Páginas vistas en total

Seguidores

domingo, 3 de diciembre de 2017

SARA TEASDALE – ĒRIKS EŠENVALDS - STARS




Hace unos días alguien de manera anónima tuvo a bien dejar por aquí cerca un sucinto comentario. Sucinto porque sólo contenía lo esencial: un poema escrito y una composición vocal que pone música a ese poema. Agradecí escuetamente el bello regalo, y ahora vuelvo a expresar mi gratitud con esta entrada, de manera menos concisa pero no por ello más sincera.

El poema, titulado Stars, pertenece a la poetisa estadounidense Sara Teasdale (1884 – 1933), bastante desconocida por nuestras latitudes. Tan sólo existe un libro en castellano, en realidad bilingüe, de esta poetisa: «Poemas de Amor», edición «Harpo libros», traducción de María Ramos, de muy reciente publicación, marzo de 2017. En realidad existe otro, pero que, o todavía no ha salido a la venta, o yo no he sido capaz de encontrar, titulado «Luces de Nueva York y otros poemas», editado por Ravenswood Books Editorial. La de esta dama no es una poesía poderosa, pero sí refinada, delicada, romántica, sugestiva, aunque mi opinión no vale gran cosa, tan sólo he leído un pequeño puñado de sus poemas. Creo que no fue una mujer feliz, puso fin a su existencia por su propia mano.

 

No escribí esta estrada de inmediato porque no poseía la traducción del poema. Compré el libro arriba mencionado, pero no incluye Stars. Al cabo, he recurrido a mi querido amigo Vladimir García, quien ha traducido ipsoflauta este poema para todos nosotros, y a quien doy las gracias una vez más, y no será la última.


La música pertenece a un compositor letón llamado Ēriks Ešenvalds, nacido en 1977. Está escrita para coro mixto y copas frotadas, con lo que se consigue una sonoridad etérea, casi sobrenatural, muy adecuada al sujeto del poema, las silenciosas y desvanecidas estrellas. 

Escuchemos, y contemplemos, en primer lugar, la versión que me fue regalada, en interpretación del State Choir LATVIJA, dirigido por Māris Sirmais.


Tenemos la gran suerte de poder seguir la partitura gracias a este vídeo de YouTube. A la entrada de las voces, tras los cuatro compases de introducción efectuados con las copas frotadas, podemos escuchar unas delicadas y dulcísimas disonancias conseguidas mediante heterofonía (aunque quizá también se pueda explicar de otro modo): las dos voces superiores cantan la misma melodía, pero la inferior introduce ligeras modificaciones que dan lugar a esas sutiles disonancias. Este tipo de disonancias son verdaderas caricias: al igual que en una caricia nos aproximamos y separamos delicadamente de la piel aquí los sonidos se unen y abandonan consiguiendo fricciones milimétricas, aterciopeladas.



Para finalizar esta entrada les propongo la audición de otra pieza vocal del mismo compositor titulada Rivers of Light, de la cual no dispongo del texto ni del nombre de su autor, lo siento. Siempre es necesario entender el texto de la música vocal, sin su comprensión nuestra audición siempre será parcial, quedará un hueco demasiado grande para la imaginación o para la incomprensión. Pero, bueno, cuando la música es bella, como creo que es el caso, bien se puede hacer una excepción; quizá el título pueda señalarnos hacia dónde dirigir nuestra fantasía. Este audio proviene del cedé «Portland State University Chamber Choir & Ethan Sperry - Ēriks Ešenvalds The Doors of Heaven (2017)».


Después de haber escuchado estas composiciones, y puesto que ya las estrellas se pasean por el firmamento, no puedo dejar de expresarles un deseo: Que tengan dulces sueños.

6 comentarios:

  1. Estimado Maestro Carlos:

    Agradecerle de nuevo sus bellas palabras y las cosas bonitas que nos enseña a través de este blog. Sin duda, después de estar toda la noche desvelada pensando en el poema, en esta mujer tan misteriosa que nos presenta y en la música que nos comparte, no paro de preguntarme ¿cuántos poemas se habrá llevado al cielo? ¿Por qué la gente que merece la pena nos abandona tan pronto? Quizás se sintió demasiado sola en la noche y, en un arrebato de desesperacion por las injusticias de este mundo cruel, sopló sin querer una vela y apagó su luz para siempre.
    No dejemos que eso ocurra Maestro. El mundo necesita belleza y refugios como el blog que usted tiene entre sus cansadas manos.

    Reciba un afectuoso saludo Maestro.

    Isabel BIlloch

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Isabel:

      También yo he sufrido esta noche lo que denomino «un ataque de insomnio»; a mi insomnio crónico que palío de todas las maneras posibles se suma en ocasiones uno de estos temibles ataques en los que simplemente mi cerebro se niega a dormir ni un solo minuto.
      ¿Qué empujaría a Sara a tomar esa vía? ¿qué es lo que empuja a cualquiera que opta por la misma salida? Si ya resulta indescifrable la mayoría de los sencillos actos cotidianos de cualquier semejante una decisión de esta envergadura se queda mucho más lejos de cualquier interpretación o comprensión.

      Le agradezco sinceramente sus amables palabras, y las tomo como estímulo para intentar retomar el cansado timón de este maltrecho barco llamado Guerra y Paz.

      Le saludo afectuosamente, Isabel.

      Eliminar
  2. Buenas tardes Sr. Carlos,

    Agradecerle su interés por los poemas de esta increíble mujer. Me ha sorprendido mucho la calidad narrativa de su blog. Opino que, por desgracia, hay poco contenido de calidad en la red. Lo suyo sí es bueno, pero bueno de verdad.
    También he visto la entrada que hizo del millón y pico de visitas. Viendo el contador creo que su tripulación, como creo que le llama, tiene hambre de lo que su blog ofrece. Igual debería ir pensando en la entrada sobre el millón "i mig" que parece se acerca.
    Sin más, felicitaciones por este rinconcito tan entrañable. Dan ganas de fumar un cigarro mientras se lee. De hecho, lo estoy haciendo....

