Páginas vistas en total

Seguidores

martes, 20 de marzo de 2018

FERENC FRICSAY - EN ENSAYO Y EN CONCIERTO


Estimados amigos, es un enorme placer para mí y un gran honor presentarles el vídeo:

«Great Conductors. FERENC FRICSAY in rehearsal & in concert.
Bedřich Smetana’s, Die Moldau. Südfunk-Sinfonieorchester»

«Grandes directores. FERENC FRICSAY en ensayo y en concierto.
Bedřich Smetana, El Moldava. Südfunk-Sinfonieorchester»

Vídeo grabado en Stuttgart en 1960
bajo la dirección de Dieter Ertel


Comenzaré con una anécdota irrelevante. Hace cierto tiempo, se puso en contacto conmigo un profesor universitario para concertar una cita personal en la que quería que le aportase más información sobre una de las entradas de este blog. Accedí encantado y concretamos un encuentro; quedamos en una pequeña plaza de mi ciudad y allí me presenté, puntual, como suele ser mi costumbre. Y allí estaba yo esperando a que apareciese nuestro amigo el profesor cuando comenzaron a transcurrir más minutos de los deseables sin que hiciese acto de presencia. Al rato me llamó al móvil y me preguntó si me ocurría algo, que él estaba en la plaza en cuestión y le extrañaba no encontrarme. Fue entonces cuando le reconocí, era el único (caso raro, por cierto) que en ese momento estaba hablando por su teléfono móvil. Me aproximé a él y me miró con extrañeza: resulta que él esperaba encontrarse con «un señor calvo y mayor», cuando yo, en realidad, ni soy calvo ni todavía soy demasiado mayor. Y es que él buscaba al señor de la foto que aparece en mi avatar, y que no es otra que la de mi venerado Ferenc Fricsay. Sirva esta anécdota para poner de manifiesto mi admiración por Fricsay, así como mi afecto al anonimato.


El director de orquesta húngaro, Ferenc Fricsay, nació en 1914 y murió en 1963 a la temprana edad de 48 años como consecuencia de una grave enfermedad. Estudió en la Academia Franz Liszt de Budapest, con profesores de la talla de Béla Bartók, Zoltán Kodály y Ernst von Dohnányi.

Me gusta, como suele gustarle a mucha gente, conocer la persona, el ser humano que se esconde tras un artista que admiro. Ya siendo muy niño disfrutaba enormemente leyendo biografías de los grandes compositores. Por eso, cuando hace muchos años, descubrí el vídeo que hoy les presento, lo compré de inmediato: me permitía contemplar la manera de trabajar de un director de quien había escuchado muchas interpretaciones y me fascinaba. En ocasiones, ese descubrimiento nos muestra a una persona cuya calidad humana no está a la altura de su calidad artística. Pero no es así en este caso: hombre y artista son, a la par, verdaderamente admirables.

El vídeo es realmente conmovedor: ya al comienzo, el presentador nos pone sobre aviso de un momento en el que el director dice algo, algo que hace que cualquier persona sensible tenga que respirar hondo.

Tal como he expresado últimamente en alguna entrada y en algunos comentarios, pienso, y estoy plenamente convencido de ello, que la humildad, la honradez y la gran capacitación y competencia profesional pueden, y deben, convivir en la misma persona; pienso que todos tenemos nuestro lugar en la sociedad, desde la panadera hasta el neurocirujano, desde el gran director de orquesta hasta el humilde profesor de solfeo: todos somos necesarios y todos hemos de intentar hacer las cosas lo mejor posible, superarnos no por afán de realización sino en bien de la comunidad, reconocer nuestros defectos y errores y alegrarnos de cuando las cosas salen de la manera más satisfactoria, alegrarnos al ver la expresión de alegría de la persona a quien hemos podido ser útiles, en la medida que sea. No puedo dejar de hacer un comentario: ¡qué lejos están de este proceder todos esos personajes que acaparan los espacios informativos, que nunca reconocen ningún error, que siempre consideran que hacen las cosas mejor que nadie, que no escuchan, que responden lo que les da la gana, que siempre intentan denigrar al contrincante! Estoy seguro de que saben todos ustedes muy bien a qué siniestros personajes me refiero, a todos ellos sin excepciones.

