Páginas vistas en total

Seguidores

jueves, 19 de marzo de 2015

ROBERT GRAVES · ... como un ladrón o igual que un dios,...

 
EL AMOR PERDIDO

TANTO aguza sus ojos la desdicha
que puede ver las hojas o la hierba
crecer a cada instante; puede ver
claramente a través de un grueso muro,
o contemplar cómo el inquieto espíritu puede
huir de la garganta de un muerto.

Puede oír a dos condados de distancia
y escuchar tus palabras antes de que hables.
La cochinilla y el débil clamor del gusano
resuenan en su triste oído;
y un ruido que, de tan leve, es increíble:
el que hace la hierba cuando bebe,
lo que hablan las lombrices,
el gruñido de las hormigas que acometen
cargas gigantescas por motivos de honor,
el crujido de sus tendones, su resuello,
el zumbido de las arañas cuando tejen,
y los menudos susurros, farfullos y suspiros
de ociosas larvas y de moscas.

Tanto aguza a este hombre la desdicha
que vaga como un ladrón o igual que un dios,
dentro y fuera, abajo, arriba,
buscando sin cesar su amor perdido.

El cofre del tesoro (1919)

LOST LOVE
HIS eyes are quickened so with grief,
He can watch a grass or leaf
Every instant grow: he can
Clearly through a flint wall see,
Or watch the startled spirit flee
From the throat of a dead man.
Across two counties he can hear
And catch your words before you speak.
The woodlouse or the maggot’s weak
Clamour rings in his sad ear,
And noise so slight it would surpass
Credence — drinking sound of grass,
Worm talk, clashing jaws of moth
Chumbling holes in cloth:
The groan of ants who undertake
Gigantic loads for honour's sake
(Their sinews creak, their breath comes thin);
Whir of spiders when they spin,
And minute whispering, mumbling, sighs
Of idle grubs and flies.
This man is quickened so with grief.
He wanders god-like or like thief
Inside and out, below, above,
Without relief seeking lost love.

Treasure Box (1909)

Robert Graves POEMAS
Edición  y traducción de
Antonio Rivero Taravillo
COLECCIÓN LA CRUZ DEL SUR · EDITORIAL PRE-TEXTOS
MADRID · BUENOS AIRES · VALENCIA · 2005

8 comentarios:

  1. Gracias por Robert Graves, nos detendremos en él.

    (Habeís cambiado el diseño-blog. En mi opinión se ve mejor el anterior: contínuo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu comentario. El polifacético Graves bien merece que nos detengamos a estudiarlo, es una figura casi inabarcable.

      No sé a qué te refieres con el cambio de diseño del blog, yo sigo viéndolo igual que siempre. Pero lo tengo muy abandonado y quizá se haya descolocado alguna cosa. Intentaré cuidarlo un poco, a ver si descubro el cambio y lo enmiendo. Y, si puede ser, lo mejoro.

      Un cordial saludo

      Eliminar
    2. Hablo de la plantilla. ¿Será mi vista? ... Lo estoy viendo con el fondo (detrás) más amplio. Y las fotos (columna derecha) tan bien escogidas y dicientes con subtítulos y todo): ¿no estaba esa columna unida a la del centro?

      Eliminar
    3. Hace mucho tiempo que sólo visito el blog muy de vez en cuando. De modo que se me ha olvidado cuál era su apariencia. He estado trasteando un poco y compruebo que la columna central y la lateral no se pueden unir. Me he limitado a adecuar el tamaño de las fotografías al de la columna, para que no sobresalgan por los lados. Quizá encuentre el momento de remodelar o actualizar la imagen de Guerra y Paz.
      Gracias por las observaciones.

      Eliminar
  2. No tengo un blog, quizá haga alguno y por ello he visto algo de "plantilla" -en "escritorio" del Blogger- > Plantilla > Avanzado > Fondos. Y, también: "ajustar ancho".

    Lo de unir las columnas no es necesario si no se desea cambiar plantilla (lo que sería problemático). Solo fué un ejemplo. Un saludo afectuoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te agradezco los comentarios y sugerencias, dan vida al blog.

      Te saludo cordialmente

      Eliminar
  3. Con cuánta maestría y acierto describe Robert Graves los sentimientos del alma del enamorado desamparado por la pérdida de la amada!
    La ausencia del amor deja evidentemente sin piel, sin protección, dando paso al despertar desmedido de los sentidos, que acrecienta aún más ese sufrimiento sordo e incesante.
    Ojos que ven más allá, oídos que perciben los latidos de la naturaleza, lo condenan a vagar como un ladrón, o un dios quizás...un dios errático y sin asidero.
    Gracias, Carlos, por este magnífico y doloroso poema.
    Saludos afectuosos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. También a mí me llamó poderosamente la atención el enorme talento poético de Graves: su no menos grande imaginación es tamizada por ese instinto poético y consigue de ese modo expresar de una manera insólita el estado de estupefacción del hombre perdido, extraviado, enajenado por el sentimiento de carencia. Graves convierte en sublime lo que muy fácilmente podría haber caído en lo melodramático.

      Gracias a usted, Inés, por sus siempre acertados comentarios.

      Le saludo muy cordialmente

      Eliminar