Páginas vistas en total

Seguidores

domingo, 25 de noviembre de 2012

«MORTALIDAD» CHRISTOPHER HITCHENS

ATENCIÓN
El contenido de esta entrada puede herir la sensibilidad
de algún lector desprevenido. Por eso les prevengo:
¡Quien tema ser herido en su sensibilidad religiosa
que no traspase la fina alambrada!

Tomorrow, and tomorrow, and tomorrow,
Creeps in this petty pace from day to day,
To the last syllable of recorded time;
And all our yesterdays have lighted fools
The way to dusty death. Out, out, brief candle!
Life's but a walking shadow, a poor player
That struts and frets his hour upon the stage
And then is heard no more. It is a tale
Told by an idiot, full of sound and fury
Signifying nothing.

W. SHAKESPEARE - Macbeth (Act 5, Scene 5, lines 17-28)



«Mañana,  y mañana y mañana
se desliza en este mezquino paso de día a día,
a la última sílaba con que el tiempo se escribe:
Y todos nuestros ayeres han testimoniado a los necios
el camino a la muerte polvorienta "¡Apágate, apágate fugaz candela!
La vida sólo es una sombra que camina, un pobre actor
que se contonea y consume su turno en el escenario,  
y luego no se oye más. Es un cuento
contado por un idiota, lleno de sonido y furia,
que no significa nada.»
(Trad. desc.)




«He visto vacilar el instante de mi grandeza,
y he visto al eterno Lacayo sostener mi abrigo con ironía,
y, en resumen, tuve miedo»

T. S. Eliot, «La canción de amor de J. Alfred Prufrock»

(«Mortalidad» Pág. 55)

Christopher Hitchens (1949 – 2011 [15 de diciembre]) fue un escritor y periodista británico, residente en Estados Unidos. Se licenció en Filosofía, Ciencias Políticas y Economía en el Balliol College de Oxford. En sus libros y conferencias de los últimos años se centró en la inexistencia de Dios, pero también escribía sobre arte, política, literatura con impecable destreza. Falleció a causa de una neumonía surgida como complicación del cáncer de esófago que en julio de 2010 se supo que padecía. En mi modesta opinión, o para mi gusto, fue un poco «showman»; en sus debates y conferencias era constantemente interrumpido por los aplausos de un público entregado, a menudo espoleado por chistes fáciles, provocativos.  Hay numerosos ejemplos de estas «actuaciones» subtituladas al español en Youtube, quien desee entender un poco mejor mi punto de vista que se dé una vuelta por allí. Fue un contradictorio y controvertido polemista que dedicó los últimos años de su vida a, cómo decirlo, defender el ateísmo y señalar las grandes mentiras que, a su modo de ver, giran en torno a todas las religiones, a denunciar las atrocidades que en nombre de los muy variados dioses se han cometido y se siguen cometiendo. «Bebedor y fumador orgulloso y amigo fiel de Martin Amis, Hitchens viene agitando la discusión política anglosajona y cultural desde hace 30 años. Ha atacado, entre otros, a Henry Kissinger, Bill Clinton, Mel Gibson, Michael Moore y la Madre Teresa de Calcuta» (Roberto Careaga C. * ).
Hace pocos días que terminé su último libro. En la trasera del mismo podemos leer: «El 8 de junio de 2010, durante la gira de promoción de su libro de memorias, Hitch-22, un insoportable dolor en el pecho y el tórax dejó postrado a Christopher Hitchens en su habitación de hotel en Nueva York.». Los posteriores análisis determinaron que padecía un cáncer de esófago con metástasis, ante lo cual «... rechazó insistente y gallardamente el consuelo de la religión, y prefirió enfrentarse a la muerte mirándola de frente»; ya que cuando venimos a este mundo lo hacemos cargados de un pecado (algo muy original) del cual nada sabemos, qué menos que abandonarlo desnudo, libre de toda carga, digo yo.. Ya antes de comenzar la lectura del libro pensé en el célebre postulado de Blaise Pascal (1623-1662), según el cual, en el lecho de muerte, cualquier persona inteligente, independientemente de sus creencias religiosas, debía aceptar la existencia de dios:

«Prefiero equivocarme creyendo en un Dios que no existe, que equivocarme no creyendo en un Dios que existe. Porque si después no hay nada, evidentemente nunca lo sabré, cuando me hunda en la nada eterna; pero si hay algo, si hay Alguien, tendré que dar cuenta de mi actitud de rechazo»

Y, en efecto, a las pocas páginas, Hitchens ya menciona a Pascal: «Pascal asume un dios cínico y un ser humano de un abyecto oportunismo» Siempre me ha llamado la atención eso de peca cuanto quieras que luego te das una vuelta por el confesionario y con un par de padrenuestros y tres avemarías asunto zanjado. Lo cortés no quita lo valiente, y dice en otro sitio: «Simpatizo de nuevo con el poderoso Voltaire: cuando en su lecho de muerte lo importunaban y le pedían que renunciara al diablo, murmuró que no era momento de hacer enemigos» A pesar de la enfermedad demostró hasta el fin un sanísimo sentido del humor.
En las páginas web de creyentes, nos dice Hitchins (con voz más silente que nunca), encontró alusiones a su enfermedad, ejemplares:

«¿Quién más piensa que el hecho de que Christopher Hitchens tenga un cáncer terminal de garganta [sic] es la venganza de Dios por haber usado la voz para blasfemar? A los ateos les gusta ignorar los HECHOS. Les gusta actuar como si todo fuera una "coincidencia". ¿En serio? ¿Es solo una "coincidencia" [que], de todas las partes de su cuerpo, Christopher Hitchens tenga cáncer en la parte del cuerpo que usó para la blasfemia? Sí, seguid creyendo eso, ateos. Va a retorcerse de agonía y dolor, y se marchitará hasta desaparecer y tener una muerte horrible, y DESPUÉS viene la verdadera diversión, cuando vaya al FUEGO INFERNAL y sufra eternamente la tortura y el fuego». 

Magnífico ejemplo de lógica aplastante aliñada con verdadera caridad cristiana. No me sorprendí al leer este «manifiesto», otras cosas parecidas he visto: cuando ocurrió el devastador terremoto de Haití en 2010, escuché de un ferviente cristiano, y lo decía con absoluta convicción, que no era casual que hubiera ocurrido allí, era evidente la mano ejecutora de dios que castigaba a aquella tierra pagana, diabólica, plagada de vudú y otras tan aberrantes como falsas creencias, ¿qué que? Y me pregunto: Si en la actualidad algunos creyentes de los que practican estas religiones ven el mundo desde esa perspectiva, ¿cómo sería la sociedad en tiempos de la Inquisición? No todos los creyentes tuvieron la misma actitud, algunos organizaron días de oración por Hitchens, quien nos recuerda la definición de «oración» de Ambrose Bierce, en su famoso «Diccionario del diablo»:

«ORACIÓN: una solicitud de que las leyes de la naturaleza se suspendan en beneficio del solicitante, que confiesa no merecerlo»

Subyace la palabra «castigo», y apela Hitchens que no sólo ha blasfemado con la voz, con la garganta, … «Y aunque mi voz se vaya antes que yo, seguiré escribiendo contra los espejismos de las religiones hasta que, como en la canción Simon and Garfunkel, sea hello Darkness my old friend [es decir, vaya a saludar a una vieja amiga]». La canción aludida es muy famosa, desde que se compuso se hizo demasiado famosa. Para mí, en particular, es una música y un texto de no una muy elevada calidad (perdón por los eufemismos). Pero también hay que decir que es una canción que tiene un poco de eso denominado je ne sais quoi. Es esta de aquí debajo; la traducción, pues... ya se sabe:


No sé de qué nivel serían los conocimientos musicales de Hitchens. En el libro menciona una par de canciones más. Aquí le vemos junto a un piano, da pena ver al siempre jovial y gallardo Hitchens envejecido, con aspecto deteriorado.

El capítulo VI del libro lo comienza Hitchens con dos citas, una es de Bob Dylan, de su canción It’s Alright, Ma (I’m Only Bleeding) [Está bien, ma, (sólo estoy sangrando)].