En Fricsay veremos a un hombre que se sabe un hombre, que no se cree superior, al contrario, se muestra humilde y sencillo. No se cree un dios, trata con gran respeto, hasta con bondad, a los músicos; aun estando gravemente enfermo trabaja con total entrega, elogia a todo aquel que hace algo bien y a quien se equivoca no le pone en evidencia, no le grita, no le insulta, todo lo contrario, como un buen amigo pasa por alto, disimula su error. Para conseguir los resultados musicales que busca utiliza metáforas de persona culta y de buen gusto, refinada, de buen tono, y lo hace de una manera llana, sin hacer ostentación de su cultura. En todo momento se comporta con elegancia, con esa elegancia que no se busca ni pretende, sino que sólo unos pocos poseen de una manera natural. Y Fricsay, como hemos dicho, está gravemente enfermo: es un hombre que tiene poco más de 45 años pero que ya aparenta más de sesenta.

El verdadero y más valioso trabajo de un director de orquesta no está en el día del concierto sino en los anónimos y agotadores ensayos. Es en ellos en donde ha de intentar conseguir de la orquesta todo aquello que entiende quiso expresar el compositor. Una vez conseguido este propósito –la aproximación a este propósito–, el trabajo ya está hecho: el día del concierto tan sólo tendrá que recordar con su gestualidad este o aquel detalle. En muchas ocasiones hemos podido ver a grandes directores que en el concierto dejan de dirigir: están seguros de que la orquesta ha asimilado bien el trabajo y está lo bastante compenetrada para que sus gestos, en ese momento, no sean necesarios.

Comienza el ensayo propiamente dicho. Los músicos de una orquesta no siempre son capaces de guardar silencio, de mantener la debida atención y concentración durante todo el tiempo. Hay momentos especialmente «críticos»: al principio están distraídos, dispersos, hay que reclamar su atención. Enseguida podemos comprobar uno de los detalles señalados más arriba, en el que un flautista se equivoca repetidamente; Fricsay, como un buen amigo, como un buen padre, enseña y corrige, vela, pero disimula y pasa por alto su falta.

Compruébese la manera de pedir las cosas de Fricsay: «si tienen la bondad», «muy amables», «debemos tener un poco de paciencia», «caballeros, les ruego»; también es delicioso cómo describe el nacimiento del río; en un momento dice «ir por la vida con asombro y alegría», sabiendo que Fricsay está gravemente enfermo esas y otras palabras, tal como dice el presentador, conmueven y emocionan de un modo especial.

El ensayo prosigue y el río sigue creciendo. Y Fricsay dice cosas como: «los errores no importan tanto, lo que importa es la impresión ambiental, las notas equivocadas no cuentan»; «hermoso, muchas gracias»; «caballeros, tengan a bien disculpar»; «puede calificarse de música de cámara, se oyen las cuatro voces independientes»; «tengo la impresión de que, por primera vez, esta joven criatura, pues, bien, nos encontramos con una criatura, que comienza a hacer olas... son los primeros síntomas de una nueva vida...».

Y el Moldava sigue su curso:

«Caballeros, con mayor despreocupación. Somos todos jóvenes aún...».
«Creo que el momento más solemne en DIE MOLDAU trata del amor a la patria. Vamos, cantad...»; (amor a la patria…, a la belleza de la patria, de sus paisajes y sus ríos…)
«Hagamos música de cámara, como si yo no estuviese».
«De pronto, el sonido se estrella contra una roca enorme».

Hace una indicación al timbalero, que atiende y ejecuta como le es requerido: luego, en el transcurso del pasaje, Fricsay, le da la entrada y al comprobar lo bien que lo hace le hace un saludo de satisfacción tocándose la frente.

Hay músicos que disfrutan y están muy concentrados: el trompa primero, el triángulo, el timbalero, un contrabajo...

«Esto que ha compuesto Smetana tan bonito, con el primer toque de triángulo, ... ¡elegante! El triángulo podrá preguntar ¿Cómo se ejecuta un toque con elegancia? Ese no sería un triángulo digno. Pues, usted, usted no preguntaría...».

Cuando va a ir da capo por primera vez, interrumpe y establece un paralelismo: «Un momento, caballeros, quiero relatarles algo (...) de pronto un arco iris juguetón sale de su escondrijo».

En un momento da una entrada equivocada e inmediatamente pide perdón, se disculpa, reconoce su error.

En la escena de «La caza en el bosque» demuestra una gran perspicacia: «No se trata de los cazadores sino de los perros» (¡!).

Escena de «La boda en la aldea»: «Pegad con el puño en la mesa» «Creo que, en estos países del este, creo, yo también provengo de allí... ¡Se trata de una fuerza indescriptible! Para volver a ser tierno...». «El timbre no es todo lo pueblerino que podría». «Me temo que ustedes no pueden comprender lo maravilloso que es sentir cuando las parejas bailan con estos atuendos coloridos, y de pronto todos se inclinan un poco, ¿no es cierto? Y de pronto todos se enternecen. Así... Por favor, les estaré muy agradecido si lo consideran.».

