Páginas vistas en total

Seguidores

jueves, 31 de octubre de 2013

EL PODER DE LA MÚSICA (G & P cumple 200.000 visitas)


Esta mañana me he encontrado con un encantador email que me ponía sobre aviso de que «Guerra y Paz» había alcanzado las 200.000 visitas. Mi inevitable modestia me impide repetir aquí el elogioso y entrañable contenido de ese mensaje.

Para celebrar la onomástica voy a poner aquí debajo un vídeo que me envió ayer la misma persona que me ha avisado del «cumplevisitas» de «G & P». Es un vídeo que ha aparecido por YouTube y que está teniendo un éxito apabullante. En él se pone de manifiesto la opinión que hemos mantenido en «Guerra y Paz» desde sus orígenes, a saber:

Que la música es vida, emoción, que la música es la más misteriosa y maravillosa de las bellas artes, que es ante todo un lenguaje, un medio de comunicación que, sin embargo, no comunica nada y lo dice todo; que la música transmite y despierta sentimientos, que conmueve los afectos del alma; que la música no es materia de especulación; que el ruido no es música, así como cualquier frase pronunciada por un necio no es filosofía; que en el siglo pasado se hicieron muchas estupideces con algo tan bello y noble como es la música, se la manoseó, de la mancilló, se hizo de ella (se pretendió hacer de la ella) una paparrucha cretina para que cuatro ineptos se lucrasen con sus mendaces y romos pensamientos (por llamarles de alguna manera); que la música está en nosotros incluso antes de venir al mundo, pues la percibimos a través del seno materno; que la música nos enriquece, hace nuestros espíritus más nobles y libres, nuestras mentes más lúcidas e inteligentes; que la música nos hace personas más sensibles y, muchas veces, más buenas, mejores; que a la música hay que amarla, y que cuando lo conseguimos ella nos corresponde, puesto que sólo alguien que nos ama nos hace tan felices como puede hacernos la música.

Esta parrafada está escrita a vuelapluma, para llegar lo antes posible a celebrar con ustedes nuestra onomástica. Pero en realidad la música no es nada de todo lo que he soltado en el parrafazo anterior: la música es, simple y llanamente, lo que suena, algo inefable de lo que no hay nada que decir ni explicar para quien la vive y la entiende, como el protagonista del siguiente vídeo, con quien sin más preámbulos les dejo. Toda mi gratitud a quienes tienen la gentileza, la amabilidad y generosidad de seguir «Guerra y Paz», que, sin ustedes, no tendría sentido.



26 comentarios:

  1. Siento mucha alegría por la receptividad que tiene esta hermosa sinfonía Guerra y Paz,La Grande...
    Reciba un fuerte abrazo Maestro.
    El pequeño que aparece en el video "padece"el síndrome de Sthendal, o de Florencia...,la afección de los artistas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querida Inés. Sí, parece ser que quienes somos capaces de reír y llorar a la vez ante la música somos... distintos, estamos afectados por un síndrome o algo. Afortunados nosotros.

      Un afectuoso saludo

      Eliminar
  2. Enhorabuena, querido Carlos, por el éxito merecido de tu blog, tan exquisito y a la vez tan asequible para los que ni siquiera sabemos leer una partitura; una magnífica pedagogía que solamente puede hacer un buen músico que ama la música.
    Bendito síndrome o lo que sea el que padecen los que son capaces de transmitir una emoción a través de sonidos, y los que son capaces de recibir el mensaje sonoro con emoción y sentimiento: ambos tienen un motivo más de gozo en esta vida...
    Un abrazo, Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Jano, qué bien saben tus felicitaciones, que sé tan sinceras y afectuosas. Ya has visto, no hace falta saber nada, quizá lo único indispensable sea "ser" algo, "ser" de una manera un poco especial, con síndrome o sin él, pero con el corazón y la mente abiertos de par en par y, sí, quizá un poquito especiales. Quizá sea una cuestión de mezclar un poco de educación (bien entendida) y de genuino amor; se agitan con mucho cuidado estos dos ingredientes y la Naturaleza ya se encarga del resto. Quizá. U ojalá.
      Un abrazo bien fuerte, querido Jano, y muchas gracias.

      Eliminar
  3. Muchas felicidades Carlos por la plusmarca de tu blog.

