Páginas vistas en total

Seguidores

miércoles, 18 de abril de 2018

LEONARD BERNSTEIN – THE MAKING OF WEST SIDE STORY


Queridos amigos, es para mí un enorme placer y un gran honor presentarles el vídeo documental:

Bernstein – Making of West Side Story
(Subtitulado en español)

(Bernstein – Realizando West Side Story [más o menos])

Este vídeo ya está en YT, tanto en inglés como con subtítulos en español; estoy seguro de que, a pesar de ello, si lo subiera yo me lo borrarían antes que canta un gallo, razón por la cual lo subo por aquí para el deleite de cuantos se asomen a estas páginas.

Se trata de un documental en el que podemos ver los ensayos y la grabación, en 1985, de la célebre partitura de Bernstein, dirigida por él mismo y con la participación de cantantes de ópera. El elenco es, en sus principales papeles, el siguiente:

Kiri Te Kanawa                                                   María
Tatiana Troyanos                                       ­–          Anita
José Carreras                                                      Tony
Kurt Ollmann                                                       Riff
Nina Bernstein (hija de Leonard)                       María (diálogos)
Alexander Bernstein (hijo de Leonard)               Tony (diálogos)

En la entrada dedicada recientemente a este mismo compositor y director de orquesta decía que no necesitaba presentación. Después de haber visto el vídeo de dicha entrada esa presentación es todavía menos necesaria. No obstante, quisiera hacer unos comentarios que me parecen importantes, intentaré ser breve.

En este vídeo podemos observar a Bernstein en toda su dimensión: como genial compositor, como director no menos genial, y como hombre, ese hombre temperamental que se emociona y agradece el buen trabajo de los músicos lanzándoles besos pero que también se enfada y casi pierde los cabales cuando las cosas no salen como él quisiera, y, por supuesto, que aprovecha cualquier momento propicio para enceder un cigarrillo. La composición es una obra maestra: su escritura es genial, contiene bellísimas melodías, y la orquestación es impecable: gracias a este vídeo podemos comprobar que no sobra ni una sola nota de las atribuidas a cada uno de los instrumentos: a un percusionista se le pide que toque un poquito más piano una pandereta, indispensable pandereta. El texto, escrito por Arthur Laurents, también es absolutamente magnífico, con momentos de gran y perspicaz ironía compaginados con otros de una conmovedora, deliciosa ternura; se mantiene fresco y original, como ocurre con la música.

Llama poderosamente la atención la gran calidad de la orquesta, una orquesta que no es tal, me explico: para cuando se puso en marcha el proyecto de esta grabación no se pudo encontrar ninguna orquesta estable, todas estaban de gira o atendiendo otros compromisos, de modo que hubo que recurrir a buscar músicos freelance, músicos que no pertenecían a la plantilla de ninguna orquesta, y a quienes se contrató con la única finalidad de realizar este vídeo. Y, como acabo de decir, llama poderosamente la atención la calidad de todos y cada uno de estos músicos; alguno de ellos, como es el caso del primer trompeta, es calificado de «genio» por el propio Bernstein. Músicos que se enfrentan, casi a primera vista, a una composición de una dificultad enorme, para, con tan sólo unos pocos ensayos, proceder a su grabación. ¿De dónde salen tantos músicos y de tanta calidad? Este es uno de los comentarios importantes que quisiera realizar: ¿salen de los conservatorios americanos?: no, salen de la universidad americana. En Estados Unidos, desde el siglo XIX, o antes, los estudios musicales superiores están ubicados donde les corresponde: en la universidad. En pleno siglo XXI, en nuestro país, los estudios superiores musicales siguen estando… en donde a cada comunidad autónoma le da la realísima gana, pero, en ningún caso, en donde les corresponde estar, en la universidad, es decir, que llevamos un retraso de unos doscientos años, arriba o abajo. Esto tiene unas consecuencias desastrosas para la calidad de la enseñanza, dejando de lado que las titulaciones que se pueden conseguir en nuestros «conservatorios superiores» no son titulaciones universitarias. En el curso 2015-2016, las autoridades autonómicas de mi comunidad, la valenciana, propiciaron y consintieron que prácticamente todos los profesores en comisión de servicios que impartían clase en el conservatorio superior de esta capital fuesen ascendidos, únicamente por concurso de méritos y sin ningún tipo de examen ni prueba práctica, a la categoría de catedráticos, con lo que se instituyó un centro, un solo centro, con más de 120 catedráticos, si la burrada es monumental. Esto supone la marginación a perpetuidad de la enseñanza musical del ámbito universitario. Ya volveré, si me veo con ánimos algún día, sobre este lamentabilísimo episodio de la debacle de los estudios musicales en nuestro país. Pero ver este vídeo pone de manifiesto que la calidad profesional está estrechamente ligada a la ubicación adecuada de los estudios pertinentes: no sólo los integrantes de la orquesta son absolutamente magníficos, también lo son los cantantes de los coros que participan en la grabación, todo ello, gracias a que han recibido la mejor cualificación profesional en unos centros dotados de magníficos profesores universitarios. Es emocionante ver y escuchar, por ejemplo, a los muchachos del coro, con qué exactitud, afinación, adecuación de estilo y entusiasmo interpretan sus papeles, que se saben al dedillo, por supuesto.