 

Esta era la vitalista, enérgica pinta que tenía Hitchens en sus buenos tiempos.


«Es difícil seguir siendo emperador ante un médico, y también es difícil guardar la calidad de hombre», nos decía hace poco Adriano.

 
En toda guerra hay sufrimiento, desolación, momentos tan horribles que sólo quienes los viven conocen su magnitud. Por eso decía que es duro leer este libro. En ocasiones da la impresión de que la medicina no está tanto para curar al enfermo, o mejorarlo o paliarle los sufrimientos, como para intentar conseguir remedios, avanzar y ponerse a prueba, a pesar del sufrimiento de los enfermos. Y sufre, sufre Hitchens; los tratamientos empleados en este tipo de patologías son muy fuertes, son potentes pócimas, ajustados venenos. Y Hitchens es muy consciente de su padecimiento, y menciona el «aterrador poema de Wilfred Owen sobre la muerte en el frente occidental, “Dulce et decorum est”», poema que describelos atroces sufrimientos de unos soldados que mueren en el frente:

(…) si pudieras oír con cada sacudida
cómo sale la sangre de su pulmón enfermo,
obscena como el cáncer, amarga como el vómito
de incurables heridas en lenguas inocentes,
amigo, no dirías entusiasta
a los muchachos sedientos de una ansiosa gloria
esa vieja mentira: «Dulce et decorum est
pro patria mori»

cita esta última de Horacio, que significa «Dulce y honorable es morir por la patria».

Bach. Concierto para violín, oboe, cuerda y continuo, en re menor, 2º movimiento, Adagio. Julia Fischer, Andrey Rubtsov, Academy of St Martin in the Fields


Bach. Concierto para violín, oboe, cuerda y continuo, en re menor, 2º movimiento, Adagio. Viktoria Mullova, François Leleux, The Mullova Ensemble

 

Tal como ya se ha dicho, Hitchens era dado al tabaco, al buen whisky, también era amigo de sus amigos, se reunía con ellos a charlar hasta las tantas: es de suponer, que en esas reuniones aparecería el mejor Hitchens, de igual manera que dicen que ocurría con Oscar Wilde: quién les hubiera escuchado (de poseer unos profundos conocimientos del idioma de ambos, claro).

«Así es como Calímaco eligió recordar a su amado Heráclito:

"Alguien me contó, Heráclito, tu muerte y en mí provocó
el llanto y recordé cuántas veces los dos
en conversación hicimos ponerse el sol"»

 
Les doy mi palabra de que no podía ni imaginar cómo iba a resultar esta entrada. Tenía en la cabeza un idea muy distinta, como ahora les mostraré. Tanto da la forma, lo que subyace es el relato de cómo un hombre se enfrentó a los sufrimientos de todo tipo que precedieron a su cita última. Y lo hizo como pudo, buenamente, a solas, tal como había venido. O, quién sabe, hasta es posible que Hitchens fuera un dios, como decía Borges, un dios que en realidad son tres...



Estas son algunas de las estampitas que tenía seleccionadas para esta entrada. Como dije antes, un tanto alejadas del tono y carácter que al final, andando, andando, ha adoptado. Se trata de unas imágenes captadas durante el acto de protesta realizado por la activista Inna Shevchenko en Kiev en solidaridad con el grupo Pussy Riot. Supongo que a Hitchens estas fotografías no le habrían molestado… espero…

«Saul Bellow: La muerte es la oscura parte trasera de un espejo que permite que lo miremos con claridad»

«Montaigne: “El cimiento más sólido de la religión es el desprecio a la vida”»
 «No lucho ni combato contra el cáncer: él lucha contra mí»
 
  «La banalidad del cáncer. Todo un lazareto de efectos secundarios. Especialidad del día»
«La tristeza de verse a uno mismo en antiguos vídeos de YouTube…»
«Si me convierto será porque es preferible que muera un creyente a que lo haga un ateo»