    El poder de la música, como tú bien dices, es la increíble la sinceridad y desnudez a la que expone la música a nuestras almas incluso cuando no se ha aprendido ni el lenguaje escrito ni el lenguaje hablado. Trabajando en una guardería como profesor de música lo veo todas las semanas en esos ojos brillantes hambrientos de emociones… es realmente hermoso.

    Un abrazo y a seguir aumentando el éxito de tu acogedor rincón musical.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para plusmarca la tuya, la plusmarca anónima que bates cada día y cada semana dando tu tiempo, tu sensibilidad, tu inteligencia y tu cariño a los chavalines que tienes a tu cargo. Estoy convencido de que si el testigo de esa educación que estás dando lo recoge otro profesor como tú, y luego otro y otro, esos niños serán el día de mañana personas sensibles, buenas, concienzadas de que la vida es mucho más que ver la tele, salir de botellón y tantas otras cosas perniciosas que muchos de los jóvenes actuales no dejan de hacer porque en su día no recibieron la Educacion que tú estás impartiendo.
      Muchas gracias por tus palabras, por tu abrazo (que acojo y devuelvo) y por tus ánimos, amic Jaume.

      Eliminar
  4. ¡Muchísimas felicidades por tus 200.000 visitas!

    Aunque el verdadero regalo nos lo haces tú todos los días al compartir de manera tan altruista tus conocimientos y sabiduría; tu tiempo y tu esfuerzo. GyP es un oasis de amor por las personas, por el arte, por la música, por el buen gusto.


    A pesar de los grandes maestros y los grandes intérpretes que nos has ido mostrando a lo largo de este periplo, ellos no me ha descubierto nada que tú no me hayas mostrado ya. Tú sin producir ningún vídeo, sin repeinarte hacia atrás, sin haber estudiado dos carreras y sin tener un jardín en el que regar las plantas.

    Tú sí que arrastras a tus alumnos a través de la verdadera fascinación, el contagio de la alegría de vivir, la alegría de compartir, la alegría de ser humano y de querer compartir emociones, de la manera más pura y cristalina. Fiel a unos ideales no escritos, no sigues una doctrina, tú no buscas fuera. Buscas en tu interior y es de ahí de donde mana tanta bondad y generosidad.

    La música eres tú.

    Regálame una no respuesta y una sonrisa que ya siento.

    Un fuerte abrazo, querido Carlos.

    24mille

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me pides que te regale una "no respuesta", sin duda por evitarme el "esfuerzo" que escribirla me puede suponer. Pero a una persona tan amable, grata y a la vez tan agradecida como tú no le puedeo dejar sin respuesta. Por el seudónimo que has escogido te reconozco, muchos han sido los comentarios que a lo largo de tantos meses ya has escrito en GyP, y siempre demostrando mucho más que lo que de manera tan sucinta he destacado ya de tu persona. Tienes toda mi gratitud, gratitud alegre, entusiasta y optimista por comprobar que mi modesta labor satisface a una persona tan especial como debes de ser tu.

      Un fuerte abrazo, querida/o 24mille, y no una, te envío veinticuatro mil sonrisas, sonrisas sinceras, sonrisas de emoción.

      Carlos

      Eliminar
  5. Carlos:
    Cómo agregar algo a lo que te han dicho ya? Es que allí se nos resume, con elocuencia, a todos los 200.000.
    Voy por otro lado.
    Celebro la música, los libros, vídeos y etc. varios que te tomas el trabajo de poner a nuestra disposición.
    Y celebro, especialmente, tu falta absoluta -y admirable- de medias tintas.
    En una época en la cual, a cada rato, como decimos por mis pagos, se dice "gre-gre para decir Gregorio" , apareces tú con un apasionamiento que nos hace poner colorados de vergüenza.
    Brindo por tí a la distancia, por mí por haberte encontrado, por el maravilloso rincón de luz que creaste para nosotros y, por supuesto, por las 200.000. Y seguiremos agregando ceros.

    Abrazo muy apretado desde el paisito.