Este vídeo es célebre, entre otras razones, por la participación del tenor español José Carreras. Y es mucho lo que se ha dicho al respecto. En primer lugar, hay que decir que este tenor está, en el momento de la grabación, quizá, en uno de sus mejores momentos vocalmente hablando. Hay que decir que, para un español, cantar esta composición, con un texto endiabladamente difícil a una velocidad endiablada, supone una dificultad añadida. Carreras se defiende como un gato panza arriba. Pero… En primer lugar, en opinión de expertos consultados, su dicción no es todo lo correcta que cabría desear. Aun así, en mi opinión, no es en donde sale peor parado. En efecto, durante el ensayo podemos observar que en ocasiones no es capaz de cantar con el ritmo adecuado, es decir, que, posiblemente, adolezca de ciertas carencias solfísticas, lo que provoca en Bernstein momentos de verdadera incredulidad y enfado, incluso desesperación. ¿Dónde estudió música Carreras, en un conservatorio, en una universidad? No lo sé, pero me inclinaría a pensar que en lo primero: es mucha casualidad que el único intérprete que comete errores solfísticos sea español. Otro detalle que me chirría es que en uno de los ensayos aparece comiéndose un helado… Pueden llamarme carcamal, pero cuando algún alumno adulto ha entrado con algo comestible en la mano en alguna de las aulas en las que iba yo a impartir alguna clase le he pedido amablemente que saliera, y que en cuanto terminase su merendola estaríamos todos encantados de volver a contar con su presencia. Con todo, rompo una lanza por el gran José Carreras, al final consigue momentos realmente magníficos, tanto a solo como cuando canta a dúo. Creo que mucha gente, aquí en nuestra tierra, ha cargado las tintas contra este estupendo cantante, estoy convencido que de manera injusta; a todo el mundo a quien he escuchado hablar mal de la actuación de Carreras en este vídeo, jamás le he escuchado señalar cualquier otro aspecto de la grabación: estoy convencido de que sólo han visto los fragmentos en los que el tenor sale mal parado. Nuestro proverbial cainismo.

Mención aparte merece la siempre maravillosa Kiri Te Kanawa. Su voz, su presencia, su técnica, su musicalidad, su profesionalidad…, una cantante absolutamente magnífica que siempre ha sabido estar en su papel, ni más ni menos, una de las más valiosas virtudes de cualquier intérprete.

Bien, dije que intentaría ser breve… Les pido disculpas por la digresión en torno a la música en la universidad. Pero no podía dejar de mencionarlo: tras más de treinta años como profesor de conservatorio no puedo dejar de seguir reivindicando algo que es un derecho esencial del alumnado. Siempre he pensado que a las autoridades académicas de este país, y a todos cuantos siempre han puesto dificultades para que la música esté en donde le corresponde, se les tendría que caer la cara de vergüenza. Lo que ocurre es que, en este país, la música culta a nadie le importa ni un pimiento, la música no se considera un arte sino un espectáculo. Perdón, ya me callo, pero como he dicho, quizá algún día escriba una entrada dedicada por completo a analizar este lamentable problema.

Es imposible que una tarde se convierta en algo largo y aburrido disponiendo de la posibilidad de ver y escuchar este vídeo. Yo no sé cuántas veces lo habré visto, muchas, siempre con la misma diversión y emoción, con sonrisas, risas, y también alguna que otra lágrima de emoción y admiración, porque, como me decía un seguidor del blog en un comentario esta mañana: los hombres también lloramos, claro está. Espero y deseo que también ustedes disfruten con la misma intensidad.