Bach. Goldberg · Aria. Vladimir Feltsman

Gifs Animados - Imagenes Animadas


P. S. 1. La editorial DEBATE ha hecho una edición que da asco, asco pero asco asco. Se trata de un libro de pequeño formato, rectangular, 12 por 20 centímetros, de tapa dura, tanto o más que la cabeza del diseñador, de hojas duras y de un grosor espeso como el cartón; la cuestión es que para pasar cada página se ha de hacer un exagerado y asqueroso esfuerzo; más todavía para mantener el libro abierto. ¡Maldita sea! ¡¿Cómo no se dan cuenta de algo tan elemental?! Hace falta ser inútiles. Y lo que más jode es que hacen esa edición «de tapa dura», lujosilla ella, para sacar 18,96 euros, 3.147 pesetas por 121 páginas contadas: y luego quieren que la gente lea…


P. S. 2. Yo soy ateo. Pero, claro, no puedo demostrar que dios no existe. Sólo, en todo caso, puedo demostrar mi ateísmo: tengo un testigo: el alto campanario que hay junto a mi casa se tambalea ante las blasfemias que salen de esta boquita mía (¿también me castigará dios con un cáncer de garganta?). Tampoco hago proselitismo del ateísmo. Me joden mil cosas de la iglesia católica, que es la que más conozco. Por ejemplo su proselitismo: ¿por qué razón se han de pasar el día dale que te pego a las campanas de los cojones? He tenido experiencias «místicas»: cuando tenía unos doce años, yo ya iba por las iglesias tocando el órgano en bodas y funerales; recuerdo que en una de las iglesias que frecuentaba había un cura que se siempre se «alegraba» mucho de verme; me acariciaba mis imberbes mejillas y decía «què jovenet, si no té ni pèl de barba» (Qué jovencito, si no tiene ni pelo de barba), y yo observaba cómo su sotana adquiría en cierto punto una forma que me recordaba la de un paraguas o algo así; todavía me viene a la nariz el fuerte olor a tabaco que impregnaba su aliento. Soy ateo, repito, y temo al sufrimiento que puede causar una grave y mortal enfermedad como cualquier otro mortal; he padecido, padezco, multitud de enfermedades, dolencias, accidentes, intervenciones… muy dolorosas. No sé si, como Hitchens, seré capaz de mantener mi apuesta hasta el último momento. Así lo espero. Termino con dos citas pilladas sin buscarlas, al azar.


«Dios existe, pero a veces duerme: sus pesadillas son nuestra existencia»
Ernesto Sábato (1911-2011)


«Desconozco si Dios existe, pero sería mejor para su reputación que no existiera»

Jules Renard (1864-1910)



¡Bravo! Hitchens, y que le den por saco a Pascal.

24 comentarios:

  1. Una vez más -y ya van casi 300- es un verdadero goce volver a leerte. Qué controvertido es el tema que hoy expones con motivo de este libro y qué espeluznantes los relatos y las actitudes que nos narras.

    Dejo la interpretación de Patrick Stewart, vídeo que un día ya me señalaste:

    http://www.youtube.com/watch?v=Lbhk_yNjMqY

    Un fuerte abrazo, querido Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, muchas gracias por tu comentario, por tus amables palabras, por tus certeras palabras. Estremecedor, commovedor el testimonio de este hombre. Ha sido difícil y costoso escribir esta entrada; de hecho, he observado varias erratas, oisiones... Mañana puliré el trabajo. La interpretación de Patrick Stewart, impactante.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Hitchens parece interesente... Trataré de averiguar más sobre el.
      La entrada, como siempre, brillante. Aunque siento que no me hayan gustado nada las dos ultimas fotografías. Por su puesto que uno puede estar a favor o en contra de muchas cosas, su derecho a protestar, a denunciar, yo mismo detesto y hasta condeno muchas decisiones de la iglesia, de curas, y un larguísimo etcétera. Pero creo que lo que hace la señorita traspasa con creces no una alambrada, ni dos, si no los límites de la sensibilidad y el respeto,de la creencia o no de cada uno.
      Un abrazo
      Víctor

      Eliminar
    3. Estimado Víctor, le agradezco sinceramente el modo respetuoso y educado con el que ha expuesto su parecer. Si sigue mi blog se habrá percatado de que procuro ser lo más respetuoso posible con todo. También en este caso lo he procurado y lamento sinceramente que no le gusten las imágenes que menciona. No obstante, y le pido disculpas por ello, de momento voy a dejarlas donde están. En el caso de que alguien me lo solicitase, quizá las retirara, no lo sé, tendría que pensarlo. En mi modesta opinión, y respetando por completo la suya, no son tan hirientes, pero, claro, es no es más que una cuestión de sensibilidades, gustos y pareceres. Permítame que insista: le ruego que me disculpe por haber ofendido su sensibilidad.

