Páginas vistas en total

Seguidores

sábado, 19 de mayo de 2018

GLENN GOULD - «HEREAFTER» (Más allá del tiempo) BRUNO MONSAINGEON




Queridos amigos, es para mí un placer y un gran honor presentarles el vídeo:

«Glenn Gould - Hereafter»
(«Glenn Gould - Más allá del tiempo»)
Escrito y dirigido por:
Bruno Monsaingeon

Una vez más, quisiera comenzar esta entrada destacando la impagable deuda que tenemos todos los amantes de la música, los actuales y los de todas las generaciones venideras, con Bruno Monsaingeon. Monsaingeon, violinista, escritor, director de cine y humanista ilustre, ha dedicado gran parte de su vida a escribir y dirigir películas sobre algunos de los más grandes músicos e intérpretes del siglo XX: Sviatoslav Richter, Dietrich Fischer-Dieskau, Nadia Boulanger, y, en el caso que nos ocupa, Glenn Gould, por sólo mencionar a unos pocos. La grandeza de este gran director de cine estriba en que no sólo nos da una visión del artista, músico e intérprete, sino que va más allá: también nos proporciona una aproximación a la persona, al hombre que se esconde tras esa faceta deslumbrante del músico ilustre, y lo hace de un modo íntimo, humano y entrañable. Tal como él mismo dice en este vídeo, se convierte, un poco, en el personaje que retrata, se hace él, con lo que logra ofrecernos una visión desde el interior del artista, con respeto y amor, con lo que consigue captar nuestra atención y complicidad desde el primer momento. Sirvan estas torpes líneas como modestísimo homenaje a este gran hombre, así como muestra de gratitud sincera y afectuosa.

Bruno Monsaingeon

Es difícil escribir; supongo que para un escritor lo será menos, pero para este modesto profesor de música les aseguro que no es nada fácil. Más difícil se hace la tarea cuando se trata de hablar sobre un intérprete ­–el adjetivo se queda minúsculo– como el inefable Glenn Gould. Gould hace añicos cualquier intento de definición: fue un genial, un incomparable pianista, pero no fue menos genial pensador, escritor, comunicador, compositor; asimismo, fue el creador de una nueva faceta del arte de la interpretación que es muy difícil de calificar, pero que a falta de un término específico llamaré «intérprete de estudio de grabación». La dificultad se vuelve insalvable ante el hecho de que sobre Gould se han escrito incontables libros –por sólo citar uno, el de Kevin Bazzara, «Vida y arte de Glenn Gould»– filmado películas, incluso se ha escrito una inolvidable novela, «El malogrado», de la mano del gran escritor austriaco Thomas Bernhard. No obstante todos estos obstáculos he de intentar decir algo, no puedo, no creo que deba, plantar el vídeo aquí en medio, como si nada. Nadie se alarme: intentaré ser breve, y señalar tan sólo alguno de sus muy peculiares aspectos, mencionar alguna anécdota que, personalmente, me haya llamado la atención.
Glenn con Bruno

Es sabido que Gould cantaba, o canturreaba, mientras tocaba, incluso durante sus grabaciones, era algo que no podía evitar. Este hecho, lejos de ser un inconveniente, gracias a la observación que nos hace alguien durante el transcurso del vídeo, se puede convertir en todo lo contrario: nos permite sentir la presencia de un ser humano tras una interpretación que parece de otro mundo, por así decirlo, es como si el propio Gould nos cogiese de la mano y nos llevase a su mundo, un mundo que no es de este mundo. Otro aspecto de su arte canoro se pone mucho más de manifiesto cuando se dedicaba a tocar música no escrita expresamente para piano, como por ejemplo, pasajes de ópera; Gould vivía inmerso en la música, y el piano no era más que una herramienta para sumergirse en ella, de ahí que realizase algunas cosas que no se consideran propias de un concertista de piano, como tocar dichos fragmentos de óperas, a los que añadía con su propia voz esta o aquella parte vocal, o tocase y dirigiese alguna cantata de Bach desde el piano como si se tratase del clave. También fue compositor.
Glenn al órgano

Glenn en el estudio de grabación

Su inteligencia era realmente excepcional, su agudeza mental brillante, su originalidad de pensamiento fuera de todo convencionalismo. Impulsado por esa sagacidad, y por una vitalidad extraordinaria, escribió numerosos artículos, de los que existe una magnífica, excelente recopilación en el libro: «Glenn Gould - Escritos críticos». 