    Saludos con aroma a tabaco y una seguidora que se sube a su barco sin pensarlo,

    Alejandra S.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Alejandra, bienvenida a bordo... Sí, no sé quién comenzó con la metáfora naval y, bueno, parece que funciona. Le agradezco sinceramente su comentario. Yo soy el primer asombrado en constatar cómo en menos de dos meses ha habido más de 300.000 (compruebo haberlo escrito bien...) nuevas visitas. Intentaré seguir escribiendo. En ralidad, hay tanto que decir, tantas cosas bellas que mostrar.

      Me habla usted de un cigarrillo..., mmm, parece que hasta aquí me alcanza su aroma. Yo fui fumador, y me encantaba fumar, y me seguiría encantando. Espero que haya disfrutado mucho de su cigarrillo, y también de la lectura de alguna que otra cosa por aquí, por Guerra y Paz.

      Un cordial saludo

      Eliminar
  3. Estimado Carlos, el anónimo que entonces le escribió el poema de Sara Teasdale y le puso el enlace con Stars solía firmarle antes como Aperitivos Musicales, que sigue sin ser mi verdadero nombre, pero yo sigo teniendo el mismo problema de esquizofrenia informática, o como se quiera llamar. En cualquier caso y en vista de que usted vuelve para alegría de quienes intentamos seguirle, prometo hacer un esfuerzo algún día y resolver mi problema de múltiples identidades en internet e identificarme como es debido. Ya recordará que soy Eloy.

    La obra Stars pude escucharla en el pasado Certamen de Tolosa por un magnífico coro letón, que rodeó al público y finalizó su actuación con esta obra, montado en una ola emocional dificil de describir ( el vídeo está en youtube, canal Tolosa Choral Contest). No me resisto a traer otra obra de Esenvalds y compartir una anécdota: hace muchos años que asisto al Certamen Coral de Tolosa, una cita memorable para escuchar por dónde va el mundo coral; este año además he tenido la oportunidad de servir de acompañante y traductor de un coro francés de jóvenes, un coro con un talento enorme pero que desgraciadamente concluía su existencia en Tolosa precisamente debido a una aberrante decisión administrativa en Francia. Como acompañante tuve la suerte de poder asistir a varios de sus conciertos, que terminaban siempre con una obra de Esenvalds, Only in sleep, que no me resisto a compartir aquí. Cada día cantaba el solo una soprano diferente, pero el primer día cantó una soprano que, por alguna razón, me recordaba a un primer amor de juventud, lejano en el tiempo, lejano en la distancia, cercano siempre en el corazón y en la memoria. Unos días después el coro me regaló la partitura donde los cantantes habían firmado; en el texto estaba parte de mi emoción cada vez que escucho esta obra aparentemente tan sencilla.

    Only in sleep I see their faces,
    Children I played with when I was a child,
    Louise comes back with her brown hair braided,
    Annie with ringlets warm and wild.

    Only in sleep Time is forgotten
    What may have come to them, who can know?
    Yet we played last night as long ago,
    And the dollhouse stood at the turn of the stair.

    The years had not sharpened their smooth round faces,
    I met their eyes and found them mild
    Do they, too, dream of me, I wonder,
    And for them am I too a child?

    https://www.youtube.com/watch?v=fvPynMI6Umc

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Eloy:

      Me alegro mucho de verle de nuevo por estos lares y le doy la bienvenida. Decir que cuando leí su comentario anónimo intuí que era usted quien estaba tras él sería tan bonito como difícil de demostrar. Diré, entonces, solamente que desde que estoy volviendo cn timidez a publicar alguna entrada me he acordado mucho de usted, le echaba de menos.

      Esa esquizofrenia que menciona también la padezco yo en cierta medida, se habrá dado cuenta que la foto de mi perfil pertenece al gran director de orquesta Ferenc Fricsay, y, evidentemente, no a mi persona. En cierta ocasión un profesor universitario leyó algo en mi blog que le interesó y concertamos vernos para que le explicase algunas cosas con mayor detalle. Cuando estuvimos en el lugar de encuentro el buen hombre no daba conmigo, no veía por ningún lado a «ese señor mayor y calvo».

      Esta anécdota que acabo de contarle palidece al lado de la que usted, tan emotiva, me ha confiado. Los bellos momentos del pasado, las bellas personas que conocimos, que desaparecieron o quedaron atrás, son las que constituyen nuestros más bellos recuerdos, y esos son, precisamente, los que nos producen mayor añoranza y melancolía; mantener vivos esos bellos recuerdos, enfrentarse a ellos, guardarlos cerca del corazón, demuestra verdadero valor frente a la vida. Enfrentarse a los malos recuerdos no es tan difícil.

      La música de Esenvalds es, como usted dice, muy bella en su casi extrema sencillez. Su técnica compositiva está compuesta, al menos para este tipo de canciones, de unos recursos muy sucintos pero muy efectivos, con los que se corre el riesgo de caer en una música demasiado «fácil»; sin embargo, Esenvalds, se mantiene con gran equilibrio sobre la cuerda floja y consigue siempre piezas de gran calidad y belleza.

      El poema de Sara Teasdale es muy bello, y, en efecto, entiendo la impresión de usted al escucharlo, tan evocador, propiciando esa coincidencia tan singular de la situación que describe.

      Reciba un cálido saludo junto con mi gratitud por sus regalos

      Carlos

      Eliminar