      Un abrazo

      Eliminar
  2. Estimado Tío:
    Ya va siendo hora de que nos tuteemos, jajaja. Mea culpa. Siento que mi escueto "Víctor"al final,como es lógico no te haya dado más pistas. Total para decirte que me parecían un poco heavyes las imágenes, ahí con la motosierra...en fin, qué le vamos a hacer. Simplemente eso. No hay nada de qué disculparse. :)
    Un abrazote, y gracias por cada una de las entradas de este maravillosísimo blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vivir para ver, un joven que es menos «escandaloso» que un señor de mediana edad. Si te soy sincero he pensado en ti cuando he leído, al final, lo de «Víctor». Ahora que te descubres te reconozco por tu educación y respeto al exponer tus ideas. Nos conocemos, mi querido Víctor, ni tú ni yo mataríamos ni a una mosca. Pero pienso que un poco de «escándalo» de vez en cuando es saludable, remueve y sacude un poco los convencionalismos. En fin, ojalá otros muchos, que son quienes tienen que dar ejemplo, fuesen la cuarta parte (o la quinta o la sexta) de respetuosos que tú y que yo.
      Muchas gracias a ti por tus elogiosas palabras.
      Un fuerte abrazo, de tu tío que tanto, tanto te quiere.

      Eliminar
  3. Muy interesante todo el contenido que se ofrece en esta entrada.

    Reflexiones sobre temas candentes, citas de autoridades, música intercalada con gusto. Una personalidad extraña la de este inglés(los ingleses están mal de la azotea casi todos) con sus rumiaciones, ateísmo galopante, falta de fe, nihilismos, etc.

    En mi modesta opinión (y teniendo en cuenta que mi opinión a nadie le importa un comino) las imágenes finales están fuera de escena, son ob-scenas. No les veo relación alguna con el discurso y el devenir del tema.

    Sí, el tema va de crítica a la religión, a sugerir que nos morimos y luego "ná de ná", que es mejor un "que me quiten lo bailao", de aceptar la soledad inherente a la existencia humana... pero, ¿qué pinta una rusa en pelotas cortando una cruz de madera en un parque de Moscú?

    Ni defensa de Pussy Riots ni gaitas en vinagre. Esa gente es idiota y ya está. Y, por lo que sé, esas chicas las detuvieron por protestar contra Putin dentro de una iglesia, en el altar disfrazadas cantando, con una actitud denigrante hacia el culto...

    Que protesten quemando el Kremlin a ver si hay agallas cuando salgan los maderos a repartir y no un acto cobarde y, sobretodo, estúpido de cortar una bella cruz en un solitario parque. Luego nos quejaremos de cuando las cosas se vayan de madre y unos grafiteros se cepillen la Capilla Sixtina en protesta por salvar a la foca Willy del Ártico...

    Sé que Usted me entiende de puta madre, estimado Carlos.
    Y no pido que se retiren las fotos ni nada de eso...el post es suyo y Usted decide qué es lo que pone, y nosotros leemos, disfrutamos o criticamos...y la vida sigue y santas pascuas.

    Está claro que hay muchísimas cosas de la Iglesia Católica (y no católica) y de las religiones en general y de cualquier institución que detente poder e influencia que no nos gustan o que rechazamos directamente...pero el pobre Jesús clavado en una cruz (o al menos esa bella idea que Jesús encarnó hace tanto tiempo) no es culpable de nada.

    Sólo piensen que esta rubia( bastante potente) ya habría sido empalada con el trozo de madera sobrante si estuviera en algún que otro país más próximo a los campos petrolíferos... Y no estamos como para desperdiciar rubias así tan a la ligera.