    Julio, desde Montevideo, Uruguay

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, querido Julio, por tu visita y por tus palabras.
      Sabe muy bien quien visita "Guerra y Paz" que este es un espacio para casi todo, y que una de las pocas cosas que no caben es la intolerancia, la mala educación, el insulto, la descortesía... Claro, lo que no quita que a las cosas se les llame por su nombre. Para eufemismos ya hacen carrera los políticos: aquí al pan, pan y al vino, vino.
      Brindo contigo por haberte conocido. Esta es una de las cosas mágicas que nos brindan nuestros tiempos: poder brindar felizmente con alguien a quine no conoces en persona y que está allá, en la otra parte del mundo, en ese lugar tan precioso que debe de ser Montevideo, Uruguay, tu paisito.

      Un apretado abrazo, amigo Julio.

      Eliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El sindrome que identifican como "lo que sea" es una reacción psicosomática que se produce ante la captación de la belleza artística y recibe el nombre de Sthendal o de Florencia porque el escritor, lo experimentó en esta ciudad.
      Es irrelevante a estos efectos peinarse para atrás o tener dos carreras, incluso ocultar que se tienen tres por aquello que decía Schopenhauer.
      El sindrome también es irrelevante como entidad psicológica pero supone una curiosidad.
      Saludos.

      Eliminar
    2. En efecto, querida Inés, el síndrome al que nos hemos referido en el transcurso de estos comentarios ha venido siendo descrito y definido durante mucho tiempo por mucha gente, en particular por psicólogos y psiquiatras. Yo, sinceramente, no creo poseer, por no decir padecer, ese síndrome, entre otras cosas porque en todas las descripciones que he leído de él nadie habla de la música, sólo de la pintura y arquitectura en general, y de todo el arte acumulado en Florencia en particular. Quizá ese mareo que se describe sea más bien producido por estar mucho rato con la cabeza elevada contemplando los frecos que iluminan tantas y tantas cúpulas, tantos lienzos colgados a muy elevadas alturas, dicho sea esto en un tono un tanto jocoso. ¿Quién no hubiera sentido un desvanecimiento al escuchar un agudo forte o muy forte de Maria Callas? A mí, desde luego, me hubiera dado algo. Por otro lado, de haber padecido Stendahl el síndrome al que le pusieron su nombre, quizá hubiera dado evidentes muestras de ello en épocas más tempranas de su vida. Otra cosa es, por ejemplo, el síndrome de Asperger, y tantos y no identificados casos de autismos; eso sí que es cosa seria. Pero la emoción ante el hecho artístico, sea plástico o sonoro, creo que es algo propio, sencillamente, de personas afectas y sensibles al arte. Estoy seguro que 24mille habla desde el más amable y cordial sentido del humor, que junto con el sentido del amor, forma la pareja de sentidos, quizá, más necesarios en estos tiempos que vivimos.
      Un afectuoso saludo, amiga Inés.

      Eliminar
  7. Repetuosamente Carlos, otra cosa es la psicosis y la neurosis obsesiva y la fobia de Juanito....Y los trastornos bipolares y la histeria de conversión...Otra cosa es la melena enfervorizada,espléndida de Celibidache y otra terminar dos carreras y otra aunque relacionada con esta última , la afirmación de Schopenhauer quien afirmaba que hay que fingirse rengo para no ser odiado..
    De ahí que se diga "humorísticamente" que no hay que mezclar pato con gallareta

