Páginas vistas en total

Seguidores

jueves, 30 de abril de 2015

«LA INEXPERIENCIA AUDITIVA»

El otro día dediqué una entrada a contarles que iba a impartir un cursillo titulado «La experiencia auditiva». Esta tarde me han comunicado que no se han matriculado suficientes alumnos como para poder llevarlo adelante. Puesto que abusé un poco de la confianza de ustedes haciendo publicidad –algo así como los anuncios de la tele-, tenía pensado comentarles cómo había ido la cosa una vez finalizado el cursillo. Dado que no se va a realizar también creo que es justo que lo comunique aquí, en G & P.

Si leyeron las condiciones del curso verían que hacía falta un mínimo de diez alumnos para que se pudiera hacer. De modo que no ha habido diez personas interesadas en lo que se pudiera tratar durante esos tres días. Me consta que algunos profesores de la academia en la que se debía impartir se habían matriculado en el curso; lo cual dice mucho, o bastante, a favor de la curiosidad intelectual de dicho profesorado, o de su afán de perfeccionamiento, de superación, si es que algo de provecho se hubiera podido sacar de las tres mañanas. Si descontamos a estos profesores, uno, dos o tres, ya no son diez, sino siete, ocho o nueve, los alumnos necesarios.

Me estoy extendiendo, y enredando, demasiado. Yo no voy a valorar esta situación, mucho menos a juzgarla, ni tan siquiera voy a comentarla: soy la última persona en este vasto mundo para hacer algo parecido. Que cada cual, si es que le apetece, saque, en todo caso, sus propias conclusiones.

Aunque... un poco de sarcasmo nunca está de más: dicen que Valencia es la ciudad de la música; en efecto, hay más músicos sólo en Valencia que en el resto de esta toda esta España nuestra.

Les pido disculpas por haberles robado su preciado tiempo y les agradezco sinceramente la atención que me han prestado.

Atentamente

Carlos Gimeno

Desiderata: Que nunca perdamos la curiosidad y capacidad de asombro de los niños fotografiados por Alfred Eisenstaedt. Y, para asombro, la canción de aquí debajo:


4 comentarios:

  1. Profesor Gimeno, usted nos proporciona un exquisito momento con su precioso, fino sentido del humor. Muchas gracias. ¿Qué nombre lleva esta canción?


    ResponderEliminar
  2. Me alegra que lo vea así. Creo que en la vida hay muchas cosas «no buenas»; las hay tan poco buenas que no podemos hacer nada con ellas, sólo sufrirlas con la mayor dignidad posible mientras el cuerpo aguante. Luego las hay de menor bondad descendente, entre las cuales se podría ubicar la noticia del cursillo; con esas cabe un poco de sentido del humor. Lamentablemente creo que ahí termina la cosa, ya no hay cosas menos malas: la «felicidad» debe de consistir en tomarse las cosas menos malas con un poco de sentido del humor mientras dedicas todas tus energías a luchar contra las malas y las muy malas.

    La canción se llama «La Flambée Montalbanaise» y su autor es Gus Viseur; la interpretan Marcel Loeffler al acordeón y un cantante llamado André Minvielle.

    Muchas gracias por su amable comentario

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchísimas gracias a usted, profesor. Por sus palabras elocuentes y bellas. Su reflexión me toca muy de cerca.
      Gracias por la referencia de «La Flambée Montalbanaise».

      Eliminar
    2. Gracias a usted por escucharme tan amable y atentamente.

      Un afectuoso saludo

      Eliminar