    Un cordial saludo y espero que mi crítica sea bien recibida.

    Torquemada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Torquemada (menudo seudónimo, ¿o es apellido?), su opinión es tan valiosa como la mía o la de cualquier otra persona que se tome la molestia de exponerla con educación y respeto, como es el caso.
      La «razón» de ser de la presencia de las polémicas imágenes es un símbolo de iconoclastia. La religión católica, que es la que a mí me toca, ha invadido mi vida y la sigue invadiendo, mi vida, mi libertad, incluso mi paz espiritual, sin mi consentimiento, así, porque sí: ya justo al nacer me endilgó un pecado del que nada sabía, me inculcó un sentimiento de culpa, me dijo lo que estaba bien y lo que estaba mal... Yo nunca jamás pedí nada de eso. Durante toda mi vida he tenido que convivir con el icono de un hombre clavado a una cruz... maldita sea la gracia. ¿Pero, por qué?
      Es un acto de gran procacidad el de la dama de la moto sierra, de acuerdo. ¿Pero cuántas procacidades ha cometido, y sigue cometiendo, la iglesia católica a lo largo de la historia? Creo que, al lado de todas las atrocidades cometidas en nombre de ese hombre clavado, el hecho de cortar una cruz no es más que una pequeñez, un pequeño acto de rebeldía, una nimiedad, procaz, pero casi insignificante.
      Su crítica es muy bien recibida. Aquí nadie pretende ofender a nadie. Como usted muy bien dice, yo escribo una entrada, se comenta más o menos, y a otra cosa mariposa. Que «... en otras cosas peores se podría ocupar el hombre, y que menos provecho le trujese»
      Muchas gracias por su participación en este Blog.
      Un afectuoso saludo

      Eliminar
    2. Una respuesta muy adecuada. Se la agradezco mucho sinceramente.

      Torquemada era un pseudónimo para crear polémica y que venía como anillo al dedo para estas cuestiones.

      Está claro todo lo de que los iconos y usos de la Iglesia invaden nuestro espacio vital sin nuestro consentimiento.
      Pero no podemos hacer nada por evitarlo, de la misma forma que lo invaden la polución atmosférica y acústica de nuestras calles o las voces de los borrachos de fin de semana.

      Vivimos en sociedad y es lo que sucede. Convivir es Con-sufrir.

      Le enumeraré más casos: cadenas del wáter y portazos de vecinos, el afilador, el gitano de la cabra y el organillo, tracas de celebraciones familiares, teléfonos sonando...

      Es inevitable salvo vivir en una vivienda apartada en el campo o en la urbanización de lujo de Cristiano Ronaldo (a éste con el nombre religioso no le está yendo nada mal)

      En cuanto a lo de cargar con el pecado original de Adán y Eva, en última instancia fue su madre quien le bautizó y le introdujo en el "mundillo".

      Es imposible escapar de las fauces del Sistema. Somos meras ovejas con un valor tendente a cero.

      Siga deslumbrándonos con posts provocadores y, sobretodo, con buena cultura.

      Un afectuoso saludo, zanjo la polémica y me retiro a mis cuarteles de invierno.

      Torquemada.












      Eliminar
    3. Mi madre, mi amada madre, por ella cargo yo con lo que haga falta. Pero con los postulados de la iglesia católica, con esos que cargue ella, que ella es quien se los ha inventado.
      Tiene usted razón, un bombardeo inmisericorde nos tiene acobardados y arrinconados, no hay escapatoria. Espero y le deseo que al menos en sus cuarteles de invierno encuentre silencio, calma, paz; y también espero que no muy lejos de ellos disponga de una conexión (siempre silenciosa) a Internet para seguir visitándonos con sus comentarios.

      Un cordial saludo

      Eliminar
  4. Carlos, eres auténtico, genuino, un caballo salvaje, que no se ha dejado domar a pesar de las reprimendas, la persuasión y las trampas. Trampas de todo tipo. La sociedad en la que vivimos es el producto mejorado -y hasta la fecha, definitivo- para esclavizar al ganado. Como me contaba hace tiempo un amigo que había presenciado el engorde de los patos. Me decía que era un ferviente amante de la vida y de los animales pero no daba credibilidad al caso de los patos: los animales comían hasta reventar no porque les obligasen sino porque una vez que entubado el pico a la comida no lo soltaban, engullían sin conocimiento, con la más sedienta gula. Encuentro muchas analogías entre el engorde los patos y el de las personas.