En el vídeo que hoy tenemos la oportunidad de contemplar podemos encontrar multitud de ejemplos de todo tipo de los muy diversos talentos de Gould. En esta sucinta presentación tan sólo voy a destacar dos comentarios de Glenn, uno musical y otro que poco o nada tiene que ver con la música.

A propósito de una composición de Johann Sebastian Bach, de quien como todos ustedes saben fue un consumado y muy peculiar intérprete, hace un comentario en el que cita a un autor hoy casi completamente caído en el olvido: Albert Schweitzer. Sería necesaria toda una entrada, o varias, para glosar la figura de este gran hombre: doctor en filosofía, teología, medicina, gran organista…, Schweitzer también fue galardonado con el Nobel de la Paz por haber construido un hospital en África en el que dedicó los últimos años de su vida a cuidar de los enfermos por todos olvidados. Escribió un libro memorable: «Bach – El músico poeta». 


 Albert Schweitzer

Como decía, de este gran hombre hoy en día ya no se acuerda nadie, un síntoma más de la estupidez intelectual tan característica de nuestros tiempos. Gould, a propósito de «El arte de la fuga» de Bach, cuya última fuga era para él la obra más hermosa compuesta jamás, dice: «Escribe (Bach) totalmente sin caer en la trampa tecnicolor. Esto contiene una paleta infinita de tonalidades grises, y a mí el gris me encanta.», y ahora es cuando cita a: «Schweitzer decía que era un mundo inmóvil y serio, desierto y rígido, sin color ni luz. Eso resume bien mi sentimiento». En un mundo, este, en unos tiempos, los actuales, en los que los colorines han de estar presentes en cualquier evento empalagando hasta la náusea supone un profundo respiro que alguien venga a recordarnos que en la gama de los grises reside una austera, profunda, y hondamente emotiva belleza.

Como ejemplo de una opinión extra musical de Gould, y como muestra de su originalidad de pensamiento fuera de todo convencionalismo antes mencionada, me gustaría destacar la siguiente. En un momento del documental dice: «Como puritano, opuesto al consumo del alcohol y a todo tipo de competición, no adhiero la idea de libertad de expresión que prevalece en Occidente. La libertad de movimiento suele ser sinónimo de agitación y la libertad de expresión de una forma socialmente tolerada de agresión verbal.» Y una vez más no puedo dejar de pensar en la vigencia que tiene su modo de ver en los tiempos actuales, en los que, en nombre de la libertad, de cualquier índole, se hace cualquier cosa que uno pueda imaginarse y la siguiente. Hago este comentario porque estoy plenamente convencido de que los lectores de este blog, a quienes considero personas maduras, cultas e inteligentes, entienden lo que quiero decir, aunque no lo exprese con la extensión que quizá requiriese un asunto tan peliagudo.

DEDICATORIA

Quiero dedicar esta entrada a los estudiantes de música alumnos de la profesora Marta Morgado, así como a ella misma. Marta enseña música en un pueblo muy pequeño de Rusia, y por diversas circunstancias, tanto ella como sus alumnos saben un poco, más bien bastante diría yo, español. Queridos niños y queridas niñas, quiero deciros que nunca os desaniméis a causa de vuestra escasez de medios. Sé por experiencia propia que es muy difícil estudiar en esas condiciones, pero también sé que, en nosotros, los humanos, reside una luz capaz de iluminar los más oscuros rincones para convertirlos en claros caminos que nos conduzcan a donde quiera que deseemos ir. Además, contáis con la ayuda de una excelente maestra que se ocupa y preocupa por vosotros. Espero que encontréis en «Guerra y Paz» cosas que os sean útiles en vuestros estudios, y si necesitáis alguna cosa en concreto, no dudéis en decírmelo, que si me es posible intentaré publicarlo en el blog para que podáis disponer de ello. Os envío, junto con esta dedicatoria, mi más afectuoso pensamiento.

COLOFÓN

A todos los seguidores y lectores de «Guerra y Paz»: Quizá han observado que, en la columna de la derecha del blog, desde hace unas semanas, aparece un nuevo artilugio (gadget) en el que se puede leer:
Para consultas, con-tacto:

Como se desprende del enunciado se trata de un correo electrónico de contacto mediante el cual pueden hacerme consultas, sugerencias o peticiones siempre y cuando estas se realicen con tacto, con sumo tacto, puesto que, por muy diversas razones, mi disponibilidad es bastante o muy limitada. Asimismo, les sugiero que tomen nota del correo electrónico porque el día menos pensado puede ocurrir que, por las razones más insospechadas, alguien o algo cierre, clausure o borre del mapa el blog, en cuyo caso ese correo electrónico sería la única balsa de salvamento a la que podríamos aferrarnos para no ser arrastrados al más profundo y despiadado océano del olvido.


