísimo en textos, músicas e interpretaciones. Yo no hago más que ensanchar en la música, tanto que me pierdo en muchos frentes.

    Pero en un frente me encuentro cómodo, del que mi cuaderno atestigua bastante: el flamenco.

    Y ahora te voy a presentar a una flamenca que, a parte de ser para mí la mejor flamenca, arranca interpretaciones como esta (con las hermanas Labèque al piano)

    http://youtu.be/gd6Uhz_sABw

    (Sin mencionar el la hermosísima Gacela de Lorca.

    Me pregunto si Lorca habrá entrado más en la música clásica.

    Buenas noches.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son las siete de la mañana, y "por tu culpa" ya la sorpresa ante la belleza y emoción del arte ha hecho que se me erice la piel y los ojos se me nublen. Quienes sentimos estas cosas vivimos tres, cuatro, mil veces más intensamente que otros: ¿vivieremos más o menos tiempo? ¿se miden estas cosas con horas y minutos?

      Muchas gracias, Tempero, este que acaba de empezar ya es para mí un gran día, "por tu culpa".

      Eliminar