Último fragmento:

«¡Qué hermosa que es la vida! Eso es. Es realmente hermoso el estar vivo.»

Queridos amigos, les ruego que me disculpen por haberme extendido demasiado, quizá hubiese sido mejor no escribir nada y mostrarles el vídeo en su desnuda grandeza; la emoción y admiración que siento cada vez que veo este documental me mueve a intentar presentarlo ante ustedes.

Todavía, un último comentario: este vídeo ya lo subí a mi primera cuenta de YT y escribí su entrada correspondiente; en aquella ocasión no lo borraron, desapareció junto con el resto por la denuncia ante otros vídeos; ahora, en esta vuelta a YT, sin embargo, sí que me lo han borrado, sin piedad, cuando el mismo vídeo, con subtítulos en castellano, pero de peor calidad, ya está en YT. Me pregunto qué mal hacemos, por qué se preocupan tanto en eliminar cosas que, lejos de hacer daño a nadie, nos enriquecen, nos unen y nos hacen más humanos. Qué tiempos, qué políticas, qué sociedad, cuánta ruindad, que Dios me perdone.

Con ustedes Ferenc Fricsay:


P. S. Creo que desde el blog no se puede ver el vídeo en pantalla completa; sin embargo, si dan a una pestañita situada en la esquina superior derecha del mismo, se abre en una nueva ventana desde la cual sí que se puede ver, y disfrutar, en pantalla completa.

P. S. (2). A todos cuantos estudiáis música me permito daros un consejo: prestad mucha atención a este vídeo, aprenderéis en él mucho más que en muchas clases, que en muchas lecciones magistrales, que en muchos cursillos. Quizá lo aprendido os permita enseñar, siempre desde la buena educación y la humildad, a amigos y también profesores, que existe otro modo de hacer las cosas.

8 comentarios:

  1. Fabuloso, Fricsay...

    Querido Carlos,

    todavía recuerdo cuando, gracias a ti, descubrí este video. Me encontraba, curiosamente, cursando mis estudios de dirección y fue una auténtica revelación. En un mundo lleno de egos, de competencias transversales y padrinos el conocer el lado más humano de Fricsay fue fabuloso. Esta noche, volviendo a ver algunos fragmentos he recordado un bello y famoso poema que escribió Rudyard Kipling y que creo que viene como anillo al dedo a esta publicación.

    Si...

    Si puedes mantener la cabeza cuando todo a tu alrededor
    pierde la suya y te culpan por ello;
    Si puedes confiar en ti mismo cuando todos dudan de ti,
    pero admites también sus dudas;
    Si puedes esperar sin cansarte en la espera,
    o, siendo engañado, no pagar con mentiras,
    o, siendo odiado, no dar lugar al odio,
    y sin embargo no parecer demasiado bueno, ni hablar demasiado sabiamente;

    Si puedes soñar-y no hacer de los sueños tu maestro;
    Si puedes pensar-y no hacer de los pensamientos tu objetivo;
    Si puedes encontrarte con el triunfo y el desastre
    y tratar a esos dos impostores exactamente igual,
    Si puedes soportar oír la verdad que has dicho
    retorcida por malvados para hacer una trampa para tontos,
    O ver rotas las cosas que has puesto en tu vida
    y agacharte y reconstruirlas con herramientas desgastadas;

    Si puedes hacer un montón con todas tus ganancias
    y arriesgarlo a un golpe de azar,
    y perder, y empezar de nuevo desde el principio
    y no decir nunca una palabra acerca de tu pérdida;
    Si puedes forzar tu corazón y nervios y tendones
    para jugar tu turno mucho tiempo después de que se hayan gastado
    y así mantenerte cuando no queda nada dentro de ti
    excepto la Voluntad que les dice: “¡Resistid!”

    Si puedes hablar con multitudes y mantener tu virtud
    o pasear con reyes y no perder el sentido común;
    Si ni los enemigos ni los queridos amigos pueden herirte;
    Si todos cuentan contigo, pero ninguno demasiado;
    Si puedes llenar el minuto inolvidable
    con un recorrido de sesenta valiosos segundos.
    Tuya es la Tierra y todo lo que contiene,
    y —lo que es más— ¡serás un Hombre, hijo mío!

    Ferenc Fricsay fue, ante todo, un hombre... un gran hombre.
    Gracias, Carlos por tu labor. Seguimos a bordo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querido Borja:

      Me alegro enormemente de recibir tu visita, como siempre. Yo también recuerdo, lo que tú nos cuentas, y otros muchos momentos que tuvimos la dicha de compartir, haciendo y escuchando música, charlando, riendo, ¿dimos clase algún día...?