 Romeo y Julieta
Sir Francis Bernard Dicksee

7 comentarios:

  1. Muy apreciado Maestro Carlos,

    Hace días que no pasamos por aquí y grata sorpresa que nos llevamos al ver lo bien que marcha todo. Cierto es todo lo que usted comenta y créame que yo casi tengo para escribir una tesis doctoral con esto de la calidad y el lamentable estado de la enseñanza musical. Por desgracia, en mi caso me veo obligado a trabajar dependiendo de la caridad de excelentes personas como usted. Del salario ni hablemos. Fíjese donde llega el asunto. Mil veces he llegado a la desesperación, a llorar incluso de rabia e impotencia y a querer rebelarme contra todo y contra todos. Contra el sistema corrupto en el que vivo y que únicamente busca aplastar a los que intentamos crear una sociedad menos "burra". Claro está, en lo burro está el negocio. Una mente que no piensa, mejor que mejor. Y así nos va.

    En el fondo, yo le entiendo perfectamente y comparto su dolor. A veces se hace insoportable y uno incluso se pregunta, ¿y para qué? pero luego llega a clase y ve la carita de ilusión de esos pobres chicos (pobres de verdad pero ricos de espíritu) y entonces, entonces es cuando afila la espada y le dice a sus muchachos "cuando suban al ring a pelear cualquier batalla de sus vidas acuérdense de dejar la toalla en casa. ¿Y por qué? porque solo así cuando quieran rendirse sabrán que no hay toalla que tirar. Y tengan por seguro que su historia, si se levantan una y otra vez, les aseguro que no acabará en derrota porque 7 veces cae el justo y 7 veces Dios lo levanta"....

    No dude que veremos el documental en la próxima clase y un fortísimo gracias de parte de todos los que vivimos en el lado olvidado del mundo.

    Reciba un abrazo muy pero que muy fuerte Maestro Carlos ¡y vamos a por los 4 millones de visitas bien pero que bien merecidos!! (y eso no es humo, eso es pura realidad)

    Evelio Mercedes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimados maestros Carlos y Evelio,

      Les escribo a los dos en cojunto porque se me hace muy complicado por mi artrosis. Son ustedes, este blog y sus gentes, los que alegran mis largas tardes. Aunque ya lo he dicho vuelvo a insistir sobre lo mismo.

      En estos momentos me dispongo a ver el documental y lo que más me gustaría decirles es ¡muchas gracias por acompañarme con sus palabras!No se cansen de luchar, porque el día que bajen los brazos entonces sí que todo estará perdido. Ustedes son una luz que iluminan el largo y oscuro camino. No la apaguen por favor. No la apaguen.

      Un abrazo,

      Doña Isabel Martínez

      Eliminar
    2. Estimada Doña Isabel:

      Le respondo a usted en primer lugar por su condición de señora y por su edad, como ya he dicho, quizá sea un poco chapado a la antigua.

      Le agradezco de corazón que a pesar de su artrosis nos escriba, más aún para animarnos, a Don Evelio y a mí, a seguir luchando por lo que creemos justo y valioso. Por lo que a mí respecta, y por lo que conocemos a Don Evelio podríamos decir lo mismo, le puedo asegurar que mientras disponga de la mínima energía necesaria seguiré adelante, con el blog y con esa lucha que usted menciona, son muchos los frentes abiertos. Y con razón este blog se llama «Guerra y Paz», porque hay que luchar por la paz, así ha sido siempre el mundo y así parece que seguirá siendo. Y también, en la medida de lo posible, para animar esas sus largas tardes, para intentar conseguir que sean amenas y fuente de deleite y descubrimiento.

      Reciba un abrazo junto con mi atento afecto

      Carlos Gimeno

      Estimado Evelio:

      Muchas gracias por tu visita y por tu extenso y certero comentario. Créame que le entiendo perfectamente; en mi país, aunque gozamos de una «sociedad del bienestar» que los políticos no dejan de recordarnos, las deficiencias en educación son terribles. Y no porque no haya medios, que los hay, sino porque como usted muy bien dice a la clase política siempre le ha interesado entretener al pueblo con espectáculos que le distraigan y no le hagan pensar demasiado para cuando lleguen las elecciones poder manipularlos más fácilmente: eso siempre ha sido así y ahora no lo es menos.