Jean Louis Th. Géricault - La Balsa de la Medusa

Y sin más pamplinas les dejo con:

«Glenn Gould - Hereafter»


20 comentarios:

  1. Mi queridísimo Carlos:

    Muchísimas gracias nuevamente por alegrarme y acompañarme con sus bellas palabras mis solitarias tardes. Gracias también por los libros que, sin duda, iré leyendo.

    Reciba un abrazo maternal,

    Doña Isabel Martínez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy querida Doña Isabel:

      Las gracias se las debo yo a usted por su siempre puntual y atento comentario a cada nueva entrada que publico. Créame cuando le digo que la tengo muy en mi mente mientras escribo cada nueva publicación, y casi me precipito para que esté cuanto antes terminada para que de ese modo pueda usted, si así lo desea, distraerse en sus largas tardes. Espero poder seguir entreteniendo sus largos ratos, con la mejor de mis intenciones.

      Reciba un muy afectuoso y filial abrazo, junto con mis mejores deseos.

      Carlos Gimeno

      Eliminar
  2. Buenos días apreciado Maestro Carlos,

    Pronto empezará a acompañarle el pájaro misterioso del que todos pudimos escuchar su canto gracias a la grabación que usted hizo.
    Por otro lado, Esta entrada del genial Gould me entusiasma muchísimo y espero disfrutarla desde ahora mismo. También he mirado alguno de los libros y prometen ser fascinantes. Un detalle que se agradece enormemente. además, viendo el cuadro de la balsa de la medusa he tomado nota del correo. Aunque ¡quién sabe! Igual viene la radio al estilo de los programas que le gustaban a Glenn y salta G & P al estrellato. Fíjese como va el contador de visitas....cualquier cosa podría pasar en esta gran familia que usted hace posible.

    Un saludo o un abrazo con-tacto como usted dice (me ha hecho reír un montón esa ocurrencia suya....con sumo tacto)

    Ana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Ana:

      En efecto, desde hace un buen rato que mi amigo pájaro solitario (parece el nombre de un piel roja) me despertó con su canto y desde entonces me acompaña. Desde hace unos momentos que a se han unido al coro todo tipo de aves, desde los simpáticos gorriones hasta nuestras queridas golodrinas.

      Me alegro mucho de su entusiasmo por Gould, no es para menos. Fue un hombre de un talento y una personalidad muy fuera de lo común, donde la bondad era uno de sus principales rasgos, demostrada, por ejemplo, con su amor por los animales, cosa que, como sabe, compartimos en «Guerra y Paz».

      Por otro lado, muchas veces me han dicho que tengo una voz muy «radiofónica», lo que quiera que signifique tal cosa; con lo cual, ya tendríamos algo para iniciar una nueva andadura por las ondas.

      Veo que también es usted muy madrugadora, o será que esta noche ha trasnochado usted un poco. Sea como fuere, le agradezco enormemente su visita y alegre comentario y le deseo un muy feliz día.

      Reciba usted un abrazo con todo el tacto de este mundo

      Carlos Gimeno

      Eliminar
  3. Querido Maestro Carlos:

    Este mensaje lo escribe una de mis alumnas más aventajadas de la clase de música. Yo se lo estoy dictando en ruso y ella está haciendo la traducción. Quisiera decirle que nos sentimos muy halagados por la dedicatoria que usted nos hace. Realmente teníamos una verdadera necesidad de materiales en clase que su blog nos ayuda a suplir ampliamente. Esta vez, incluso, con este fantástico pianista y los libros que usted incluye ya tenemos clase para varias semanas. Desde Rusia le enviamos un abrazo fuerte y para nosotros usted, al igual que dice el documental, "ilumina la obra que toca desde el interior".

    Muchísimas gracias por todo y ya hemos apuntado el correo electrónico. Gracias, gracias, muchas gracias.