    ResponderEliminar
  8. En cuanto al cuestionado sindrome se presenta ante la captación de la belleza artística provenga de lienzos o de desbordes sonoros.No solo se "padece" en Florencia y si se tratara una consecuencia de echar la cabeza hacia atrás para mirar los lienzos hubiera merecido el nombre de sindrome de tortícolis ...Y supone siempre un desborde emocional particular que muy pocos experimentan Google se ha quedado corta con la información.Pido disculpas pero lo he experimentado en la Plaza roja de noche hasta el punto de desmayarme.He presenciado su manifestación en un niño de menos de un año que ante su primera escucha de Otoño de Vivaldi quedó practicamente catatónico de ahi que su madre haya querido "curarlo" con musiqueta democrática para lograr su adaptación a la mediocracia.Afortunadamente no lo logró porque nunca se puede con la potencia de un cuepo nietzscheano.
    Mis cariños.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Inés, reconozco mi ignorancia y desconocimiento del síndrome de Stendhal. Tan sólo había oído alguna cosa y leído alguna otra sobre él. Tampoco he experimentado esa especie de éxtasis, aunque en incontables ocasiones la experiencia estética, la vivencia del hecho artístico, me ha emocionado inmensamente. Tampoco he presenciado una evidencia como la que usted nos narra. He de suponer que se trata de un síndrome muy particular, de características muy marcadas y definidas, pues en mis cuarenta años de docencia no lo he presenciado en ninguno de mis alumnos. Sea como fuere, aprecio mucho su opinión y las informaciones que nos brinda, y sé que me cree cuando le digo que en ningún momento ha sido mi intención dudar o bromear sobre algo que, en realidad, ni tan siquiera conozco. Quizá, dado el carácter un poco festivo de esta entrada, debido a la celebración de las 200.000 visitas, haya dado a mis comentarios y respuestas un tono demasiado jocoso para un asunto que, sin duda, es absolutamente digno de ser tratado con seriedad y conocimiento de causa. En ocasiones sí que he experimentado sensaciones excepcionales; por ejemplo, una vez, en Viena, estaba en la casa en la que falleció mi amado Schubert y escuché en unos auriculares colocados allí un Lied que sin ser de mi preferidos por casi hace que me desmaye: se trataba del célebre "Ständchen", y el intérprete era uno de mis tenores favoritos para el Lied, Fritz Wunderlich; ya le digo, casi me tuvieron que sacar de allí en camilla, pero creo que mi emoción era debida, además de a la sublime música tan maravillosamente interpretada, a mi admiración por Schubert y a mi conmiseración por el humilde lugar y penosísimas circunstancias en las que dejó este mundo mi amado compositor.
      Con todo mi afecto

      Eliminar
  9. Muchas gracias por su interesante blog. Con mis mejores por su continuidad.
    Un nuevo año de bienestar y felicidades para usted.

    Le envío un link que acabo de hallar, muy posiblemente tiene interés.
    http://www.youtube.com/watch?v=SGful7FHu8s

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias a usted, por su comentario y sus buenos deseos. También yo le deseo lo mejor para el año venidero.
      El vídeo de Bill Evans al que me remite ya lo conocía, le doy las gracias igualmente. Estoy muy de acuerdo con muchos de los planteamientos de este gran pianista de jazz, uno de mis preferidos si no el que más. No sólo poseía una mente universal, también muy lúcida, brillante.
      Le saludo afectuosamente

      Eliminar
  10. Gracias por mantener vivo este rincón. Que vengan otras 200.000 visitas más, sería buena señal.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias, amigo de Atisbos, por tu visita y por tus reconfortantes palabras.

    Un afectuoso saludo

    ResponderEliminar
  12. Felices Fiestas querido Carlos!, que Guerra y Paz siga brindándonos placer y conocimientos, disfrute y alegrías en este nuevo año que se inicia.
    Le deseo lo mejor en todos los sentidos, que la vida lo abrace con nobleza y reconocimiento, con paz y alegría, y con todo lo que Ud se merece.
    Un abrazo muy fuerte dese el más profundo afecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida amiga Inés, muchas gracias por sus buenos deseos y sus siempre cálidas palabras. Cuando era muy jovencito se puso de moda un juego navideño llamado "el amigo invisible", supongo que usted lo conoce. Desde que tengo el placer de conocerla a usted no ha dejado de ser para mí una "amiga invisible" que no ha dejado de regalarme amistad, comprensión, apoyo, incluso ayuda en momentos difíciles. Le estoy agradecido, de corazón, es usted una gran persona que merece en grado sumo todo lo que desea para mí. Yo se lo deseo.
      Mi más fuerte abrazo

      Eliminar
  13. Hacen falta las nuevas entradas de su blog profesor Gimeno. Le recuerdo siempre con cariño y suelo volver a leerle aquí. Un saludo inmenso para usted.

    L.
    https://www.youtube.com/watch?v=i7W3ICpONVs
    (Ignoro qué pieza está interpretando el coro).



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, L., por sus afectuosos recuerdos, por echar de menos nuevas entradas y por seguir frecuentando este enmudecido blog, mutismo ocasionado por demasiados obstáculos... También le agradezco el enlace de YouTube; yo tampoco reconozco la pieza que interpreta el coro; el niñito quizá termine siendo un nuevo Mravinski...

      Un cordial saludo

      Eliminar
  14. Recientemente encontré ésta referencia a Guerraypaz-carlos.blogspot: "Magnífico Blog ..."
    http://blogdemusciaeduactiva.blogspot.com/2013/03/guerra-y-paz.html

    ResponderEliminar