      Pero nosotros, los profesores, no somos políticos, y tenemos que salir adelante con lo que nos toque lidiar. No hemos de dejarnos vencer por la adversidad, más bien al contrario, la adversidad ha de ser nuestro estímulo, lo que nos espolee para seguir con más fuerza si cabe hacia delante. Nosotros tenemos un papel, una obligación y un deber que cumplir con la sociedad, no con los políticos; con esos muchachos que menciona. En los niños y en los jóvenes está guardada la esperanza de un mundo mejor, debemos educarlos y alimentar su espíritu para que el día de mañana sean mejores ciudadanos y mejores personas. Hay días malos, rachas peores, pero es lo que hay, nadie nos dijo que iba a ser fácil, mucho menos un camino de rosas.

      Usted habla de caridad, y yo no menosprecio la caridad, al contrario, pienso que sin ella el mundo sería todavía más imposible. Pero créame que yo no escribo y subo vídeos por esa virtud, sino porque puedo hacerlo, y considero que lo que yo poseo no me pertenece en exclusividad, y que es mi deber regalarlo a todo aquel que quiera disfrutarlo y sea capaz de apreciarlo. Por eso, en lo que a usted y sus alumnos respecta, para mí es una gran satisfacción poder brindarles este material, que considero muy valioso, para que puedan disfrutar de un material de primer orden, como si estuviesen en la capital europea de mayor poder económico, un material del que, por cierto, yo no pude disfrutar en mis años de estudiante.

      En fin, no le robo más tiempo. Como siempre le digo, le ruego que salude a sus muchachos de mi parte, dígales que, en la medida de mis posibilidades, seguiré contribuyendo para que su educación se vea complementada, y que están en inmejorables manos, las suyas, a quien abrazo con todo mi respeto, admiración y afecto.

      Carlos Gimeno

      Eliminar
  2. Querido Carlos:

    Esta noche mi cita con G &P volverá a dejarme buen sabor de boca. Podré, gracias a usted, compartir mi cigarrillo con el gran Bernstein y emborracharme con su sabidruria. Y aunque yo a esta hora ya estoy modulando a tonalidades lejanas me siento orgullosa de pertenecer a este blog, a esta gran familia, a este ir y venir de almas sedientas de cosas bellas que aquí se encuentran.

    La verdad es que no puedo evitar sentirme poética después de haberme embriagado con Machado y con el bellísimo canto de las golondrinas. Gracias a Martín por haber compartido el documental de las crónicas.

    Les deseo una feliz noche y, por favor, no hagan demasiado ruido cerca del camarote del Maestro Carlos. Debe descansar y recuperar fuerzas. No es tarea fácil llevar el timón de este gigantesco barco.

    Lo dicho, feliz noche

    Alejandra Salguero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Alejandra:

      Es fantástico que tras un día que le ha llevado, como usted dice, a tonalidades lejanas, se sienta poética, y con afán de embriagarse con más poesía, belleza o música. Yo también me siento muy afortunado y feliz de pertenecer a esta tripulación, en la que me toca a mí sentarme al timón, pero en la que todos y cada uno de ustedes son absolutamente indispensables y la razón de ser de la travesía.

      Gracias por sus buenos deseos, he descansado lo suficiente como para sentirme con energías renovadas; ha venido a despertarme mi amigo cantor, lo cual ha hecho que comience este nuevo día con una gran sonrisa. Su comentario no ha hecho sino prolongar esa sonrisa.

      Un abrazo, y feliz día

      Carlos Gimeno

      Eliminar
  3. Estimado Maestro Carlos,

    Antes de ir a descansar me gusta pasar por aquí. Suelo hacerlo casi todos los días. Me ha resultado muy llamativo lo de con-tacto y no lo había entendido a la primera. Hace bien en especificarlo. Además, creo que es muy útil el traductor automático de Google que ha incorporado. Puedo asegurarle que mucha gente que visita mis redes sociales lo ha agradecido enormemente. Ahora puedo decir que todo el mundo entero podrá entenderle. O al menos lo tiene un poco más fácil. Su bitácora como decían en otro comentario "es un continuo ir y venir de gente" .... Ya ve, parece que el don de la música ha conseguido manifestarse plenamente.

    Qué tengan dulces sueños,

    Ana García

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimada Ana:

      Veo que es usted observadora y le agradezco la opinión que me da con respecto a los dos nuevos «gadgets» recientemente incorporados al blog. Debe de ser, como usted menciona, el don de la música el que se manifiesta y consigue algo que no deja de asombrarme: en menos de una semana estamos recibiendo casi un nuevo millón de visitas. Sin duda la música es un don.

      Me gustaría mucho que en cada visita que usted haga cada noche a nuestras páginas encontrase algo de su satisfacción, y le agradezco su asiduidad.

      Que disfrute de un feliz día.

      Carlos Gimeno

      Eliminar