      Te agradezco de corazón tu permanencia a bordo de este ya viejo barco, que comenzó siendo un pequeño bote y que, gracias a todos vosotros, se ha convertido en una gran nave, desgastada y herida por vientos y tormentas, incluso algún que otro intento de abordaje, pero que se mantiene a flote y surca vigorosa todos aquellos ríos, lagos, mares y océanos en los que todavía se pueden encontrar recónditos tesoros, esos que ya casi nadie busca: para nosotros, la palabra «redes» sigue manteniendo su significado primigenio.

      Muchas gracias por traernos a Kipling, y recordarnos con él lo que verdaderamente importa en este mundo.

      Un fuerte abrazo

      Eliminar
  2. Estimado y querido Maestro Don Carlos:

    Sinceramente no tengo palabras de agradecimiento al ver esta entrada. La calidad del video que nos comparte es muy buena, y espero proyectarlo en clase en las próximas semanas. Aún estamos trabajando las variaciones de Rachmaninov y están siendo de mucha bendición para mis alumnos. Además de su blog también hemos hecho un nuevo descubrimiento sobre una serie que igual usted conoce "Acercarse a la música" y muchos documentos más que son de su país. Concretamente aquí está todo:
    https://www.luisdelabarrera.com/documentos/

    Para nosotros ha sido toda una revelación dar con usted así como con esta otra página que le recomiendo encarecidamente a todos los seguidores y seguidoras. La verdad es que no es un material fácil de encontrar e incluso tienen los "Conciertos Maestros" que usted también debe conocer.

    Sin más le felicito por su buen trabajo así como por la generosidad que nos brinda.

    Un abrazo,

    Evelio M.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy apreciado Evelio Mercedes:

      Bienvenido de nuevo y muchas gracias por su visita. Me alegro de que estén disfrutando con las Variaciones Corelli y espero que también este nuevo vídeo sea de su agrado y aprovechamiento. Muchas gracias, asimismo, por el enlace que nos proporciona, el cual desconocía por completo.

      Reciba mi más cordial saludo que le ruego haga extensivo a sus alumnos.

      Atentamente

      Carlos Gimeno

      Eliminar
    2. MIl gracias por su colaboración. Es una serie que veía de pequeña pero ni siquiera recordaba su nombre. Me ha alegrado usted volviéndola a traer entre nosotros. Por otra parte, gracias también al maestro Carlos por crear este espacio en el siempre aprendemos algo y jamás nos vamos de vacío. Al menos al menos así lo siento yo.

      Saludos cordiales,

      Marina

      Eliminar
    3. Muchas gracias a usted, Marina, por su visita y amable comentario. Ojalá podamos seguir consiguiendo algo que ofrecer.

      Un cordial saludo

      Eliminar
  3. Estimado Carlos:

    Gracias por el video de Fricsay, impresiona ver la educación con que trataba a los músicos de la orquesta. Lástima de subtítulos, que contienen muchos errores: confunde "sanftig" (suave) con "saftig" (jugoso), o por ejemplo cuando habla de la "radioemisora Südfunk". En cualquier caso, es un ejemplo evidente de la calidad de la programación televisiva de los países de habla alemana en términos musicales. Que hoy en día sigan existiendo canales de programación casi exclusivamente cultural como Arte o ZDFTheather, en comparación con las zafiedades televisivas que tenemos que sufrir por estas latitudes, es algo que siempre me ha sacado de quicio (aunque sí, en todas partes cuecen habas y no todo es maravilloso... pero aun así nos llevan muchísima ventaja). ¡Suerte que existe la televisión por satélite!

    Un abrazo,

    Fabián

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Fabián:

      Gracias a ti por tu visita y tus comentarios. No puedo estar más de acuerdo contigo, en todo. Los subtítulos contienen, como tú señalas, muchos errores, algunos de ellos de simple y llana traducción, pero otros por lo que parece ser un desconocimiento casi absoluto de la más sucinta terminología musical por parte del traductor; así, traduce «tromba» en lugar de «trompa», quid pro quo, con lo poquito que le habría costado mirar en un diccionario. Y eso cuando se tiene la suerte de encontrar un vídeo subtitulado en español, cuando lo más frecuente es que ni se traduzcan las carátulas de los cedés. Como tú dices, nos llevan mucha ventaja, tanta que jamás les alcanzaremos.

      También muchos directorcillos de por aquí tendrían mucho que aprender de Fricsay: lástima que ni lo cononcen ni quieren conocerlo, ya saben ellos más que nadie. Es este un país muy peculiar, y dejémoslo ahí.

      Un abrazo, amigo Fabián.

      Carlos

      Eliminar