    Antes morir por inanición que por falta de reflexión, de identidad, de pensamiento. Tu blog promueve todo esto, amigo.

    Un fuerte abrazo.

    24mille

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, 24mille, por tus palabras. No puedes imaginarte lo oportunos que son tus comentarios; últimamente reflexiono mucho sobre las cosas que acabas de exponer: cómo es manipulada la gente sin que tan siquiera se percate de ello; conozco casos de personas que se creen libres, modernas, comprometidas (y tal) y no son más que juguetes en unas manos maquiavélicas: ideales, religiones, ideas cliché políticas, tradiciones... Viene muy al caso tu reflexión: Hitchens supo, como buenamente pudo, mantener su timón en la dirección que a él le dio la real gana, firme hasta el final y que le den por saco a Pascal.

      Y con esta bonita rima me despido, no sin antes desearte que sigas luchando por mantener tu mente y tu espíritu libres, independientes, tan sólo identificados con sí mismos.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. En este vídeo aparecen otras "activistas" con diversas herramientas similares a la rubia de las cruces:

    http://www.youtube.com/watch?v=xsR2-Tpsqqc

    Bueno, similares es un decir...

    Un cordial saludo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Anónimo, le agradezco su participación en esta entrada. He visto el vídeo al que nos remite y, la verdad, no sé si termino de captar la idea subyacente.

      La fotografías que yo puse en mi entrada, en las que se puede ver a una mujer cortando una cruz y que para hacerlo, como haría un leñador, se ha quitado la camisa, las puse como símbolo de la lucha que durante muchos años mantuvo Hitchens contra las religiones en general y la religión católica en particular. Durante 2000 años hemos tenido que arrodillarnos ante un símbolo que representa el martirio proferido a un hombre. No sé si se puede considerar una suerte que en la época de Cristo no se hubiese inventado la guillotina o la cámara de gas y uno de esos métodos se hubiera escogido para acabar con el revolucionario: en tal caso hubiéramos tenido que arrodillarnos ante una guillotina o, quién sabe, las iglesias católicas habrían tenido la estructura arquitectónica de una cámara de gas. Sea como fuere las fotos son lo de menos: el supuesto escándalo de estas imágenes palidece hasta lo invisible en comparación con los aberrantes escándalos que han protagonizado durante 2000 años los creadores de ese símbolo, y no cejan. Lo realmente importante de esta entrada es todo lo demás: un hombre que piensa de un modo particular, fruto de su propia reflexión, que en vida se esfuerza en poner de manifiesto, y que cuando le llega la hora de la verdad se mantiene firme en su modo de pensar y acomete el esfuerzo de plasmarlo por escrito, una vez más, para manifestar que las cosas pueden ser de un modo distinto al que durante 2000 años nos han inculcado, y nos siguen inculcando bajo sistemas políticos de todo sesgo, conservadores, progresistas, democráticos, tiránicos… Le guste a uno o no le guste, cruz por aquí, cruz por allá. He estado internado en hospitales varias veces y la semana próxima volveré a pasar unos días en uno de estos lugares. Cuando en la habitación que se me ha asignado ha habido una cruz, en el caso de que no estuviera atornillada a la pared, la he descolgado y la he metido en un cajón: cuando ha venido un cura ha ofrecerme sus servicios, de un modo absolutamente respetuoso, los he rechazado. Estamos en una sociedad laica: ¿por qué ha de venir un cura a ofrecerme lo que sea? ¿por qué, ya puestos, no viene más gente a ofrecerme otro tipo de servicios tales como afiliarme, in extremis, a tal o cual partido político, abrazar tal o cual otra creencia religiosa, hacerme socio de alguna entidad deportiva, sindicarme en tal o cual sindicato, hacerme del movimiento gay, qué sé yo?