    Marta Morgado y todos sus niños y niñas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Marta, queridos niños, queridas niñas:

      La alumna aventajada que ha escrito este comentario ha hecho un trabajo excelente, la felicito, aunque estoy seguro de que todos los alumnos son igualmente aventajados. Os contaré un secreto: a mí, que el contador de visitas suba millones y millones, en el fondo, me da igual: a mí, lo que verdaderamente me alegra, lo que me hace seguir publicando entradas, es que estudiantes, grupos de estudiantes y profesores, como vosotros, así como otras personas que se sientan solas o sin medios, podáis recibir material para progresar en el estudio, material al que no podríais acceder de otro modo y gracias al cual podáis aprender de un modo más eficaz y ¡por qué no! atractivo y divertido. Por eso, haber descubierto que vosotros estáis ahí, en ese lugar para mí remoto, esperando y recibiendo lo que yo pueda publicar, me hace verdaderamente feliz, feliz feliz como una perdiz.

      Creo que nunca me han hecho un elogio tan bonito como el que vosotros me habéis dedicado: soy yo quien, por ese motivo, y por otras muchas razones, os dice: gracias, gracias, muchísimas gracias.

      Os envío a todos por igual un enorme abrazo desde estas –para vosotros– remotas tierras valencianas.

      Carlos Gimeno

      Eliminar
    2. Bienvenida Marta y todo su alumnado. Siéntanse queridos y respetados. Aquí en este barco tenemos casi de todo.

      Un abrazo fuerte,

      Alejandra

      Eliminar
    3. Querida Marta:

      Sea usted muy bienvenida a esta gran familia liderada por nuestro estimado, querido y muy respetado Maestro Carlos.

      Saludos,

      Evelio

      Eliminar
  4. Maestro Carlos, muchas gracias por compartirnos esta entrada.

    Atentamente,

    Juan Jiménez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Juan:

      Muchas gracias a usted por escribir su comentario de agradecimiento. Es un placer compartir con ustedes.

      Reciba un cordial saludo

      Carlos Gimeno

      Eliminar
    2. Estimado Juan, tengo curiosidad por saber si consiguió encontrar finalmente a esa mujer que buscaba. Espero que así sea.

      Saludos cordiales,

      Alejandra

      Eliminar
    3. Muy apreciada Alejandra,

      La verdad es que aún no he encontrado a esa mujer. Realmente no he encontrado "nada" de lo que ando buscando. Aún así agradezco su interés pero he de serle sincero: esa mujer, como bien me dijo otro seguidor de este blog, parece que no existe. Así que me queda tener paciencia, seguir insistiendo y mientras aparece o no me doy vueltas por este blog porque siempre aprendo algo y jamás mi visita es de balde.

      Por ejemplo, hoy me he fijado en el cuadro que ilustra la entrada, el de la medusa. Al parecer, se trata de un cuadro - protesta que refleja un naufragio que hubo y que las autoridades gubernamentales intentaron ocultar a toda costa. Caso parecido creo que le pasa hoy en día a la música clásica aunque tengo la firme convicción de que por mucho que intenten opacarla siempre habrá rayos de luz como el que tenemos, por ejemplo, gracias a este blog.

      Un abrazo

      Eliminar
  5. Apreciado Maestro Carlos:

    Sin duda su gusto musical es verdaderamente exquisito. Este nuevo regalo que nos hace a través de sus palabras vuelve a confirmar lo que su contador de visitas grita. Enhorabuena a usted y a sus seguidores y lectores.
    Sobre Glenn Gould recuerdo hace unos meses, creo, salió una colección de CDs en un periódico de su comunidad aunque yo no la compré. Sí que recuerdo haber recortado un trozo del periódico que tengo ahora en mis manos donde anunciaban el coleccionable y que llamó muchísimo mi atención. Les comparto el texto, brevemente, para confirmar nuevamente la excelencia de este gran hombre tal como usted nos cuenta:

    EL PIANISTA QUE CAMBIÓ LA FORMA DE ACERCARSE A LA MÚSICA CLÁSICA

    Tenía todas las características del genio: un talento indiscutible, ansia de perfección y absoluta firmeza en sus convicciones. Artista visionario, excepcional, excéntrico y polémico, Glenn Gould desafió y cambió las convenciones que regían la música clásica.

    Reciba mi más afectuoso saludo Don Carlos aunque yo solamente soy un pobre melómano que lucha contra la vejez y las pérdidas de memoria enriqueciendo su alma con estos grandes tesoros casi imposibles de encontrar en ninguna otra parte. Gracias por compartirlo con todos nosotros.

