Páginas vistas en total

Seguidores

miércoles, 12 de diciembre de 2012

LA VIDA Y SUS MARAVILLAS



Ayer, o así, decía que si algo bueno tiene estar fornicado es el hecho de recibir (constantes) muestras de afecto. No era una frase hecha, era una verdad pura y blanda, amable verdad. Una muestra de ello es un email de un alumno que acabo de recibir. En él, tras las salutaciones y conmiseraciones pertinentes, e incluso una consulta de alumno a profesor, se puede leer:

«Dejando las clases de lado, espero que te mejores pronto. Te dejo una chorradilla de las que levantan sonrisa, para recordarte eso que me dices siempre: la vida está llena de cosas maravillosas, hechas por gente de la que no se acuerda ni su padre, la mayoría de veces, aunque no siempre, y que hacen que merezca la pena que te abran la espalda para sacarte un trozo de carne»:


Sí, amigo mío, hay cosas en la vida, como tu email, por las que merece la pena que le abran a uno la espalda y lo que haga falta. Gracias, chaval, me has ensanchado el corazón.

P. S. Por cierto, ¿conté que lo primero que hice cuando me quitaron el drenaje (casi inútil drenaje) fue darme una ducha helada?


2 comentarios:

  1. Bueno,amigo Carlos, mi colega el Mercader de Venecia te ha quitado ese trocito de carne que molestaba dejándote un buen tajo subescapular, que pronto será una cicatriz, una condecoración de guerra en la batalla incesante por la vida en la que tú ganas. Este fin de semana, que hay borrasca, cantando bajo la lluvia para, después de un merecido descanso de guerrero, seguir en la brecha con tus alumnos, que tanto te aprecian, como te apreciamos tus seguidores.
    Y, como no quiero ser menos, te acompaño en la amargura de la enfermedad y te invito a la dolce vita que te espera, porque todo ha salido bien.
    Un abrazo, amigo Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Jano, ¿ves?, una nueva muestra de las bellezas que esconde esta difícil vida: tu comentario. Muchas gracias. Ni por un instante he olvidado que te debo una respuesta a un comentario en tu blog, te lo aseguro, ni por un instante. Se me han acumulado un montón de cosas importantes por hacer porque he tenido que atender un montón de cosas urgentes... Pero tengo unas ganas enormes de escribirte; muy pronto.
      Cambiando de tema, no todo ha ido a pedir de boca: el tumor es benigno, un raro elastofibroma, lo cual es motivo de alegría; la secuela ha sido un importante seroma del tamaño de un melón mediano, ¡paciencia!
      No te abrazo, el meloncete me lo impide, te doy un fortísimo apretón de manos y te envío mi más afectuoso saludo junto con mi gratitud.

      Eliminar