      Le reitero mi agradecimiento por su comentario, el vídeo me ha hecho sonreír y la sonrisa siempre es algo bueno para la salud, del cuerpo y del alma.

      Un cordial saludo y que también usted disfrute de un apacible fin de semana.

      Eliminar
  6. Me acuesto y , antes de dormirme, hablo mentalmente a Lucas, como vengo haciendo desde hace muchísimos años. Le digo más o menos lo de siempre. Le digo que, si está muerto, tiene suerte y que me encantaría estar en su lugar. Le digo que a él le ha correspondido la mejor parte, que yo debo llevar la carga más pesada. Le digo que la vida es de una futilidad total, que no tienen sentido, es aberración, sufrimiento infinito, invento de un No-Dios cuya maldad rebasa la comprensión.

    Agota Kristof, “Claus y Lucas”, Editorial El Aleph, p. 439.

    Gracias por recomendarnos este libro Carlos. Hoy lo he terminado de leer con gran emoción.

    Un fuerte abrazo, compadre.

    24Mille

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a ti de nuevo, 24Mille, tu compañía en el ya casi largo viaje que supone este Blog hace que los esfuerzos que requiere merezcan con creces la pena. Y como siempre digo, el mérito no es mío, sólo pertenece a Hitchens, a Kristof, a Claus y a Lucas, a Borges, a Kleiber, a Mravinski, a Schubert, a...

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  7. Y,,, a la manera de Keats:
    CHRISTOPHER HITCHENS fue un hombre de Nietzsche.
    Es todo cuanto debemos saber.

    Me uno a tu hermoso homenaje Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro, estimada Inés, de que te unas a mi sincero homenaje a Hitchens. Si encima se unen al séquito, de tu mano, Nietzsche y Keats mi alegría es todavía mayor.

      Gracias

      Eliminar
  8. Estimado Carlos, volví a leer el texto inicial de esta página: "El contenido de esta entrada puede herir la sensibilidad de algún lector desprevenido. Por eso les prevengo:
    ¡Quien tema ser herido en su sensibilidad religiosa que no traspase la fina alambrada!"

    ¡Cuánta delicadeza ! Espíritu aristocrático el tuyo , cuya distinción natural se impone sobre la masa.
    Jamás he leído que semejante prevención surgiera de la población religiosa.
    Te reitero mi respeto.Y guardaré esta entrada que servirá como antecedente para dar cuenta de la "aristocracia del mérito" de la que hablaba mi compatriota José Ingenieros.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciada Inés, sin duda, el que me has brindado es uno de los mejores elogios que he recibido en mi vida: "Espíritu aristocrático". Nada me gustaría más que estar a la altura de tu elogio, y de lo que puedes estar segura es de que lucharé siempre por alcanzarlo y mantenerlo, por compartirlo, por inculcarlo en cuantos se crucen en mi camino.

      Te doy las gracias emocionado y te envío un fuerte abrazo

      Eliminar
  9. Ha pasado más de año y medio ...Han pasado muchas aguas y muchos paisajes.
    Muchas cosas han cambiado, sin embargo se mantiene incólume mi juicio sobre tu persona.
    Eres un aristócrata del mérito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Inés, qué alegría volver a verte. Espero de todo corazón que las aguas hayan sido claras y frescas, y los paisajes muy bellos. Por aquí, las aguas, hace un tiempo que pasan turbias, y los pasiajes envueltos en nieblas y brumas. Por eso, las hermosas palabras que has escogido para expresarme tu juicio sobre mi persona, suponen un arroyo de aguas cristalinas, un rayo de luz que atraviesa las brumas, y por ello te doy las gracias.

      Te saludo con mucho afecto

      Eliminar
  10. Hola, muy fuerte esta entrada, llevo apenas una semana de saber que existió esta persona, veo que al final de sus días seguía convencido de sus creencias, es de respetar tal decisión.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No todo el mundo es capaz de guardar coherencia entre sus palabras y sus actos. Cuando se trata de pensamientos y accioones de la envergadura aquí expuestas, como usted dice, es digno de respeto. En mi opinión, además, de admiración.

      Muchas gracias por su comentario

      Un cordial saludo

      Eliminar