    Martín

    ResponderEliminar
    Respuestas





    1. Estimado Martín:

      Muchas gracias por su nueva visita y por hacer el esfuerzo de escribir para todos nosotros el texto que nos ha mostrado y en el que se explica con mucha claridad la genialidad y peculiaridad del gran Glenn. Hay más vídeos sobre él; yo, creo recordar, dispongo de al menos, uno o dos más. Si subí este es porque es el que me parece que más se acerca a una figura tan rica y compleja como la de Gould. Quizá en algún momento suba algún otro vídeo de este gran hombre, tiempo al tiempo.

      Habla usted de buen gusto musical: sólo quien lo posee es capaz de reconocerlo. Y, en realidad, hay tantísimos grandes artistas de verdad que es muy difícil equivocarse. Lo que ocurre, y pido disculpas por hacer un poco de crítica social, es que hoy en día los medios de comunicación están absolutamente poseídos de mediocridad, y creo que soy muy generoso. Cada día, cuando veo las noticias en la Tablet, he de sufrir unos minutos «musicales» en los que unos cantantes absolutamente cursis y ñoños intentan lucirse haciendo una voz que parece salida de unos dibujos animados; canciones memas, insulsas, tontísimas, insisto: ñoñas y cursis a más no poder, que, al parecer, son las que hacen subir los índices de audiencia. Hay culpables: los responsables de la educación de nuestros niños y jóvenes, pero no quiero extenderme.

      Estimado Martín, aquí, el que más o el que menos, deambula por esta sociedad medio sumido en la soledad, en cierta incomprensión y casi marginalidad. Para eso estamos aquí, para escucharnos y hacernos compañía, para compartir de un modo educado y respetuoso nuestras opiniones, en fin, para intentar ser, ni más ni menos, personas.

      Reciba mi más cordial y afectuoso saludo

      Carlos Gimeno

      Eliminar
  6. Mi querido Carlos:

    Acabo de volver del estanco de comprar un cartón de mi inseparable compañero de vida llamado Marlboro. Mientras venía de regreso he dicho "Alejandra visita el blog porque esto no está bien de fumárselo sola" y buena sorpresa que me llevo al ver esta entrada ¡genial! para mi gusto y que devoraré "ipsoflauta" en cuanto se acerque la noche. Por cierto, veo que nos acompañan nuevas tripulantes y, por lo que veo, también aprecian y valoran muchísimo lo que aquí "se cuece". Me alegro querido Carlos. Aunque voy a tener que ponerme las pilas y estar más pendiente del contador no vaya a ser que se me escape el diablo sin darme cuenta.

    Un abrazo muy fuerte querido Carlos, bien merecido como siempre.

    Su fiel seguidora y siempre a sus órdenes,

    Alejandra Salguero

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy querida Alejandra:

      Hace usted muy bien en disfrutar de su Marlboro en compañía, en este caso, de la de Gould y, por supuesto, todos nosotros. Los placeres, cuando son compartidos, todavía saben mejor. Y, precisamente, esa es una de las muchas razones por las que llevo adelante el blog: porque cuando disfruto de algo, todavía lo disfruto más si ese disfrute es entre amigos, como los que aquí encuentro a montones.

      Pensé en usted y en lo mismo que usted dice: como se descuide Alejandra se le pasa el número que «se ha pedido». A este paso, parece que en dos o tres semanas lo tendrá a su entera disposición. Ojalá estuviera en mi mano reservárselo…

      Espero y deseo de todo corazón que disfrute de lo lindo esta noche con su viejo amigo y compañero de fatigas junto con el bueno de Glenn Gould.

      Le envío un fuerte y muy sincero abrazo, junto con mi gratitud por sus fidelidad y siempre apreciada participación en este su barco.

      Carlos Gimeno


      Eliminar
  7. Estimado Carlos:

    Nueva vez le damos las gracias tanto mis alumnos como yo mismo. Sinceramente me he llevado una muy grata sorpresa al comprobar que desde tierras rusas también existen grandes personas llenas de entusiasmo como yo. Aprovecho para darle mi más sincera bienvenida a la profesora Marta. Fíjese que me siento totalmente identificado con ella aunque, en el fondo, tremendamente agradecido por compartir con usted el mismo idioma. Veo que ella, además de todas las dificultades que debe combatir a diario también tiene el extra añadido del idioma un poco desconocido. De todas formas doy por hecho que con su talento superará todas las barreras que se le interpongan y, además, le contagiará ese espíritu de esfuerzo a todos sus niños y niñas que le acompañan.

    Por otra parte, como podrá usted comprobar, suelo escribirle poco. Usted se preguntará, ¿por qué? pues la verdad es que desde que conocimos esa web de Bossey estamos como locos en clase de informática musical preparando nuevo repertorio que esperamos sea una bendición como lo sigue siendo su blog para todos nosotros.

    Aprovecho también para contarle que hace unas semanas tuvimos una reunión de profesores por skype ya que algunos de nuestros mejores docentes son, además, hombres de Dios (religiosos) y hacen labores educativas en comunidades olvidadas de India, China, Tailandia, Indonesia y Brasil. Allí, ellos dominan ambos idiomas a la perfección y no tienen problemas para proyectar cualquier material siendo ellos mismos los traductores de viva voz mientras va saliendo el texto en español. Por eso, déjeme decirle que sus palabras le dan la vuelta al mundo y créame que son palabras de vida que fortalecen al caído y le renueva las fuerzas al cansado. Esa fue la conclusión que sacamos después de la conferencia por skype que tuvimos. Quería que usted lo supiese.

    Reciba un abrazo de todo corazón,

    Evelio Mercedes Montero Rojas

    PS, tomamos nota con-tacto del correo y desde las comunidades que le he comentado le agradecen el "gadget" del traductor. También le tienen en sus oraciones diarias así que cuenta usted con la protección divina con lo cual dudo mucho que el blog sea cerrado (a menos que Dios lo permita). Bendiciones querido Carlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Evelio Mercedes:

      Créame si le digo que le estaba echando de menos, razón por la cual, su visita de hoy es todavía más apreciada.

      Y, por supuesto, también me hizo acordarme de usted y de sus alumnos la aparición de nuestros nuevos amigos, Doña Marta y sus alumnos. No puede imaginarse la satisfacción que siento al saber que mis humildes esfuerzos pueden repercutir en beneficio de personas como ustedes, créame que no puede haber satisfacción mayor que la de ser mínimamente útil con el prójimo, más si cabe cuando ese prójimo sufre de carencias. En la medida de mis posibilidades, seguiré con el intento, hasta que las circunstancias me lo consientan, y doy gracias de que las nuevas tecnologías nos permitan estos prodigios.

      Me ha dejado usted completamente asombrado por las cosas que me cuenta sobre sus compañeros docentes religiosos. Como ya le conté a Marta, al ver las estadísticas del blog, compruebo que, en efecto, es seguido en los países que usted ha mencionado. Y me preguntaba, ¿quién puede ser el que, desde China, por poner un solo ejemplo, siga Guerra y Paz? Y ahora, gracias a usted y a Marta entiendo lo que ocurre. Además, me dice usted algo que me emociona: «Por eso, déjeme decirle que sus palabras le dan la vuelta al mundo y créame que son palabras de vida que fortalecen al caído y le renueva las fuerzas al cansado. Esa fue la conclusión que sacamos después de la conferencia por skype que tuvimos. Quería que usted lo supiera». Hace unas pocas semanas publiqué una entrada sobre Henry Marsh, persona a la que admiro profundamente por su entrega a los demás, y en esa entrada escribí una frase que él dice:

      «Qué somos nosotros si no intentamos ayudar a los demás: nada de nada»

      Sé que mi modestísimo trabajo con el blog no admite comparación con la labor de este gran hombre, así como la de usted, la de Marta, y la de, por supuesto, la de sus heroicos compañeros religiosos. Pero, aunque sea minúscula la ayuda que yo pueda brindar, aunque no suponga más que una brizna ínfima de solidaridad, es una de las cosas que más feliz puede hacerme, y posiblemente me haya hecho, de toda mi vida. Tienen todos ustedes toda mi admiración, todo mi respeto y toda mi gratitud por el inestimable trabajo que llevan a cabo. Que mi sencilla aportación la considere usted digna de agradecer me llena, a su vez, de gratitud.

      También le agradezco de todo corazón sus oraciones y tengamos fe en que nuestro barco pueda seguir surcando los siete mares.

      Reciba mi más afectuoso abrazo y le ruego que lo haga extensivo a sus alumnos y compañeros.

      Carlos Gimeno

      Eliminar
    2. Muchas gracias una vez más, estimada Ana.

      Eliminar